Kiosko
ÓSCAR JIMÉNEZ LUNA
lun 14 nov 2016, 11:06am 13 de 28

Dante en México, derivaciones de una visita provechosa



LETRAS DURANGUEÑAS

Hace exacta mente un año, la Dra. Mariapia Lamberti impartió en Durango un notable curso sobre Dante y la "Divina Comedia", el mejor que en la ciudad se recuerde, presencialmente hablando. De hecho, al terminar la serie de exposiciones -amenas y bien fundamentadas, fraguadas a través de un largo aprendizaje-, los asistentes coincidieron en la magnífica oportunidad que había resultado para todos tan importante visita.

Casi al despedirla, la maestra tuvo la generosidad de regalarme unas fotocopias de dos artículos sobre el tema, firmados por ella. Interesantes ambos, por ahora me detengo en el texto que lleva por título "Los estudios dantescos en México", con el ánimo de aportar una modesta puesta al día de su contenido, labor que seguramente la maestra habrá ya emprendido con mucho mayor acopio de registros.

La académica por la UNAM, lleva a cabo así un útil recuento de escritos debidos a mexicanos acerca del poeta florentino y su célebre obra -Alfonso Reyes, José Vasconcelos, Genaro Fernández McGregor, Mauricio Magdaleno, etc.- partiendo de la suma en este sentido de don Ernesto de la Peña descrita en la imprescindible "Enciclopedia Dantesca", precisamente en la entrada "Messico".

Sin ser todo; al añadido literario se agrega información de homenajes, traducciones e incluso obras inspiradas en Dante, tareas realizadas, subrayo, en nuestro país… desde los tiempos de sor Juana.

Debo confesar que, tras leer la crónica de la Dra. Lamberti, he quedado sorprendido por lo poco que hemos hecho los mexicanos por tan valioso legado. ¿Ninguna traducción completa, entre nosotros, de la "Divina Comedia"? ¿Nada más la publicación -con la relevancia y el rigor que conllevan, eso sí- de algunas ponencias en congresos de temática medieval más abarcadora?.

Ante un panorama tan despoblado, resulta entonces sobresaliente aquel esfuerzo del diplomático don Antonio Gómez Robledo, autor del libro Dante Alighieri (el Colegio Nacional, 1982), volumen de alrededor de quinientas páginas que representa una perla en este océano con muy pocas olas.

Recuerdo, a propósito, una reflexión del maestro Carlos García Gual. Señala el erudito en mitos grecolatinos ("Encuentros heroicos. Seis escenas griegas", FCE, primera reimpresión, 2010) la actual desatención y desinterés mundial hacia las letras de la antigüedad clásica.

El filólogo español alude principalmente a los poemas homéricos, y propone sugestivas explicaciones al respecto; sin embargo, tal desplazamiento -que recorre las universidades norteamericanas y europeas, como se apunta-, dentro de una sociedad que busca sobre todo la utilidad e inmediatez del conocimiento práctico, se puede extender a obras literarias más cercanas en el tiempo: la "Divina Comedia", para seguir con la cuestión abordada. Lo anterior no deja de lado, por supuesto, la permanencia de esa "inmensa minoría" -según la consabida fórmula que simboliza siempre a los mejores lectores- que mantiene generación tras generación la herencia cultural de un tesoro literario invaluable. "Y sin embargo…Homero aún perdura vivaz", concluye con razón García Gual.

En esta línea se inscriben los comentaristas mexicanos de Dante Alighieri en el siglo XXI; pero antes de enlistar una media docena de referencias (entre estudios y ediciones) vale la pena recordar un libro aparecido en 1989, bajo el sello editorial de Harla (no citado por cierto en el conjunto de la Dra. Lamberti). Se trata de "Dante visto por sus contemporáneos", del médico Federico Villaseñor Calderón (1905-1987). El volumen integra veinticinco narraciones en primera persona que describen con cierta base histórica, y a la vez mediante una bien lograda creación literaria -que técnicamente recuerda a las "Vidas imaginarias" de Marcel Schwob- la trayectoria del poeta italiano a partir del testimonio de sus padres. Brunetto Latini, Guido Cavalcanti, Gemma Donati, Cangrande della Scala…van componiendo el espléndido retrato existencial y artístico de Dante.

La calidad prosística de Villaseñor, por lo demás disfrutable, merecería por sí sola la lectura reposada de su obra y una nueva y mejorada edición de la misma (tan modesta la actual como la del librito de Guisa y Acevedo, esta sí registrada por la Dra. Lamberti).

RELACIONADAS
→ LETRAS DURANGUEÑAS
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redación ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry