El Siglo Durango

Un acceso intransitable

Pantano. En donde debería estar una banqueta, no hay sino un camino lodoso por el que nadie puede transitar.

Evasión. No son pocos los automovilistas que prefieren salir del camino antes de atravesar la serie de hoyos que hay en el camino.

Problema. El paso de camiones incide, en varias zonas de la ciudad, en el rápido deterioro del pavimento.

Daños evidentes. Aunque es el acceso principal al conjunto de fraccionamientos el más dañado, no son pocas las calles de la zona las que sufren daños en su pavimento.

Inutilidad. El sistema pluvial de la zona ya no funciona; es un problema que no ha sido atendido.

Medida. El estancamiento de agua encharcada es contrarrestado con un pequeño desagüe, realizado por los propios vecinos.

Trampa. Enormes lagunas resultan verdaderas trampas para los automóviles que circulanpor ahí.

Daños. No son pocos los vehículos que, dadas las condiciones del camino, han sufrido daños en su carrocería.

Volver a la nota «Un acceso intransitable » de Durango

Twittear

Enviar por correo

Estas fotografías fueron publicadas en la noticia «Un acceso intransitable » el lunes 15 de julio de 2013 en la sección Durango de El Siglo Durango.