Editoriales
ARMANDO FUENTES AGUIRRE
jue 4 ene 2018, 7:10am 6 de 8

Mirador



A la edad de 50 años Salim ben Ezra, califa de Bagdad, se enamoró perdidamente de Aixa, que tenía 17.

Por ella dejó a su esposa y a sus hijos. Por ella dejó de tener trato con sus padres y sus hermanos. Por ella perdió todos sus amigos. Por ella abjuró de su religión. Por ella, finalmente, perdió su trono.

Nada de eso le importó.

Pobre; olvidado de todos; de todos desdeñado, vivía con su amada en un tugurio donde sólo tenían para comer potajes de lentejas y pan duro.

Pero Salim ben Ezra era feliz. La hermosura y el amor de Aixa hacían que no se extinguiera en él la llama de la varonía, y todas las noches la hermosa mujer lo transportaba a paraísos que había olvidado ya.

Quienes lo conocieron en el apogeo de su poder y su riqueza lo veían ahora y comentaban por lo bajo:

-¡Pobre!

Quienes sabían de su amor lo miraban y le decían en voz alta:

-¡Feliz tú!

¡Hasta mañana!...

RELACIONADAS
→ armando fuentes aguirre
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry