Deportes
JUAN ÁNGEL CABRAL
jue 1 feb 2018, 10:28am 10 de 27

Durango, un paraíso para cazar

Temporada. Las aves migratorias, venado, guajolote y jablí son las principales especies cazadas en Durango, siempre de manera responsable.


El no contar con los permisos puede ser penado con cárcel; Solo en las UMAs está permitido el aprovechamiento salvaje

Una noche antes se comienza con la preparación de las hieleras, la ropa camuflajeada con ramas y hojas está lista, los permisos de transportación de armas de fuego en vigencia, así como el pago respectivo de los cintillos que amparan que todo es legal para salir de cacería.

Son solo algunas de las constantes que los cazadores de Durango y de otros países tienen antes de sus jornadas en los campos del estado.

Poco a poco, el deporte de la cacería a regresado a su práctica en los límites del estado de Durango.

Un deporte criticado por muchos, pero amado por otros, es así como una de las prácticas de supervivencia ancestral se ha transmitido por generaciones desde tiempos remotos.

Tal vez se traiga en los genes o bien la evolución del ser humano, quien se convirtió en el máximo depredador de la tierra, lo que ha llevado a la cacería a mantenerse como una forma de vida.

Según la definición en el diccionario de cacería dice: "es la búsqueda y persecución de animales con el fin de atraparlos o matarlos. La cacería puede llevarse a cabo para obtener alimento o con un fin deportivo o recreativo".

ANTECEDENTES

Según los libros de historia la cacería fue una de las primeras actividades del hombre prehispánico, ya que con ella cubría las necesidades de alimentación y vestido, en algunas ocasiones, así como la pesca y la recolección de vegetales, frutas, semillas y hongos.

Con forme el hombre fue evolucionando, las técnicas de caza se fueron sofisticando hasta llegar a las actuales, en donde en la mayoría de los países son reglamentadas por medio de licencias, con el afán de tener un control sobre las especies y los mismos cazadores.

Muchas especies de animales son protegidas internacionalmente y la caza de ellas es un delito grave, que en ocasiones es castigado con cárcel.

Existen fechas especificas para la caza de las especies, según su ciclo de reproducción, misma que es regulada por los organismos gubernamentales.

ACTIVIDAD /media/top5/top-sadasdasdasd.jpg

En Durango, la cacería se dejó de practicar por algunos años; sin embargo, está resurgiendo y es más común ver turistas nacionales y extranjeros que llegan a la caza del venado, jabalí y guajolote, gansos, patos, principalmente, entre otras especies.

El Siglo de Durango se dio a la tarea de investigar sobre la práctica de este deporte en el interior del estado.

La cacería no se puede ni debe practicar de manera abierta en cualquier parte del estado, para ello se tienen 260 Unidades de Manejo Ambiental (UMA), de las cuales solo una es de conservación, es decir, las 259 restantes tienen que acudir ante las instancias correspondientes para realizar los tramites para el aprovechamiento de las especies.

Al respecto informó Ricardo Caram, delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

"Se tiene que hacer una solicitud de aprovechamiento, por parte de los propietarios de los predios de las UMAs, ya sea particulares o ejidos, ellos se tienen que registrar a la Dirección General de Vida Silvestre. Se les da la taza de aprovechamiento y en base a eso emitimos un cintillo, que nos permite llevar el control que autoriza vida silvestre".

Cuando termina la temporada de caza, en este caso termina del 17-18 en octubre, entonces nosotros hacemos un finiquito, se manda todo a México, también las UMAs están obligadas a dar un informe anual, para que Vida Silvestre haga el calculo y de la taza".

Unidades de Manejo Ambiental en el Municipio de Durango

/media/top5/unidadesdemanejo2.jpg

REGLAMENTACIÓN

Las personas que practican la cacería tienen que cumplir con ciertos lineamientos que marcan las autoridades, que van desde el permiso de cacería, hasta la transportación de ciertas armas de fuego.

El cazar sin licencia o sin tener los cintillos correspondientes es incurrir en un delito, según explica José Luis Reyes, subdelegado de Recursos Naturales de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) Durango.

"Son dos cuestiones para observar el cumplimiento de la reglamentación: la vía administrativa y la vía penal. En lo administrativo, aquí en Profepa nos encargamos, y de la legal, lo hace la Procuraduría General de la República (PGR), a través de sus ministerios públicos de la federación".

"En Profepa, al detectar una conducta de aprovechamiento o cacería ilícita estamos obligados a hacer del conocimiento al Ministerio Publico Federal, cuando se tipifique o se configure algún presunto hecho de delito ambiental. Independientemente que aplique algún tipo de sanción administrativa, también es por la vía penal".

Se levanta una acta de inspección, se hace constar que se observa, que tipo de actividad se les encontró realizando, si trae algún tipo de ejemplar, parte o derivado. A partir de ahí se inicia un procedimiento de tipo administrativo que es analizado por el departamento jurídico de la delegación y se toma la determinación de sanción , multa, revocación, etcétera", enfatizó José Luis Reyes.

Por su parte, el delegado de Semarnat agregó: "en Semarnat se saca la licencia de caza, ya sea por un periodo determinado o indefinida. Se hace una evaluación, ya que los interesados deben de contestar un examen para que tengan los conocimientos básicos sobre la Ley Federal de Vida Silvestre, y si lo pasan pues se les da su licencia, pero no quiere decir que ya pueden traer sus armas, de ese control se encarga la Sedena (Secretaría de la Defensa Nacional)".

EXPERIENCIA

Con todos los papeles en regla y con la confianza de ir a un lugar donde habrá que buscar, perseguir y hasta rastrear a la especie que se planea cazar, los deportistas salen hasta tres días al campo, con el objetivo de regresar a casa con buena carne y más experiencias entre amigos.

El Siglo de Durango platicó con Alejandro de la Peña, cazador y coordinador de esta actividad del Club de Caza y Tiro de Durango, así como con José Fierro, quien comenzó en esta actividad desde una edad muy temprana.

"El tipo de cacería que más me apasiona es el guajolote, ya que es muy bonita. Tienes que llegar desde antes de que amanezca, escuchas el animal desde lejos, lo tienes que traer con un llamador, que hace el sonido de la hembra en celo, ya que llega el ejemplar hace un show, se infla, da vueltas. Siempre tratamos de dar tiros certeros, para que sufra lo menos posible, se apunta a la cabeza y le disparamos con escopeta de 20 a 60 metros, como máximo. Hay gente que utiliza el arco u otro tipo de armas.

En Durango somos privilegiados porque tenemos la subespecie más grande el mundo.

Otra cacería que me gusta es la de venado, por que es de las más difíciles, por que el animal es muy inteligente y con gran olfato. Hay que caminar mucho y estudiar su comportamiento. No me gusta lamparearlo porque el animal pierde mucha ventaja ante el cazador. Estas dos cacerías las hacemos por Otinapa, Salto del Agua Llovida,.

Una de las cacerías muy bonitas es el de pato, porque tiras mucho, además que la podemos hacer a 20 minutos de la ciudad, por lo general por el aeropuerto y por supuesto la Laguna de Santiaguillo", compartió de la Peña.

Por su parte, José Fierro compartió sus experiencias de cazador.

"Me gusta ir a Bayacora, San Diego de Alcalá, San Juan del Río y lo que más me gusta es cazar el venado, pero también le tengo mucho apreció a la cacería del guajolote.

Me nace directamente por mi papá, hay fotos donde mis padres me traen en la cangurera de bebe ya en la cacería".

"Este deporte te da una convivencia que no puedes encontrar en otra disciplina. Recuerdo muchas cacerías con mi papá, son recuerdos que me van a durar de por vida, todos sus consejos y ahora que vive en Chihuahua y tenemos oportunidad seguimos saliendo. El último fin de semana del año, tenemos la tradición de ir a cazar mi hermano, papá y yo. Con los amigos pues es la convivencia, estar en la naturaleza y compartir las experiencias", mencionó Fierro.

ARMAS

En las oficinas de la Décima Zona Militar se encuentra la mesa de registro y transportación de armas para caza y tiro.

Los cazadores deben de tener conocimiento de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, en donde en su artículo 10 toma el tema de la cacería.

"Artículo 10.- Las armas que podrán autorizarse a los deportistas de tiro o cacería, para poseer en su domicilio y portar con licencia, son las siguientes:

I.- Pistolas, revólveres y rifles calibre .22, de fuego circular.

II.- Pistolas de calibre .38 con fines de tiro olímpico o de competencia.

III.- Escopetas en todos sus calibres y modelos, excepto las de cañón de longitud inferior a 635 mm. (25), y las de calibre superior al 12 (.729 ó 18. 5 mm.).

IV.- Escopetas de 3 cañones en los calibres autorizados en la fracción anterior, con un cañón para cartuchos metálicos de distinto calibre.

V.- Rifles de alto poder, de repetición o de funcionamiento semi-automático, no convertibles en automáticos, con la excepción de carabinas calibre, 30, fusil, mosquetones y carabinas calibre .223, 7 y 7. 62 mm. y fusiles Garand calibre .30.

VI.- Rifles de alto poder de calibres superiores a los señalados en el inciso anterior, con permiso especial para su empleo en el extranjero, en cacería de piezas mayores no existentes en la fauna.

NACIONAL.

VII.- Las demás armas de características deportivas de acuerdo con las normas legales de cacería, aplicables por las Secretarías de Estado u Organismos que tengan injerencia, así como los reglamentos nacionales e internacionales para tiro de competencia.

A las personas que practiquen el deporte de la charrería podrá autorizárseles revólveres de mayor calibre que el de los señalados en el artículo 9o. de ésta Ley, únicamente como complemento del atuendo charro, debiendo llevarlos descargados.

Artículo 10 Bis.- La posesión de cartuchos correspondientes a las armas que pueden poseerse o portarse se limitará a las cantidades que se establecen en el artículo 50 de esta Ley, por cada arma manifestada en el Registro Federal de Armas.

TRANQUILIDAD

El contacto con la naturaleza y la convivencia con los amigos o familiares, son las dos principales razones por las que los cazadores de Durango esperan las temporadas para ir en busca de las diferentes especies que son permitidas para su aprovechamiento.

RELACIONADAS
→ CAZAR cacería durango
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry