Editoriales / Aleatoria.

De Política y Cosas Peores

ARMANDO CAMORRA, , actualizada 07:57 🕚

Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, le contó a un amigo: "Tenía yo tres años cohabitando con esa mujer, pero terminé la relación con ella porque me hizo una pregunta indiscreta". Quiso saber el amigo: "¿Qué pregunta indiscreta fue ésa?". Replicó el tal Pitongo: "Una noche me preguntó: '¿Cómo te llamas?'". Mis cuatro lectores conocen ya a Jactancio Elátez, sujeto presuntuoso. Un cierto amigo suyo se lo topó en la calle y le preguntó: "¿Cómo te ha ido?". "Más o menos bien -contestó Jactancio, displicente-. Vivo en Nueva York, donde soy director del World International Universal Cosmic Bank. Tengo una suite permanente en el Plaza; un condominio en Miami, una villa en la Toscana, un chalet en Paris y una casa en Saltillo". Inquirió el otro: "¿Y en cuestión de mujeres?". Dijo Elátez: "Traigo de novia a Miss Universo". "¿Miss Universo?" -repitió el amigo lleno de admiración. "Sí -confirmó Jactancio-. Con esta crisis tiene uno que conformarse con lo que salga". El alcalde de Cuitlatzintli se presentó en el convento de la Reverberación. Le dijo a sor Bette, la madre superiora: "Vengo a invitar a las hermanas a las fiestas patronales". Inquirió la reverenda, desconfiada: "Pa' tronales ¿qué?'". "¡Aguas!". Según antiguos coronistas esa voz de advertencia se usaba ya en la Ciudad de México en la época de la Colonia. Servía para avisar a los transeúntes que desde la ventana de alguna de las casas caería a la calle el contenido líquido del recipiente llamado bacinica, perica, borcelana o nica, y -con términos más culteranos- taza de noche, la necesaria, la miravisiones o el tibor. Todavía empleamos ese término, "¡Aguas!", para prevenir a alguien acerca de un peligro o riesgo. Con frecuencia López Obrador repite su afirmación en el sentido de que no se va a reelegir. Nuevamente lo hizo este fin de semana en el curso de su visita a Oaxaca. Recuerdo ahora la traviesa frase que hizo don Artemio de Valle Arizpe, ingenioso y pícaro paisano mío saltillense, a propósito del nombre de un ilustre y respetado historiador, don Antonio Pompa y Pompa. Dijo el autor de "La Güera Rodríguez": "No molesta la pompa; lo que molesta es la insistencia". Pues bien: en el caso de AMLO lo que despierta suspicacias -al menos en quien esto escribe- es la insistencia con que niega la posibilidad de su reelección. Tal se diría que quiere familiarizar a la ciudadanía con ese vocablo, "reelección", que hasta ahora ha sonado en México a anatema. Había un dicho popular que se aplicaba a quien fingidamente se resistía a recibir algo que en el fondo deseaba con afán: "No quiero, no quiero; échamelo en el sombrero". A mí me escama esa insistencia de López Obrador, quien una y otra vez, aunque no venga al caso, niega que vaya a reelegirse. ¡Aguas!... Pimp y Nela forman una pareja singular: él es gigoló y ella su pupila. Una noche de plenilunio exclamó Nela con suspirante acento: "¡Cómo me gusta el brillo de la Luna!". Acotó Pimp: "A mí lo que me gusta es el brillo de la lana". El recién casado le dijo tímidamente a su flamante mujercita: "Dulciflor: el pastel de bodas ya se está acabando. ¿Cuándo vas a empezar a cocinar?". (Podrías empezar a hacerlo tú, recién casado. Ahora las tareas domésticas se reparten por igual entre el hombre y la mujer, lo mismo que el sostenimiento de la casa. Ya no son los tiempos de antes). Una joven esposa le preguntó a su amiga: "¿Cómo es tu marido?". Respondió la otra: "Es alguien común y corriente; un hombre de todos los días". "¡Qué afortunada eres! -la envidió la primera-. El mío es de una vez al mes". FIN.

Editoriales, De política y cosas peores

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales