Nosotros jueves 14 de dic 2006, 6:40pm - nota 5 de 9

Para pedir posada...

Por: Por Suha Bujdud


Las tradiciones y costumbres son una manera de hacer presente lo que ocurrió, o lo que se acostumbraba hacer en tiempos pasados. Son los hechos y acontecimientos que se transmiten de una generación a otra ya sea de forma oral o escrita.

La palabra tradición viene del latín traditio, que viene del verbo tradere, que significa entregar, se podría decir que tradición es lo que nuestros antepasados nos han entregado.

De acuerdo con esta temporada, existen muchas tradiciones y costumbres que se celebran en el tiempo de Adviento y de la Navidad, en el caso de las posadas se puede decir que son un medio para preparar con alegría y oración nuestro corazón para la venida de Jesucristo, y para recordar y vivir los momentos que pasaron José y María antes del nacimiento de Jesús, explica el presbítero Víctor Manuel Solís.

“Debemos vivir las tradiciones y costumbres navideñas con el significado interior, no sólo el exterior, para preparar nuestro corazón para el nacimiento de Jesús”, agregó el sacerdote, mencionando también que no tiene nada de malo divertirse en estas fiestas, sin embargo hay que recordar el significado de cada festividad, tratando de vivir estas tradiciones navideñas con el sentido profundo que tienen, sobre todo en el caso de los niños es necesario que sus padres les expliquen en qué consisten las fiestas, qué se celebra y su por qué.

Así, el 24 de diciembre no sólo será un festejo más, sino que cada persona habrá preparado su corazón con un verdadero amor.

Origen

Los primeros misioneros españoles transformaron las fiestas prehispánicas paganas en fiestas cristianas.

Durante el mes de diciembre, del 6 al 26, los antiguos mexicanos celebraban fiestas en honor a Huitzilopochtli. Sus fiestas consistían en ayunos para prepararse, coronación de su dios, adornar los árboles con banderas, prender fogatas con maderas perfumadas, para terminar los días 24 al 26 con convites en donde se obsequiaban suculentas comidas y estatuas pequeñas de su dios, hechas con pasta comestible de maíz y miel.

Los misioneros aprovecharon la coincidencia de las fechas introduciendo la celebración del nacimiento de Jesús y eliminando el festejo a Huitzilopochtli. En lugar de las banderas y estandartes de ese dios, pusieron algunos estandartes de la fe cristiana que empezaba a tomar conciencia en los indígenas.

En lugar de la preparación a aquella fiesta, introdujeron el novenario de José y María, utilizando para esto la representación de su peregrinar de Nazaret a Belén. Se escogieron los últimos nueve días anteriores a la Navidad.

En ese tiempo las posadas se realizaban en el atrio o patio del templo o de los conventos, y concluían con las llamadas “misas de aguinaldo”, en las que se hacían representaciones de pasajes de la Navidad para hacerlas más atractivas y amenas. Se agregaron luces, cohetes y villancicos y finalmente la piñata.

Poco a poco esta práctica se fue extendiendo hacia los barrios y vecindades, añadiéndose la costumbre de ofrecer al final el típico ponche de frutas. Lo que en un principio fue una celebración religiosa para el templo, se convirtió en una fiesta familiar y popular.

Significado

Las posadas son fiestas próximas a la Navidad que nos hacen recordar las dificultades que pasaron José y María antes de que Jesús naciera, este recuerdo nos debe llevar a reflexionar acerca de nuestra preparación personal para recibir al Niño Jesús, el sentido de la novena es prepararnos para ser mejores personas y abrirle las puertas de nuestro corazón al Salvador.

El caminar por la calle rezando y cantando nos hace recordar nuestro peregrinar por la vida para evangelizarnos en familia y evangelizar a nuestro paso. La comida y los dulces que se ofrecen hablan del gusto de compartir con los demás la alegría de estar esperando a Jesús que viene a nosotros. Romper la piñata significa el deseo de romper con la vida de pecado y dejarse inundar con los dones de Dios, representados por los dulces o frutas que salen de ella.

Celebración
  • Las posadas son del 16 al 24 de diciembre, nueve días antes de la Navidad.
  • Generalmente los anfitriones se preparan con figuras que representan a José y a María buscando en dónde nacerá su Hijo, con hojas con los cantos para pedir posada, las oraciones necesarias y villancicos, para que todos puedan participar.
  • Como es una fiesta de origen religioso, es lógico pensar que en ellas no puede faltar la oración, la lectura bíblica y la reflexión, además de los cantos y la alegría que ayudan a vivir mejor estas fiestas.
  • Se acostumbra iniciar la celebración de la siguiente manera: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Se reza enseguida el Santo Rosario, pidiendo posada entre cada uno de los misterios, intercalando los cantos para “pedir posada” entre cada misterio, mientras los asistentes van caminando de una puerta a otra; se termina con la lectura correspondiente a ese día de la novena de Navidad y por último con la fiesta y los villancicos, para celebrar y compartir.

  • pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

    El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
    Contáctenos | Aviso legal
    Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redación ext. 131
    Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

    comscore
    Síguenos en: facebook twitter movil iPhone BlackBerry BlackBerry BlackBerry BlackBerry