El Siglo Durango

Años pegan al Santuario de Guadalupe

Daños. En la parte posterior del Santuario de Guadalupe existen fragmentos de roca que antes fueron parte de la iglesia.

Riesgo. Algunos tramos de banqueta en el trayecto al Santuario se encuentran completamente destruidos.

Vigilancia. Los rondines de la autoridad son escasos durante las noches, por lo que las conductas vandálicas no son inhibidas.

Vandalismo. No son pocos los "guadalupanos" que deciden crear sus propias manifestaciones de fe en las paredes; pero también abundan aquellos que no tienen intención religiosa alguna en sus expresiones gráficas.

Zona. El aspecto de los barrios aledaños tiene, en el graffiti, a un enemigo común.

Mantenimiento. Las reparaciones de lo dañado no son costeables por el Santuario, que lleva años ahorrando para construir un nuevo templo.

Descuido. Los jardines aledaños sufren un maltrato considerable, a causa principalmente de la vendimia de los domingos.

Ofensa. Incluso la imagen religiosa llega a ser vandalizada, como en la fotografía, donde el rostro de la Virgen de Guadalupe dañado.

Volver a la nota «Años pegan al Santuario de Guadalupe» de Durango

Twittear

Enviar por correo

Estas fotografías fueron publicadas en la noticia «Años pegan al Santuario de Guadalupe» el martes 4 de febrero de 2014 en la sección Durango de El Siglo Durango.