Finanzas / Aleatoria

Argentinos imploran al santo del 'pan y el trabajo' en medio de la pandemia

EFE / BUENOS AIRES, , actualizada 09:53 🕚
Argentinos imploran al santo del 'pan y el trabajo' en medio de la pandemia

El coronavirus ha dejado este viernes a miles de devotos argentinos de san Cayetano, patrono del "pan y del trabajo", sin la posibilidad de visitar su santuario en Buenos Aires y, lo que es peor, ha minado una economía ya frágil en la que el empleo se resiente y la pobreza se acrecienta.

Cada agosto incontables devotos del santo italiano acampan varios días en los alrededores del templo del capitalino barrio de Liniers para poder ingresar el día 7 a pedir trabajo, o agradecer el que han conseguido con su favor, y que no falte un plato de comida en sus mesas.

Pero este 7 de agosto es diferente. Las autoridades eclesiásticas han pedido a la gente que no acuda para evitar los contagios de Covid-19 y las misas se celebran, de acuerdo a las disposiciones civiles, a puertas cerradas, sin fieles, que han podido seguir las celebraciones por internet.

No obstante, algunos pocos devotos de Cayetano de Thiene, desafiando hasta la lluvia, han dicho presente este viernes en Liniers. Necesitan, como sea, pedir la urgente intercesión del santo. "Ninguna lluvia ni ninguna pandemia me han impedido venir", dice a Efe Enrique Suárez, de 64 años, que se acercó a rezar desde la acera.

Puertas adentro, el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de Argentina, Mario Poli, preside la misa central y ora "para que no les falte el pan y lo necesario para una vida digna a todos los argentinos".

"Pero muy especialmente pedimos por estos más de siete millones de chicos y chicas pobres, con niveles de indigencia que nos avergüenzan y nos humillan", señala Poli en su homilía.

EL TRABAJO QUE MENGUA

"Soy fiel a san Cayetano y por eso tengo siempre trabajo. Vengo a agradecerle porque mis hijos también tienen trabajo gracias a él y por eso vengo todos los años", cuenta Pedro Pereira, de 70 años.

Pero no todos tienen la fortuna de este devoto de san Cayetano. Al terminar el primer trimestre del año, cuando la economía argentina recién comenzaba a paralizarse del todo por las medidas de aislamiento sanitario, la tasa de desempleo ya era del 10.4 por ciento.

Los datos oficiales dejaban entonces ver que un 40 por ciento de la población activa tenía problemas de empleo, sea por estar en paro, subocupado o disconforme con su trabajo.

"Uno de cada dos trabajadores tiene problemas de empleo, sea porque son asalariados informales, trabajadores por cuenta propia de ingresos bajos e intermitentes o desempleados", explica a Efe el economista Jorge Colina, presidente del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA).

Argentinos imploran al santo del 'pan y el trabajo' en medio de la pandemia
Devoción. Miles devotos argentinos de san Cayetano se quedaron sin la oportunidad de visitar su santuario ubicado en Buenos Aires. Cada agosto, una cantidad significativa de seguidores del santo italiano acampan varios días en los alrededores del templo del barrio de Liniers para poder ingresar el día 7 a pedir trabajo o agradecer que lo han conseguido con su favor.

Noticias recientes