Editoriales / Aleatoria

Tan bien que íbamos

Singularidad Económica

SOFÍA GAMBOA, , actualizada 09:29 🕚
Tan bien que íbamos
"En esta nueva civilización se necesita gente más preparada, más educada, con más ingresos y sobre todo con empleo. El empleo es una necesidad emocional".— Carlos Slim

En México más del 40 por ciento de la población cree que el principal problema es la economía. Hace tres meses se consideraba como el mayor la inseguridad. Estamos ante la peor crisis económica de la historia contemporánea, situándonos con el mismo PIB que teníamos en 2011. Volver a los niveles económicos que teníamos antes de la pandemia nos tomará la mayor parte de la década. Sin embargo, no ha sido así para todo el país.

De acuerdo con el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal para el periodo enero-marzo de 2020, publicado por el INEGI, la economía de Tabasco creció 7.7 por ciento, niveles asiáticos de crecimiento, y se ubicó al frente de los siete estados de todo el país que tuvieron crecimiento económico (Colima, Sonora, Veracruz, Chiapas, Campeche y Guanajuato). El resto de las entidades están en una franca recesión destacando el desplome en Coahuila, Baja California Sur, Hidalgo, Quintana Roo y Puebla.

Dicho de otra manera, se ha optado por apoyar menos a los estados que generan impuestos y apoyar más a quienes se les han cancelado adeudos de contratos antiguos con la CFE, además de otorgarles descuentos en servicios prioritarios como luz y agua, detonando el favoritismo hacia ciertas zonas en épocas tan sensibles, como la que hoy nos acontece.

De acuerdo al IMEF, la economía mexicana tocó fondo, pero su recuperación será "frágil, difícil y prolongada". Se esperaría un largo y complicado proceso de recuperación, en el cual predomina una elevada incertidumbre. El país uniformemente emplea políticas que conllevan un alto riesgo de peligro de extinción de la clase media, constituida por 15 millones de mexicanos.

Mientras en China, en cinco años se han sacado de la pobreza a 68 millones de personas y se mantiene el objetivo de eliminar la pobreza absoluta para finales de 2020, en México los integrantes de la clase media tienen mayor probabilidad, el doble, de volverse pobres antes que ser ricos. Educarse cada vez paga menos y esto es especialmente cierto entre los mexicanos con educación media superior. Gente con educación que antes encontraba buenos empleos ahora ya no los tiene. Nuestro contrato social ha fallado.

Por lo que la misión del Estado debe de ser convertirse en una palanca de desarrollo que asegure industrias productivas, y que a su vez generen buenos empleos y compitan a través de innovación y calidad, en todas las regiones y sin beneficiar en específico a alguna.

Además, la misión del Estado también debe de ser recuperar la confianza de las instituciones nacionales e internacionales. Para cultivar la confianza hacia organismos internacionales, podría mencionarse la labor de la UNICEF, que ha anunciado rondas de inversión en dólares y criptomonedas en emprendimientos que aprovechen la tecnología blockchain para combatir desafíos globales, especialmente aquellos relacionados con la pandemia Covid-19 y finalmente que su implementación sea en aquellos países que más necesiten de tecnología. Ejemplo, durante la última ronda de financiación, UNICEF invirtió en un emprendimiento hindú, StaTwig, que utiliza de blockchain para rastrear la cadena de suministro de arroz que el Gobierno entrega a las zonas de bajos ingresos y proporcionar productos de mayor calidad que no estén expuestos a condiciones ambientales adversas. De esta manera, los productos son rastreados desde los agricultores, hasta los beneficiarios. Los datos se registran, mostrando cada ubicación donde han estado las bolsas, la cadena de custodia y la calidad del producto. StaTwig ha estado aprovechando blockchain para crear una identidad digital para cada producto.

Para cultivar la confianza también se deberá vigilar la calidad de los estímulos ficales y la dirección de la inversión que determina la reacción positiva en la actividad económica. Dicho de otra manera, disparar el gatillo correcto de la productividad. Ejemplo de esto es apoyar y acelerar la transformación digital y alentar a las empresas, independientemente de su tamaño, para que entren al e-commerce y a fondos de ahorro, así como créditos colectivos y digitales.

La idea que se tiene en Palacio Nacional de que las transferencias a través de sus programas sociales y sus proyectos sexenales son suficientes para tener una rápida recuperación no tiene fundamento alguno. El Presidente tiene que darse cuenta de que se requiere un justo estado de derecho que estimule a la inversión privada; si no, la recuperación será muy, pero muy lenta y con un alto costo social.

@GamboaSofia

Tan bien que íbamos
Tan bien que íbamos

Editoriales, Singularidad económica

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales