Kiosko
ÁNGELA ROSAS
lun 29 ene 2018, 8:48am 11 de 26

La sabiduría de los libros grecolatinos



LETRAS DURANGUEÑAS

Muchas veces al platicar con jóvenes y personas adultas que aman la lectura o que desean convertirse en buenos lectores, hacen un planteamiento: “Recomiéndeme un libro”. Esta petición es difícil de responder; ya que lo que le gusta a una persona no es lo mismo para otra.

Influyen en la elección de un libro muchos factores. Para saber qué se quiere leer se requiere distinguir entre los diferentes géneros literarios, como el cuento, novela, ensayo, poesía, artículo, autobiografía. Estar en una biblioteca es como ir a una pastelería donde todo es delicioso, un bufet de platillos del que no encuentras cual escoger, ante diferentes portadas y nombres. Jorge Luis Borges decía que el paraíso debía de ser una enorme biblioteca.

Es un placer recomendar lo que a uno le gusta, esperando que la otra persona comparta el deleite de tal o cual lectura o de tal o cual escritor. Por eso me aventuro a recomendar tres libros que han sobrevivido muchos siglos. Son clásicos incomparables que requieren ser leídos. Pertenecen a la literatura grecolatina, que es la producción literaria llevada a cabo durante la Antigua Grecia, y un poco posterior, la Antigua Roma, durante la República o en el período Imperial.

El primero es La Ilíada, atribuida a Homero desde el siglo VIII a. C. que no obstante su antigüedad, resalta en sus páginas el espíritu de lucha, coraje, la lealtad, el valor, todo ello escrito con palabras de gran valor literario, extraordinarios elementos mitológicos, históricos y lingüísticos, que la enriquecen permanentemente. Su argumento, un episodio de cincuenta y un días, desarrollado en el décimo año de la guerra de Troya, constituye un monumento de la cultura universal. Citando palabras de Dostoyevski “confirió a la ordenación de la vida terrestre y espiritual del mundo antiguo una estructura semejante a la que dio el cristianismo al mundo moderno.” Los dioses mitológicos y los héroes actúan con impresionante grandeza. Los principales personajes de la obra Aquiles, Paris, Menelao, Agamenón, Héctor, Odiseo han quedado inmortalizados a través de este grandioso poema épico, uno de los más impresionantes que se han escrito jamás.

Después de disfrutar la lectura de La Ilíada, se impone otra lectura: La Odisea, del mismo Homero, en la que se relatan las aventuras pasadas por Odiseo (Ulises), rey de Ítaca. Cuando Grecia entra en guerra con Troya, él se ve obligado a dejar a su familia y acudir a la batalla. Tras la victoria hace enojar al Dios Poseidón y cuando están de regreso a Ítaca el Dios crea una tormenta para cambiar su rumbo. El libro cuenta las aventuras que viven él y su tripulación en su intento por llegar de vuelta a su hogar y el desenlace a su llegada.

Por último, no menos importante, les recomiendo otra obra, de la que cuando preguntaron a Leibniz, citado por Borges que dijera cuales eran las cien mejores obras de la humanidad, contestó: “Cien ejemplares de la Eneida”.

La Eneida es una epopeya latina escrita por Virgilio en el siglo I a. C. por encargo del emperador Augusto con el fin de glorificar el imperio atribuyéndole un origen mítico. Virgilio elaboró una reescritura, más que una continuación, de los poemas homéricos tomando como punto de partida la guerra de Troya y la destrucción de esa ciudad, y presentando la fundación de Roma a la manera de los mitos griegos.

Virgilio trabajó en esta obra desde el año 29 a. C. hasta el fin de sus días (19 a. C.). Se dice que Virgilio, en su lecho de muerte, encargó quemar la Eneida, porque no consideraba que la obra hubiera alcanzado la perfección buscada por él como poeta. El emperador Augusto lo impidió y así ese libro llega hasta nuestros días. Cualquier persona puede tener el placer de leerla.

Ciertamente el que recomienda un libro debe estar consciente de que sus gustos no son los del que pide la recomendación. Es un dato de experiencia: lo que nos agrada no siempre es lo que complace a los demás pero creo que si usted empieza a leer estas páginas milenarias, quedará envuelto en su fascinación.

RELACIONADAS
→ LETRAS DURANGUEÑAS
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry