Nosotros viernes 20 de feb 2009, 7:48pm - nota 6 de 6

Comunicación de la pareja auténtica (equidad)

Por: Ma. de Lourdes Solís Carrera/El Siglo de Durango/Durango


Cuando pensé en abordar este tema, pero sobre todo ofrecer una conclusión práctica en cuanto a las tendencias de nuestra sociedad, me topé con la situación de que existen actitudes y posturas muy diversas, desde quién es y piensa a la antigüita y no comulga con la idea de que las mujeres trabajaran fuera del hogar, hasta las parejas ultramodernas en que quien lleva el mayor peso tanto de los quehaceres como de los gastos son ellas, ya que se habla cada vez de mayor y mejor preparación y oportunidades para nosotras.

La historia de la humanidad está ligada estrechamente al tipo de relación de pareja que el hombre y la mujer han establecido. A su vez, el tipo de relación de pareja ha influido en la historia de la humanidad. Independientemente del estilo de relación conyugal, la pareja ha sido y seguirá siendo la base de la familia, y ésta, de la sociedad.

Debido a los cambios que trajo la Revolución Industrial gestada en la Inglaterra del siglo XIX y acelerados después por las dos grandes guerras mundiales, la mujer ha podido participar en el trabajo remunerado económicamente y en la toma de decisiones de primer orden; lograr esto no le ha sido fácil, pues ha tenido que luchar para conquistar una posición de equidad en su participación en la sociedad, en la política, en el hogar, en la educación, en el amor, etc.

También ha exigido sus derechos de igualdad y como ser humano. Por fortuna ya no se conforma con ser la “sufrida esposa” que se mantiene detrás del mando, sosteniéndola para que no se caiga y salga al mundo con una cara de campeón; ahora exige que se le respete y se le tome en cuenta en términos de equidad como persona. Las nuevas parejas ya comienzan a planear su futuro.

Dentro de este grupo hay algunas mujeres emprendedoras y pioneras que bien por decisión propia, aun oponiéndose a los deseos del esposo y a la educación que a su vez recibieron en el hogar o bien, por no tener otra alternativa al encontrarse solas, decidieron salir a trabajar; ésta es la excepción que confirma la regla en la educación de los hijos que rondamos esa generación intermedia entre las familias con hijos universitarios y las parejas que apenas están comenzando su vida en común.

Aquí es donde nos encontramos quienes deseamos trabajar y contamos con el apoyo e impulso de la pareja para desarrollarnos profesionalmente, y a su vez ellos están dispuestos y educados para compartir con nosotras tanto la educación como la formación de los hijos, así como las labores del hogar; ya es más común encontrar en las guarderías y en las diferentes instituciones a papás llevando o recogiendo a sus hijos.

Están también parejas con conflictos entre el deseo de superación y la herencia generacional de que cada uno debe tener su papel, obligaciones y derechos absolutamente definidos, ya que a muchos nos educaron para estudiar y cultivarnos únicamente (aunque no menos trascendente) para poder dar a nuestros hijos una formación adecuada y platicar con nuestra pareja sobre los temas actuales.

→ hablemos de

pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redación ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone BlackBerry BlackBerry BlackBerry BlackBerry