Kiosko
EL SIGLO DE DURANGO
lun 3 jul 2017, 8:09am 9 de 27

'Ferrusquilla' en Guanaceví



LETRAS DURANGUEÑAS

“Yo trabajé más de un año con la banda de música “El Recodo” en la época de Cruz Lizárraga.

Y me parece que el público me aceptaba bien al lado del famoso grupo musical.

Viajamos mucho: por los Estados Unidos, a los Ángeles fuimos seis veces, y desde luego a muchos otros lugares de la Unión Americana.

Mis canciones “La Ley del Monte” y el “Camisa de Juera”, eran muy bien recibidas por el público; diríamos que eran mis caballos de batalla.

Al primer camión que tuvo la banda le pusimos por nombre “En Sinaloa Nací”, canción mía, que también nos la aplaudían bonito.

A veces iban con nosotros los Falcón. Yo fui padrino del autobús y de Yolandita, hija de mi compadre Germán y de mi comadre Yolanda.

Hicimos varias grabaciones en la RCA Víctor que ahora se llama SONY-B.M.GARIOLA, empresa que sigue sacando nuestros discos.

Una vez nos salió un contrato para el Mineral de Guanaceví, Dgo. Con mi ahijado (eso era para mí el camionzote), alcanzamos a llegar solamente hasta Tepehuanes, porque aquel armatoste no cupo en los caminos angostos de terracería hacia el mineral.

Allí se quedaron el camión, Cruz y el chofer, un greñudo por cierto.

Ya bajo las riendas de mi compadre Germán (Joel y Ponchito todavía no ingresaban a la banda), llenamos unas bolsas de manzanas deliciosas de Canatlán y en camionetas de cinco o seis plazas nos fuimos hasta Guanaceví.

El encanto de la sierra, el olor a pino y la sensación de libertad estimularon mis sentidos y vinieron a mi mente dos canciones al mismo tiempo. Si...dos canciones para Guanaceví, claramente definidas con su tema, su desarrollo y su final, ¡pero al mismo tiempo! Nunca me había pasado esto...ante una flecha y un letrero verde que indicaban “Guanaceví-10 kms.”, mi emoción se desbordó, me acordé de mi papá que en Choix, Sinaloa, mi tierra natal, me hablaba de este mineral.

Recordé igualmente un libro de la Escuela Primaria de Ahome, que también contenía esta palabra...

Al mismo tiempo vino a mi mente una muchacha nacida en Guanaceví que (eso era para mí el camionzote), alcanzamos a llegar solamente hasta Tepehuanes, porque aquel armatoste no cupo en los caminos angostos de terracería hacia el mineral.

Allí se quedaron el camión, Cruz y el chofer, un greñudo por cierto.

Ya bajo las riendas de mi compadre Germán (Joel y Ponchito todavía no ingresaban a la banda), llenamos unas bolsas de manzanas deliciosas de Canatlán y en camionetas de cinco o seis plazas nos fuimos hasta Guanaceví.

El encanto de la sierra, el olor a pino y la sensación de libertad estimularon mis sentidos y vinieron a mi mente dos canciones al mismo tiempo. Si...dos canciones para Guanaceví, claramente definidas con su tema, su desarrollo y su final, ¡pero al mismo tiempo!

Nunca me había pasado esto...ante una flecha y un letrero verde que indicaban “Guanaceví-10 kms.”, mi emoción se desbordó, me acordé de mi papá que en Choix, Sinaloa, mi tierra natal, me hablaba de este mineral.

Recordé igualmente un libro de la Escuela Primaria de Ahome, que también contenía esta palabra...

Al mismo tiempo vino a mi mente una muchacha nacida en Guanaceví que

RELACIONADAS
→ LETRAS DURANGUEÑAS
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry