Nacional
NOTIMEX
jue 25 ene 2018, 12:56pm 23 de 41

Pelean padres de mexicana asesinada en Bélgica su repatriación

La familia de la mexicana Alma Berenice Osorio de Viana, de 32 años, asesinada en la localidad belga de Kasterlee, sigue luchando por repatriar su cuerpo a casi 20 días del crimen, cometido presuntamente por su pareja, un ciudadano belga identificado como Tom P., de 31 años. (ESPECIAL)


La familia de la mexicana Alma Berenice Osorio de Viana, de 32 años, asesinada en la localidad belga de Kasterlee, sigue luchando por repatriar su cuerpo a casi 20 días del crimen, cometido presuntamente por su pareja, un ciudadano belga identificado como Tom P., de 31 años.

El cadáver de Alma Berenice fue liberado el pasado 20 de enero por las autoridades belgas encargadas de la investigación del suceso y permanece en una morgue de la región de Amberes, a la espera de una decisión judicial respecto a su destino.

El problema, según explicó el padre de la víctima, David Osorio, de 59 años, es que la familia del presunto asesino, con quien la víctima tenía dos hijas menores de edad y vivía en régimen de concubinato (legalmente similar al matrimonio en Bélgica), se anticipó a la petición presentada por las autoridades mexicanas y solicitó que el cuerpo sea enterrado en el territorio belga.

“Como mi hija llevaba casi siete años viviendo en Bélgica, tenía la nacionalidad belga y las niñas también, la familia del homicida ha pedido que ya pudiera ser enterrada en Bélgica”, dijo desde la Ciudad de México, en entrevista telefónica con Notimex.

La embajada de México ante Bélgica y la Unión Europea (UE) está acompañando el caso y “continua facilitando todos los trámites administrativos ante las autoridades belgas para el traslado de los restos”, afirmó la responsable de prensa de la misión diplomática, Jéssica Mancera.

El gobierno mexicano se encargará de los costos del traslado “conforme a los montos autorizados en los programas de protección a mexicanos en el exterior”, aseguró a Notimex.

La familia Osorio de Viana también tendrá que esperar cerca de seis meses para conocer la decisión de la Justicia belga respecto al destino de las dos niñas de la pareja, de seis y dos años, que tienen exclusivamente nacionalidad belga.

El pasado 9 de enero, ambas niñas dormían en la vivienda familiar cuando Alma Berenice y Tom P. iniciaron una pelea que culminaría con el asesinato de la mexicana, apuñalada con un cuchillo.

En un primer momento, las niñas fueron trasladadas a un centro de acogida del gobierno belga, pero ahora se encuentran bajo custodia de uno de sus tíos paternos.

La dificultad en localizar a los familiares de la joven mexicana y comunicarles sobre su fallecimiento, lo que ocurrió el 11 de enero, dos días después del crimen, proporcionó a los familiares de Tom P. tiempo suficiente para tramitar el pedido de custodia de las menores.

No obstante, la embajada mexicana informó a los jueces de la juventud responsables del caso sobre el interés y derecho de los abuelos maternos de reclamar la custodia, y asegura que apoyará a la familia en el juicio que la opondrá a los allegados del presunto asesino.

Como las niñas ya no tienen abuelos paternos, solo tíos, es bastante probable que la Justicia conceda la custodia a los abuelos maternos, confía David Osorio, con base en la información que le fue proporcionada por sus abogados.

Según la prensa belga, Alma Berenice y Tom P. se peleaban con frecuencia y él fue condenado en 2013 a una pena de 10 meses de prisión suspendida por “violencia repetida” contra su pareja desde 2011.

“La mujer ha sido brutalmente atacada por su pareja en al menos nueve ocasiones. El acusado iba desde pegarle con las manos hasta pisarla y tirarla por los cabellos. Una vez, la cogió por la garganta y trató de estrangularla”, afirmó la fiscalía en el juicio en cuestión.

La imagen contrasta con la que conoció David Osorio en Ciudad de México, cuando la pareja vivió en su casa durante tres meses, luego de conocerse en el balneario Puerto Vallarta, ubicado en el estado mexicano de Jalisco.

“La relación de Tom con mi hija era excelente. En esos tres meses vi que se querían mucho. Se le veía un muy buen muchacho, no daba señales de que sería una mala persona, sino todo lo contrario. Me prometió que la iba a cuidar y que se iban a casar”, relató el padre de la víctima.

Pocos meses después de trasladarse a Bélgica, ya embarazada de Tom P., Alma Berenice contó a su padre que su novio le pegaba.

“Le llamé y él lo negó. Fue cuando le advertí que si le pegaba yo me iba a ir por mi hija y le mandaba a prisión. Después de eso, él le quito la computadora y la webcam para que no nos viéramos. Ella ya casi no llamaba. Cuando hablaba con su madre, decía que estaba todo bien, que él ya no le pegaba, que estaban muy enamorados”, recordó David Osorio.

Él y su esposa, María Esther, de 55 años, tratan ahora de alistar los documentos para viajar a Bélgica y poder ocuparse personalmente de la repatriación del cuerpo de su hija y del juicio por la custodia de las dos menores.

Será el primer viaje al extranjero de la pareja que, por falta de recursos, nunca llegó a visitar a su hija y hasta ahora solo conoce a sus nietas por fotografías.

RELACIONADAS
→ Belgica VIOLENCIA INTRAFAMILIAR
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry