Editoriales
ARMANDO FUENTES AGUIRRE
lun 29 jun 2015, 9:02am 1 de 8

Mirador



Llega una libélula y mi jardín se llena de art nouveau.

A la libélula le sobra mucho para ser insecto y le falta poco para ser ave. Es algo más que una mariposa y algo menos que un colibrí.

La quiero porque me trae evocaciones raras. Pienso en Mata Hari, en Pola Negri, en la Pavlova.

Si la libélula fuera mujer sería seguramente mujer fatal. Claro, a fin de cuentas todas las mujeres son fatales, pues en cada una de ellas está el destino de algún hombre. Si no se cumple ese hado es porque la mujer fue muy sabia o porque el hombre fue muy tonto.

Pienso en todo eso mientras contemplo el vuelo sereno y elegante de este caballito del diablo. Así llamábamos a la libélula los niños del ayer. Quizás un hombre de religión la vio apareándose en el aire y le puso ese nombre al mismo tiempo afectuoso y de condenación: caballito del diablo.

Se va de pronto la libélula. Y yo me doy al diablo por haberme puesto a elucubrar sobre ella en vez de haberla disfrutado. Me ha sucedido antes con otra clase de libélulas.

¡Hasta mañana!...

RELACIONADAS
→ MIRADOR
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry