Editoriales
RUBÉN CÁRDENAS
lun 5 feb 2018, 9:04am 3 de 8

Parece inminente la unión de PRI y PAN frente a AMLO



La Raya del Tigre

A una semana exacta de concluir el periodo de precampaña presidencial en nuestro país, el escenario no ha sido, como se vaticinaba, de tres contendientes fuertes en la disputa por llegar a Los Pinos, acompañados de, por lo menos, un aspirante independiente competitivo. Lo que hemos visto hasta hoy es, en cambio, al precandidato de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, a la cabeza de todas las encuestas; a Ricardo Anaya Cortés, de la alianza PAN-PRD-MC, que se afianza en el segundo lugar y a José Antonio Meade, del PRI, dando tumbos en el tercer lugar, muy alejado del primero. Es decir, la competencia entre dos es absolutamente factible, una vez que el tercero se desploma sin remedio.

La cuarta encuesta realizada por la Presidencia de la República, con corte al 31 de enero último, ubica a López Obrador en el primer lugar de las preferencias con un 31.02 por ciento, enseguida a Ricardo Anaya con casi el 22.03 por ciento y en tercero a José Antonio Meade con un 19.97 por ciento. De los independientes, aun cuando es la mejor colocada, Margarita Zavala tiene sólo un 7.1, por ciento de las preferencias. Sus posibilidades son, pues, escasas.

El PRI sigue en el primer lugar, pero de rechazo, entre el electorado, con un 40.51 por ciento, seguido por el PAN con un 22.18 por ciento y el Movimiento de Regeneración Nacional quedó en la tercera posición con un 21.87 por ciento. O sea, en este rubro los lugares son a la inversa. Tan alto nivel de rechazo para el tricolor disminuye su posibilidad de conseguir votos entre los indecisos, mientras que la aumenta para el PAN y MORENA.

Conforme se acerca el fin de la precampaña, estaremos pues, según todas las señales, ante un escenario electoral de dos contendientes, por lo que resurge la clara sospecha de que, como ya ocurrió en el 2006 y en el 2012, unan fuerzas PAN y PRI en contra de López Obrador, esta vez para favorecer a Anaya.

Si en el 2006 el PRI apoyó a Felipe Calderón en una alianza de facto con Acción Nacional y en el 2012 el panismo regresó el favor al hoy presidente Enrique Peña Nieto, para nada es descartable que vuelvan a unirse ambas fuerzas políticas, con tal de que no logre la victoria el político tabasqueño.

Obvio resulta que dentro de poco tiempo, en los próximos meses, el precandidato de MORENA llegará a un tope y tratará de no caer, mientras que, en el comportamiento electoral de estos días, a Ricardo Anaya se le observa un avance sustancial. Los otros dos se han quedado muy rezagados y con demasiados obstáculos en el camino.

En esta etapa, cuando la precampaña casi finaliza y la campaña aún no inicia, los imponderables pueden surgir, pues ningún precandidato o partido está exento de errores, de omisiones, declaraciones que los pongan en el ojo de los cibernautas y demás factores de tropiezo. La nociva y mal llamada "guerra sucia" apenas asoma su faz y pueden ocurrir cambios en el entorno, pero, con todo y eso, las previsiones más razonables no son optimistas respecto a la permanencia del PRI en el poder.

RELACIONADAS
→ LA RAYA DEL TIGRE
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry