Nosotros / Aleatoria.

¡Coño Micky!

CARIÑOTERAPIA

VANESSA BARDÁN PUENTE, , actualizada 09:38 🕚
¡Coño Micky!

¡Joder tío! todo niño al menos debería merecer un padre amoroso y responsable, de lo contrario la casa se derrumba y los hijos entran en crisis, pues las normas y las estructuras que debieran tener se trastocan o se pierden. El abuso es hacer uso excesivo, injusto o indebido de algo o alguien, los padres abusadores, son individuos que no reconocen sus faltas, además suelen tener episodios de cólera, rebeldía, arrogancia y manipulación.

El único objetivo del abusador es ganar y que tú pierdas, en todo momento quiere tener la razón, para lograrlo descalifica a la otra persona, haciéndola sentir incompetente, te aísla de los que amas y te aman porque ellos te pueden ayudar y lo que quiere es que no tengas ayuda de nadie, solo de él. Parecen interesados por ti, generalmente están de malas, siempre tienen algo de que quejarse o su estado de ánimo es impredecible y cambiante.

Quien no recuerda al odiado padre de Luis Miguel, el cual, gastaba lo que no era suyo, abusaba de la gente, mentía para convivir, era frío como el viento y peligroso como el mar y se la pasaba gritando: "coño Micky" si, así es... el mismísimo Luisito Rey. Cuando pensamos en abuso nos vienen a la mente actos de violencia física, pero es una visión muy reducida del problema. Puede haber abuso verbal, psicológico, financiero, sexual y emocional. Tener padre no es garantía de buena vida, a veces es peor tenerlo a que sea ausente.

Luis Miguel creció en un ambiente tóxico, donde su figura paterna, pese a estar físicamente, nunca logró entender las emociones de un niño con un talento indescriptible, su padre no fue un buen ejemplo a seguir. Su niñez estuvo llena de momentos difíciles, de responsabilidades que rebasan a cualquiera, la ambición de su padre le afectó la vida al "Sol".

No hay duda de que en el papá de Luismi, había algo más... algo de él, que proyectaba en su hijo de manera inconsciente, su hijo tuvo algo que él no tuvo y lo deseaba. Luis Rey manifestó la envidia hacia un hijo, con una gran carga emocional de enojo, abuso y burla. Este personaje para unos, pudiera parecer encantador y con un gran don de palabra como todo gran narcisista, todo un caballero con modales meticulosos y pequeños actos perversos y cotidianos, desde una falta de respeto, una mentirilla o una manipulación en beneficio propio, sin culpa ni arrepentimiento, su fin justificaba sus medios, solo actuaba bajo su propio interés.

Así pues, Micky, tuvo que lidiar con la decepción de la persona que amaba y confiaba, al descubrir que había sido utilizado, además de haber sufrido una gran soledad por parte de su entorno familiar. Micky, aprendió que la mejor manera de proteger su intimidad y tristeza durante muchos años fue en el silencio. La relación con un padre es siempre significativa y compleja, llevamos su apellido y mucho más que eso, quizá solo cuando nos convertimos en padres los entendemos.

Todo lo que no te dio, te construyó, dio forma a quién eres, todo lo que fue, lo que no fue, te construyó hasta su no presencia, todo te enseño algo. Hay padres que la madurez emocional no les alcanza para cuidar, proteger o respaldar a sus hijos.

Si a ti como a Micky, te toco en la rifa un papá toxico, es momento de guardar la sana distancia, poner un límite, ser agradecido con lo que recibiste, y entender que tu padre no supo ni sabrá hablar en chino. Deja de esperarlo exigirlo o quejarte. Mejor haz un trabajo emocional, sanador. Deja de estar castigando a tu padre y aprende nuevos modelos de paternidad para el día que te toque serlo.

Cuando se ha tenido una infancia complicada, a veces cuesta amar a los padres, lo cual genera un gran sentimiento de culpa. Poder confrontar la omnipotencia parental y humanizar a las figuras de los padres, es una tarea necesaria de todo adulto sano, no puedes hacerlo de otra manera, solo te queda honrar la vida que te dieron, perfecta, tal cual haya sido.

Quien no acepta, no repara y no se adapta, es muy probable que no perdone. Perdonar no es una obligación, pero es quizá un factor fundamental para un mejor estado de salud físico, mental y espiritual. Naturalmente un buen padre es un dharma o una bendición y acelera tu descubrimiento y camino en la vida. Pero, quien no lo tiene debe encontrar su destino solo.

Quien lo tiene como una carga debe aprender a quitársela y cuando lo haga encontrará su poder. Los padres cometen muchos errores, en lo que nunca se equivocan es en regalarte la vida.

¡Coño Micky!
¡Coño Micky!

Nosotros, CARIÑOTERAPIA

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Nosotros