Editoriales - nota 5 de 8

Adiós a la "fiesta brava"

Por: VERÓNICA TERRONES


Mente Libre

La noticia le dio la vuelta al mundo; llegó de inmediato a todos los rincones de la patria y hasta España. El Cabildo de Durango -en una decisión histórica- acordó prohibir la realización de Corridas de Toros y por unanimidad reformar el artículo 56 del reglamento de Desarrollo Económico para asegurar la cancelación de la llamada "Fiesta Brava".

El hecho es importante porque refleja la sensibilidad que tuvieron las autoridades para escuchar la demanda de los activistas a favor de los animales. Se constituyeron organizadamente en una Federación de Protectores Animalistas de Durango que supieron defender no sólo con el corazón su decisión de no permitir esta forma de maltrato, sino presentar argumentos jurídicos que fueron contundentes considerando que ya existe una Ley de Protección y Bienestar Animal.

Aunque como siempre existen detractores y defensores de la Fiesta Brava, el hecho es que la ley no se vota y los argumentos fueron presentados de una forma impecable por los antitaurinos, que de paso les recordaron a las miembros del Cabildo que consentir estos espectáculos implica que ellos mismos estarían incurriendo en maltrato animal y por lo tanto, en violaciones a la ley y normatividad en la materia.

Esto a pesar de algunos intentos que se hicieron de preservar en Durango las Corridas de Toros como la declaración sorprendente que realizó el diputado "Verde Ecologista", Alfredo Martínez, que consideró que también había que tomar en cuenta los derechos de los empresarios dedicados a la Tauromaquia.

Así, Durango se suma a Veracruz, Sonora y Aguascalientes que también han prohibido las corridas y esto se puede considerar un efecto dominó sobre el futuro que tendrán, los saben los empresarios del ramo y los representantes del espectáculo. Se los confirma el hecho de que la Plaza de Toros Alejandra no haya tenido el lleno que esperaban el pasado viernes, a pesar de la trascendencia del momento.

Es cierto también que desde su aparición en España en el siglo XVIII, el debate ha estado presente y hasta la Iglesia llegó a prohibirlas en un periodo de la humanidad, sin embargo, hoy las cosas podrían ser diferentes, sobre todo porque es innegable que la afición va a la baja.

Mire usted, según una encuesta realizada en el 2002 en España, -donde se le consideraba la Fiesta Nacional-, el 31% de los españoles se mostró muy o algo interesado en las corridas de toros mientras que un 68,8% no mostraba ningún interés. A principios de los años 70, los interesados en las corridas de toros eran el 55% de los españoles, en los 80 este colectivo representaba alrededor del 50%, mientras que en los 90 las cifras de aficionados se desplomaron, situándose en torno al 30%. Esa es la tendencia.

En Durango, lo más importante es la capacidad de organización que mostraron los antitaurinos que plantearon una estrategia al margen de los partidos políticos, con la única finalidad de defender a los animales. Mostrando el poder de la gente.

Los Taurinos en contra parte se encuentra divididos, peleados entre ellos, con acusaciones discretas que se han cuidado de no hacer públicas y hasta parcialmente abandonados por una afición que no acudió como se esperaba.

RECOMENDAMOS EDITORIALES

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redación ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone BlackBerry BlackBerry BlackBerry BlackBerry