Siglo Nuevo
Redacción S. N.
mié 3 ene 2018, 5:19pm 1 de 1

_transformar desde la cabeza

Foto: David Kind


Sombreros para lucir en la calle o en el Supertazón

Hay productos de Gladys Tamez Millinary que cuestan unos cientos de dólares, otros se venden en unos miles de billetes verdes. También hay casos extraordinarios como el artículo de 1 millón de dólares que hizo el año pasado y que Gaga utilizó en el Victoria´s Secret Fashion Week realizado en París.

Gladys Tamez encontró en España su verdadera vocación, una que ha cultivado con esmero y que ha arrojado frutos de tremendo impacto en el mundo de la moda. Sus diseños se han convertido en los favoritos de actores, cantantes y deportistas de fama mundial. En redes sociales describe a su empresa como una firma que hace sombreros artesanales de lujo.

Una característica distintiva de su marca es que sólo utiliza materiales finos; en entrevistas y publicaciones suele emplear la frase de “un sombrero de calidad es para siempre”. En los círculos de la moda es conocida por brindar un servicio impecable y resultados que exceden las expectativas de los clientes.

El ascenso comenzó gracias a uno de los actores estadounidenses mejor cotizados de las últimas décadas. Un amigo del marido de Tamez trabajaba en el vestuario de una película y se ofreció para fungir de intermediario. La diseñadora le mandó una de sus creaciones y el actor, en agradecimiento, le envió una nota y se hizo su cliente. De ese modo hoy es frecuente observar a la estrella de Piratas del Caribe y actor fetiche de Tim Burton, el polifacético Johnny Deep, llevando en cabeza un trabajo artesanal.

Desde entonces, productos de Gladys Tamez Millinery han sido usados por famosos como Beyoncé y Madonna, como Samuel L. Jackson y Bruno Mars, como sus compatriotas Salma Hayek y Demián Bichir. En su cartera de clientes también aparece gente de la industria de la moda y blogueras.

Muestras de su catálogo han estado presentes en una de las mayores fiestas del año de la nación norteamericana. En su presentación en el Supertazón LI, Lady Gaga usó los diseños de la oriunda de Reynosa, Tamaulipas.

La relación con la intérprete de Alejandro y en fechas recientes protagonista de una serie de televisión le ha brindado varias satisfacciones.

El nexo surgió luego de que las presentara un amigo en común. La diseñadora hizo algunas propuestas divertidas y se las llevó, y la artista pidió más hasta recibir en su casa de Malibú canastas llenas de los accesorios de la mexicana.

Son artículos hechos a mano, de manera que la confección está cuidada a detalle. El método de trabajo de la tamaulipeca está dirigido a hacer de cada pieza algo especial, original y memorable.

En las revistas de moda y estilo norteamericanas se menciona que posee una inspiración inscrita en sus orígenes latinos, y se destaca que mientras algunos elementos de su inventario son atractivos por el corte clásico, otros resaltan por la extravagancia.

Acerca de cómo surgió su pasión por el detalle, ha compartido que su familia tiene una larga historia de afición a la fiesta brava y que a ella, debido a su vocación por analizar los atuendos, siempre le ha fascinado el trabajo que se observa en el traje de torero y el simbolismo de cada elemento. Desde pequeña se familiarizó con los accesorios para la cabeza, usaba los de su padre.

/media/top5/SNtendsombreros.jpg

Actuando entre los Ángeles en la pasarela de Victoria’s Secret, Gaga se puso un sombrero diseñado por la sombrerera Gladys Tamez, valorado en un 1 millón dólares. Foto: Getty Images

LUJO

Hay productos de Gladys Tamez Millinary que cuestan unos cientos de dólares, otros se venden en unos miles de dólares. También hay casos extraordinarios como el artículo de 1 millón de dólares que hizo el año pasado y que Gaga utilizó en el Victoria´s Secret Fashion Week realizado en París. En la confección se utilizaron 45 mil 700 cristales Swarovski. Se invirtieron cerca de 300 horas en moldearlo y en el resultado quedan expuestas las influencias del diseñador californiano Bob Mackie y de Gypsy Rose Lee, bailarina de burlesque.

Su talento pues, se ha abierto un lugar en los escenarios más importantes de la moda. La crítica especializada suele exaltar la belleza, el trabajo y la personalidad depositada en cada artículo. La última apreciación está justificada. La creativa bautizó el obsequió hecho a Deep como Johnny. Lo hizo con castor usado, moldeando durante nueve horas, cuesta 1 mil 320 dólares.

Joanne no es sólo el título de un disco de Lady Gaga, también es el nombre que Tamez le dio al sombrero rosa que Gaga trae puesto en la portada. Su precio es de 680 dólares.

Para una colección reciente Hollywood Land, la fundadora de GTM se inspiró en algunas de las glorias de la Meca del Cine.

Su Peck, llamado así por el actor Gregory Peck, se vende en 385 dólares. El Monroe, homenaje a Marilyn Monroe, tiene un precio de lista de 520 dólares. Además de accesorios para la parte alta del cuertpo, En su portal el cibernauta puede encontrar bolsas y fragancias.

La marca de las estrellas de cine y de la música también vuela alto en las arenas deportivas. Está presente en la cabeza de un atleta de renombre como el basquetbolista LeBron James, “@KingJames viste @GladysTamez”.

En el repertorio de GTM hay desde signos de estilo urbano hasta la franca remembranza de la moda de otros días, que no de antigüedades, otros elementos constitutivos del ideario son el arte y el rock & roll.

De los primeros pasos, Gladys ha compartido que luego de Reynosa estudió en Monterrey. Luego fue a Italia donde realizó una maestría en Arte y acudió a cursos de moda. En 2009, dentro de un viaje a España conoció a una estirpe de artesanos que hablaron con ella sobre la magia de ese accesorio y sobre lo que ellos hacían, El procedimiento le encantó, luego viajó a Los Ángeles, donde fue alumna de Louise Green.

Comenta que en su viaje a tierra española, entrar en una tienda con magníficas creaciones, variadas y rematadas con acabados de lujo, la llevó a adentrarse en la esfera de los sombrereros artesanales.

En 2012, una empresa la contrató para que hiciera 500 piezas, lo hizo y después de eso fundó su propio estudio de diseño.

En una entrevista para Los Angeles Magazine, la nacida en Tamaulipas mencionó, entre sus íconos de la moda, a Jacqueline Kennedy y a Isabella Blow.

Acerca de qué puede revelar el artículo central de su trabajo sobre una persona, la exitosa diseñadora indicó que ese accesorio puede decir todo, “si eres divertido o arriesgado o misterioso”. Otra parte de su labor que le causa particular placer es ver cómo la persona transforma un sombrero, ese que elabora a partir de la idea de quien será su portador, de modos que ella jamás hubiera imaginado.

RELACIONADAS
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry