Editoriales
ARMANDO FUENTES AGUIRRE
sáb 20 ene 2018, 9:11am 4 de 9

Mirador



Casi nadie ha oído hablar de San Olindo y Santa Loria.

Vivieron en el siglo IV después de Jesucristo. Fueron contemporáneos; Butler asegura que habitaron en la misma ciudad: Leya, de Egipto.

Se amaban; estaban destinados a ser esposos. Pero en secreto se habían convertido al cristianismo, y cuando eso se supo sufrieron persecución y cárcel. Finalmente se les martirizó. Ella murió decapitada como Santa Catalina; a él lo asaetearon como a San Sebastián.

Las únicas imágenes que de ellos se conocen están en una capilla romana a la que no llegan ni los turistas ni los fieles. Nadie les lleva flores; no arde ante ellos el tenue fulgor de una candela. Pero en la noche bajan de sus pedestales y se aman. Entonces los lugareños ven un resplandor que sale del pequeño templo, y cuando el cura y el sacristán llegan la mañana siguiente perciben un aroma como de rosas de Alejandría.

San Olindo y Santa Loria. Anatole France iba a escribir sus biografías, pero otros temas lo ocuparon. A ellos no les importa el olvido en que viven después de la muerte. Cada noche su amor da luz de luna y perfume de flor.

¡Hasta mañana!...

RELACIONADAS
→ MIRADOR
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry