Editoriales / Aleatoria.

¡Alto al fuego!

Yo río libre

JULIO C?SAR RAM?REZ, , actualizada 04:05 🕚
¡Alto al fuego!

Con el asesinato de Simón Pedro Pérez López, ex presidente de Las Abejas de Acteal, suman 14 indígenas activistas a los que se les quitó la vida en el país en lo que va del año 2021. Los crímenes han ocurrido en Chiapas, Oaxaca, Michoacán y Sonora, según información recopilada por la Iniciativa Global en México por los Derechos de los Pueblos Indígenas, Indigenous Peoples Rights International.

Simón Pedro fue asesinado de un disparo de arma de fuego alrededor de las 10 de la mañana el 5 de julio cuando hacía compras acompañado de su hijo en el mercado de la cabecera municipal de Simojovel, en los Altos de Chiapas. El criminal, profesional, iba en una motocicleta en movimiento desde donde lo acribilló de manera directa, de un tiro certero.

Son múltiples los casos de intimidación, asesinato y reiterados actos de violencia contra pueblos y comunidades indígenas en México.

En Oaxaca, 5 activistas de comunidades indígenas y rurales han sido asesinados en 2021: Fidel Heras Cruz, Jaime Jiménez Ruiz, Raymundo Robles Riaño, Noé Robles Cruz y Gerardo Mendoza Reyes. La mayoría de los crímenes fueron registrados en la comunidad Paso de la Reina, región de la costa, donde sus habitantes chatinos, mixtecos y afro-mexicanos defienden su río y territorio contra la extracción de material pétreo y los proyectos de presas hidroeléctricas Paso de la Reina y Río Verde.

En Zitácuaro, Michoacán, 5 comunidades decidieron ejercer su derecho a la autonomía y enfrentar al crimen organizado. Desde el comienzo de esa lucha se ha registrado el asesinato de María Eufemia Reyes Esquivel, Vicente Guzmán, Ambrosio Guzmán, José Luis Chávez y Manuel Carmona.

Indígenas defensores de ríos, agua, territorio, bosques, montañas, bienes comunes, biodiversidad, son asesinados.

En el 2021, la comunidad yaqui, en Sonora, perdió a Tomás Rojo, defensor del agua; su cuerpo fue localizado en una fosa clandestina. Tiempo después, una ráfaga de balazos mató a Luis Urbano Domínguez.

La Iniciativa Global en México por los Derechos de los Pueblos Indígenas, Indigenous Peoples Rights International, ha reportado que más de 20 personas de la nación yaqui permanecen desaparecidas.

Históricamente, los pueblos indígenas se han mantenido firmes en la defensa de sus territorios, sin embargo, en los años recientes, se presencian episodios de violencia que han cobrado varias vidas, dejando a los culpables en la impunidad.

En Chiapas, desde el 2020, se ha reportado una situación particularmente grave. En el municipio de Aldama, en medio de la región de Los Altos, una disputa territorial data de 1970 entre ejidos colindantes de Miguel Utrilla en Chenalhó y Aldama por 60 hectáreas. Las comunidades Tsotsil que habitan ese territorio reportan que son víctimas de un asedio que pone en riesgo su vida. Como consta en la documentación entregada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, existe un grupo armado que de manera permanente mantiene amenazadas a las comunidades disparando con armas de fuego en contra de la población civil. En el 2020, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas documentó en un periodo de 17 días, 56 agresiones armadas en contra de 12 comunidades de Aldama. Hasta este momento, se han reportado 3 mil 499 personas en desplazamiento forzado intermitente, 23 heridos de bala y 7 personas asesinadas, una de ellas en 2021.

Las consecuencias de dicha violencia en comunidades indígenas y rurales tienen un fuerte impacto colectivo, no sólo en las familias de las personas asesinadas, también en las comunidades en su conjunto. La defensa de sus derechos depende de su cohesión como pueblos, de sus asambleas e instancias de decisión comunitaria. La forma como la violencia irrumpe en sus territorios lastima fuertemente el tejido social y la vida que depende de ello.

El Estado mexicano debe investigar los asesinatos y otorgar justicia, verdad, previsión y medidas de no repetición a sobrevivientes, familias y comunidades.

Al sepultar a Simón Pedro, defensor de ríos, Las Abejas de Acteal enviaron desde las montañas de Chiapas el siguiente mensaje a la sociedad civil:

"Les pedimos que no nos dejen solos, porque para buscar la justicia y la verdad por el crimen de nuestro compañero y hermano Simón Pedro, va a llevar tiempo, porque los tres niveles de gobierno y sus fiscalías, sólo saben mentir y ahondar la impunidad. Pero tenemos que juntar fuerzas y decir basta de tanta muerte y guerra en contra de la humanidad".

@kardenche

¡Alto al fuego!
¡Alto al fuego!

Editoriales

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales