Regional sábado 5 de ago 2006, 6:40pm - nota 13 de 13

Une pueblos en la fe el Señor de Mapimí

Por: por Héctor Hernández Morales


El Siglo de Durango

CUENCAMÉ, DGO.- Agotados de caminar pero llenos de fe llegan miles de peregrinos de diferentes partes del país y el extranjero a adorar la milagrosa imagen del Señor de Mapimí, descendida de su urna, ayer a las 12:00 horas.

Desde el 28 de julio inició el novenario y las peregrinaciones de los poblados católicos que año con año visitan el templo parroquial de San Antonio de Padua, donde se localiza el Cristo más venerado por muchas generaciones a través de los siglos.

El párroco, Enrique Vargas Duarte, encabeza la fiesta patronal del 6 de agosto, fecha en la que se recuerda la llegada de la imagen del Señor de Mapimí en 1715, encontrada en la Sierra de Jimulco. Hoy es el punto de confluencia.

Las calles centrales de la ciudad están saturadas de gente y vendimias, y mayor es la aglomeración dentro del templo, el cual ya es insuficiente para recibir el número de fieles que viajan de varias poblaciones a rogar al Santo Cristo por la familia, el empleo y tantas otras necesidades.

?Vivo en la fe del Hijo de Dios, Señor de Mapimí que me amó y se entregó por mí?, es la oración que cada fiel expresa a los pies de la imagen al centro del altar, donde San Antonio permanece como vigía del acontecer religioso de agosto.

Hoy esperan la visita del arzobispo de Durango, Héctor González Martínez, y su auxiliar Juan de Dios Caballero, así como sacerdotes de varias parroquias de la extensa Arquidiócesis, para participar en la concelebración eucarística de las 20:00 horas y mañana ?día grande- a las 12:00 horas tendrá lugar la homilía.

Los peregrinos comparten el pan y la sal, es la reliquia de cada año, los comerciantes por su parte aprovechan la concurrencia, mientras otros ponen el sello que los distingue en la región con su queso y asadero.

No faltaron los juegos mecánicos ni las rifas en la plaza central; la pólvora se apreciará hasta el domingo a las 21:00 horas y el ascenso de la imagen a su lugar, en un retablo de madera labrado, donde no faltan las visitas todo el año.

Hasta la fecha, según estimaciones del párroco Vargas Duarte, han visitado la imagen del Señor de Mapimí más de 15 mil fieles, principalmente los tres últimos días en que se observa mayor aglomeración.

Para el cura este día especial es propicio para la reflexión, renovación del bautismo y el compromiso de llevar la misión magnánima de la buena nueva con el lema de Conocer e imitar a Jesucristo.

Destaca que el Señor de Mapimí une a las familias de varios lugares; algunos se preparan con anticipación para viajar desde Estados Unidos con el propósito de visitar sus familias y pagar sus mandas al Cristo milagroso, por los favores recibidos.

Esperan más

peregrinos

Las peregrinaciones iniciaron desde el 28 de julio con la participación de empresas como la maquiladora textil de Cuencamé, ecompañías embotelladoras, comercios y poblados como Alamillo, Agua Vieja, Augusto Gómez Villanueva, Cerro de Santiago, Cerro Gordo, Cerrito Colorado y colonia Chapala.

También participaron los habitantes de las comunidades Cuatillos, colonia Oriente, colonia Héroes de Chapultepec, El Tanque, ejido 12 de Diciembre, Emiliano Zapata, La Roca, colonia La Virgen, La Lagunilla, Las Mercedes, La Fe, La Estancia de Santiago, Ignacio López Rayón, Marqueseña, Pablo L. Sidar, Pasaje, Pedro Vélez, Pedriceña, Progreso, Providencia, colonia La Purísima, Pueblo de Santiago, Ramón Corona, Santa Cruz de la Cuchilla, San Antonio de Ojo Seco, San Diego, San José de Nazareno, San Ángel, San Antonio de los García, San Pedro de Ocuila, San Carlos, Vallecillos, 20 Amigos y Vista Hermosa.

Aquí no se anotan poblados de la ciudad de Durango, Guadalupe Victoria, La Laguna y paisanos de diferentes localidades de la Unión Americana, por lo cual los jerarcas de la Iglesia consideran que el número de peregrinos rebasará los 25 mil durante el novenario.

La Parroquia recibió el apoyo del Municipio y del DIF para dar realce a esta fiesta patronal, además de mantener una estrecha vigilancia y garantizar la seguridad de los peregrinos y ciudadanía en general, afirmó el cura Enrique Vargas Duarte.

Destacó que hoy Cuencamé se viste de manteles largos, donde tiene la oportunidad de mostrar su generosidad y hospitalidad a propios y visitantes.

Señaló que la fe en el Cristo de Mapimí aumenta con el paso de los años, por eso la necesidad de extremar las acciones de prevención por parte de las autoridades municipales, pues siempre habrá quienes aprovechan el momento para incurrir en ilícitos.

Sin mencionar montos, el padre Vargas indicó que recibió el respaldo de Sandra de Carrillo, presidenta del DIF Municipal, y de varios benefactores de Cuencamé que se unen a la jornada de fe anual.

Más que arte, es icono de amor

El Templo Parroquial, construido al estilo colonial en el siglo XVI, tiene pinturas, obras de arte, como el retablo neoclásico de San Antonio de Padua y el retablo barroco en el mismo lugar en la urna de la imagen del Señor de Mapimí.

Hoy son monumentos históricos entre otros muchos del municipio, donde se derrama la fe de un pueblo católico acostumbrado a la lucha y al trabajo, nunca vencido en las adversidades de las etapas difíciles de la epopeya de México a través del tiempo.

El Señor de Mapimí es un icono invaluable de los llaneros de Cuencamé, donde llegó para quedarse desde hace 291 años y desde entonces el pueblo le rinde reverencia y amor al Cristo, lo cuidan celosamente en gratitud por los favores cumplidos.


pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redación ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone BlackBerry BlackBerry BlackBerry BlackBerry