Un día como hoy
AGENCIAS
vie 9 feb 2018, 11:02am 1 de 4

1913: La histórica 'Decena Trágica' inicia en México



UN DÍA COMO HOY...

Hace 105 años, el 9 de febrero de 1913, a las afueras de Palacio Nacional un grupo de sublevados, liderados por Félix Díaz y Bernardo Reyes, inició lo que hoy se conoce como la Decena Trágica.

Como en todo capítulo histórico, este no fue un hecho aislado sino producto de una serie de sucesos concatenados que desembocó en la muerte del general Bernardo Reyes y del entonces presidente Francisco I. Madero y del vicepresidente, José María Pino Suárez.

En conmemoración de ese hecho que cambió el devenir del México moderno, el número 54 de la revista Relatos e historias de México presentó una serie de artículos que relatan los acontecimientos en torno a este suceso.

Por principio, en su ensayo Reyes contra Madero, Carlos Martínez Assad da a conocer cómo fue que Bernardo Reyes quedó como responsable de los hechos trágicos, pero a pesar de estar vinculado con el inicio del golpe de Estado contra Madero nunca imaginó sus resultados.

Recuerda que estos dos personajes fueron rivales políticos tras la coyuntura abierta por Porfirio Díaz, quien en la famosa entrevista Creelman dijera: “No deseo continuar en la presidencia. La nación está bien preparada para entrar definitivamente en la vida libre”.

Por un lado la trayectoria de Reyes en el gobierno de Díaz fue larga, ocupó en 1901 la vacante de Ministerio de Guerra, pero luego de las diferencias que tuvo con el Secretario de Hacienda, José Yves Limantour, en sus pretensiones por ascender al poder, fue enviado nuevamente a Monterrey, en donde se desempeñó como gobernador.

Sus intenciones sobre lanzarse a la candidatura no desistieron pero finalmente optó por mantenerse fiel al servicio de Díaz, y reapareció hasta que vio la posibilidad de derrocar al gobierno de Madero.

En su ideología el ejército ocupaba un elemento importante; entre otros pensamientos, manifestaba que los mestizos y criollos eran representantes de la identidad nueva, deseosa de romper con el pasado y alcanzar la independencia.

En el campo de las ideas, Madero se inclinó hacia el espiritismo, doctrina opuesta al materialismo en que se fundamentaba Reyes, y criticaba a los militares, en quienes veía que, llevados por su afán de dominar, nunca dejaron en descanso a la República con sus levantamientos y revoluciones, pero que cuando llegaban al poder olvidan sus promesas.

Luego de un fuerte choque político, por el respeto que Reyes tenía por Díaz, aquél se retiró a una misión militar a Europa, lo que dio libre paso al movimiento social encabezado por Madero.

Tras el proceso electoral, se declaró a Díaz de nuevo presidente y Madero fue encarcelado por órdenes del dictador, pero pronto escapó de prisión y proclamó el “Plan de San Luis”, en el que convocó a iniciar una revolución el 20 de noviembre.

Por lo anterior, Díaz mandó llamar a Reyes, con lo que éste y Madero se enfrentaron, siendo el primero vencedor, lo que le permitió llegar el 6 de noviembre de 1911 a la Presidencia de la República.

No obstante, Reyes se levantó en contra de este gobierno con el Plan de la Soledad, en Tamaulipas, el día 16 del mismo mes.

En ese contexto, el día 23 José María Pino Suárez se hizo cargo de la vicepresidencia y el 28 Emiliano Zapata promulgó el “Plan de Ayala”, en el que reiteraba sus demandas agrarias y desconocía a Madero como presidente del país.

El 25 de diciembre, luego de su fallido llamado a la insurrección, Bernardo Reyes se rindió y se le mandó a la prisión militar de Santiago Tlatelolco.

Para 1912, el 3 de marzo, Pascual Orozco se levantó contra el presidente desde Chihuahua, además de que el día 25 proclamó el Plan de la Empacadora, en el que desconocía a Madero. Luego de diversos movimientos, la imagen del presidente fue decayendo.

La imagen de Reyes motivó la sublevación de militares iniciada el 9 de febrero de 1913, quienes pidieron su liberación, pero poca gloria alcanzó el general, pues una vez excarcelado murió en el enfrentamiento contra el 24 Batallón de Infantería, conducido por Lauro del Villar, frente a Palacio Nacional.

Todavía con el tiroteo, Madero llegó a Palacio Nacional pero luego huyó a Cuernavaca. La lucha siguió entre la Ciudadela, donde se había refugiado Félix Díaz, y Palacio Nacional, con los leales al presidente. Pronto hizo su aparición Victoriano Huerta, quien diseñó una estrategia para eliminar a Madero.

El 18 de febrero Madero y Pino Suárez fueron apresados por Aureliano Blanquet, mientras que Félix Díaz y el mismo Huerta firmaron el Pacto de la Ciudadela.

Días más tarde Madero y Pino Suárez fueron obligados a renunciar a sus cargos, al mismo tiempo que comenzaron a brotar grupos antihuertistas. Finalmente, el 22 de febrero los dos prisioneros fueron asesinados detrás de la prisión de Lecumberri.

En la misma publicación, Ricardo Cruz García, en sus Imágenes de febrero de 1913, hace una reseña cronológica de los acontecimientos de La Decena Trágica, que inicia el 9 de febrero de 1913, cuando un escuadrón de la Escuela Militar de Aspirantes, con sede en Tlalpan y fiel a Bernardo Reyes, tomó por asalto el Palacio Nacional.

Al mismo tiempo el general Manuel Mondragón dirigió las operaciones para liberar a Reyes y Félix Díaz, quienes estaban presos por rebelarse contra el gobierno de Francisco I. Madero. En el enfrentamiento frente a Palacio Nacional murió inesperadamente Reyes.

Al siguiente día Madero se trasladó a Cuernavaca, confiado en Huerta, sin saber que éste planeaba entregarlo a los opositores. El 11 de febrero el enfrentamiento armado se extendió a toda la ciudad y tres días después Madero se entrevistó con Félix Díaz sin resolver la situación, recuerda la mencionada cronología.

Todavía el 15 de febrero federales contra felicistas continuaban en lucha; las víctimas aumentaban y se pactó una tregua de 24 horas. El lunes 17 aún no había resolución y la prensa hablaba de una posible intervención extranjera, lo mismo que se pedía la renuncia de Madero.

El 18 de febrero fue descubierta la traición de Huerta y al siguiente día Madero y Pino Suárez fueron apresados, con lo que era inminente su final: fueron fusilados el 22 de febrero.

RELACIONADAS
→ Historia de México historia mexicana
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry