Editoriales / Aleatoria

Parece agotado el ciclo de Esteban Villegas en el PRI; le quedarían pocos días ahí

La raya del tigre

RUBÉN CÁRDENAS, , actualizada 09:00 🕚
Parece agotado el ciclo de Esteban Villegas en el PRI; le quedarían pocos días ahí

Si, como dicen, Esteban Villegas Villarreal quiere la revancha y va con todo para buscar la gubernatura de Durango en el 2022, lo primero que debe haber analizado es que, desde el Partido Revolucionario Institucional, difícilmente puede construir la plataforma para alcanzar su propósito y que ya le habría llegado el tiempo para dejar esas filas y sumarse al Movimiento de Regeneración Nacional lo antes posible, donde parece mantener un pie desde hace algunos meses.

Más allá de que actualmente el tricolor en Durango esté en manos del grupo de adversarios de Esteban Villegas -que le cerrarían el paso hacia su objetivo- el partido entró en caída libre desde la última elección presidencial en el 2018 y cada día aumenta la velocidad que lo lleva hacia abajo; las encuestas muestran que es rechazado por ocho de cada diez ciudadanos, como resultado de tantas décadas de corrupción.

Y ahora, tras la detención de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex; de César Duarte Jáquez, exgobernador de Chihuahua, y de Tomás Zerón, exdirector de la Agencia Federal de Investigación Criminal de la extinta PGR, las cosas podrían precipitarse hacia la extinción total del partido que gobernó el país durante el largo periodo de la postrevolución, salvo por los sexenios del 2000 al 2012, las dos administraciones federales panistas.

Por estos días, estamos siendo testigos de la inmensa corrupción propiciada por el gobierno de Enrique Peña Nieto para aprobar las reformas estructurales en el 2013, especialmente la denominada Reforma Energética. Los sobornos y los nombres de los involucrados nos sorprenden ingratamente cada día, no porque fuera imposible imaginarlo, sino porque muchos están vigentes en el escenario político.

Esto es sólo el principio de la hecatombe, porque muy pronto serán extraditados también, con toda seguridad, César Duarte y Tomás Zerón; el primero seguramente dará a conocer más detalles, al ser parte de la red de gobernadores que desviaron recursos del presupuesto de sus respectivos estados hacia las campañas electorales del PRI en el 2016, incluido el caso del gobierno de Durango.

Y después Zerón cerrará la pinza con los pormenores que lo llevaron a montar esa "verdad histórica", con la que el gobierno de Peña Nieto pretendió maquillar los hechos de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural "Raúl Isidro Burgos", de Ayotzinapa, Guerrero, ocurridos en el segundo año de ese sexenio. Muchos de los presuntos implicados, como autoridades estatales y municipales e incluso miembros del Ejército, siguen sin recibir ni siquiera un llamado de atención.

Después de todo esto, el PRI tendrá muy escaso margen de maniobra para convencer a ese veinte por ciento que aún podría creer en sus propuestas, si no es que en el camino también la justicia llama a cuentas a su líder nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, quien debe ser requerido por la Auditoría Superior de la Federación y por la Unidad de Inteligencia Financiera, ya que enfrenta denuncias en ambas instancias por desvíos de recursos federales cuando fue gobernador de Campeche y por la adquisición de inmuebles con recursos de origen desconocido.

Las cosas, pues, no se vislumbran fáciles ni para Esteban Villegas Villarreal ni para otros que intenten ser candidatos por el tricolor en elecciones venideras. Entonces, el excandidato del PRI al gobierno del estado en el 2016 ya debería estar dando pasos firmes para dejar esas filas y adherirse a la opción que más a la mano tiene, en este caso Morena.

Desde el año pasado, Villegas Villarreal inició una movilidad a través de la cual se observa su intención electoral, pero si sigue en el PRI, es difícil que emprenda el vuelo necesario para llegar a esas alturas. Su ciclo en el Revolucionario Institucional parece irremediablemente agotado.

COLMILLOS Y GARRAS

AYER REBASÓ DURANGO los 4 mil casos positivos de Covid-19 y el número de fallecidos llegó a 311. Lo más grave es que todas las proyecciones para las dos últimas semanas fueron rebasadas por la realidad, lo cual traerá serios problemas para la atención en el sistema de salud estatal... AL IGUAL QUE en el resto del país, la pandemia del coronavirus está fuera de control y no hay cómo frenar la movilidad, o tan siquiera reducirla. Este fin de semana, miles de personas acudieron a diversos espacios turísticos cercanos a la capital del estado, como si ya no estuviéramos en contingencia sanitaria, sin contar los que fueron a Mazatlán y olvidaron las medidas preventivas... Y ESTE SÁBADO falleció el gran maestro de piano José Ramón Aguirre, quien forjó a diversas generaciones de músicos en Durango, casi siempre desde la Escuela de Música de la UJED, convertida después en Escuela Superior de Música de esa institución. Descanse en paz. Abrazo solidario a sus familiares y amigos.

Twitter @rubencardenas10

Parece agotado el ciclo de Esteban Villegas en el PRI; le quedarían pocos días ahí
Parece agotado el ciclo de Esteban Villegas en el PRI; le quedarían pocos días ahí