Kiosko / Aleatoria.

La trágica historia de Viridiana Alatriste, hija de Silvia Pinal

Murió un 25 de octubre de 1983

EL UNIVERSAL, , actualizada 17:58 🕚
La trágica historia de Viridiana Alatriste, hija de Silvia Pinal

El 25 de octubre de 1983, la familia Pinal sufrió una de las peores pérdidas; Viridiana, hija de Silvia Pinal y Gustavo Alatriste, murió en un accidente automovilístico a los 19 años de edad. Esto no solo marcó el fin de una carrera prometedora en el mundo del espectáculo, sino que también causó un inmenso dolor en su madre.

¿Quién fue Viridiana Alatristre?

Viridiana Alatriste Pinal nació el 17 de enero de 1963. Fue la única hija entre Silvia Pinal y Gustavo Alatriste; la llamaron Viridiana en honor a la cinta del director español Luis Buñuel, la cual fue protagonizada por la diva del cine mexicano.

Ella fue una joven bastante extrovertida, heredó la belleza de su madre y desde pequeña sintió curiosidad por el mundo del entretenimiento. Su debut en el teatro fue a los 13 años de edad, en la puesta en escena "Annie es un tiro", junto a su madre.

Para 1979, cuando tenía 16 años, participó en la telenovela "Honrarás a los tuyos". Un año después apareció en la película "La Seducción", donde compartió créditos con Katy Jurado y Gonzalo Vega; gracias a este trabajo, fue nominada a un premio Ariel en 1982, en la categoría de Mejor coactuación femenina; sin embargo, no se quedó con la estatuilla.

Viridiana decidió abandonar sus estudios para dedicarse de lleno a su carrera artística y comenzó a tener papeles más importantes; en teatro actuó en "Tartufo o el Impostor" y "La Fierecilla Domada".

Apareció en el programa de comedia "Cachún cachún ra ra!", donde conoció a Jaime Garza, con quien comenzó una relación amorosa.

La terrible muerte de Viridiana Alatriste

El 25 de octubre, Viridiana Alatriste cenó con sus amigos Gerardo González, Ariane Pellicer y José Flores. Después se dirigió a casa de su novio, Jaime Garza, en donde habían organizado una fiesta; el plan era ir un rato y regresar a casa, pues se encontraba muy cansada.

Se especuló mucho sobre el consumo de drogas aquella noche; sin embargo, los testigos aseguran que la joven no consumió nada, ni siquiera bebió alcohol. Tampoco discutió con su pareja, simplemente llevaba más de 12 horas trabajando de manera continua y se sentía cansada. Antes de la media noche, Viridiana subió a su auto para ir a descansar a casa; Jaime se despidió de ella desde el balcón.

No se sabe la causa específica del accidente, pero el auto de la joven volcó en la zona de Santa Fe, en la Ciudad de México; no llevaba cinturón de seguridad, así que salió proyectada y sufrió un fuerte golpe en la sien. Como la zona no estaba del todo urbanizada, tardaron en encontrarla e identificar el cuerpo.

Su hermana, Sylvia Pasquel, tuvo que identificar el cadáver, y ella detalló que en la lateral de la avenida Toluca, como no había acotamiento, "se siguió y voló el carro".

Cuando Silvia Pinal recibió la noticia, fue un impacto brutal. La actriz estaba devastada, así que pidió que se le dispensara la autopsia y que el cuerpo de su hija fuera enterrado lo más pronto posible en el mausoleo de la familia, en el Panteón Jardín.

Nueva tragedia en la Dinastía Pinal

Sylvia Pasquel se casó con Fernando Frade, con quien tuvo a su segunda hija, en 1985, a quien le puso el nombre de Viridiana en honor a su hermana fallecida dos años antes.

Tiempo después, la desgracia se hizo nuevamente presente en la familia de las Pinal, pues el 27 de octubre de 1987, la pequeña falleció a los 2 años de edad, en un accidente en una piscina, dejando a su madre sumida en una profunda depresión.

La trágica historia de Viridiana Alatriste, hija de Silvia Pinal
El 25 de octubre de 1983, la familia Pinal sufrió una de las peores pérdidas; Viridiana, hija de Silvia Pinal y Gustavo Alatriste, murió en un accidente automovilístico a los 19 años de edad.

Kiosko, Silvia Pinal

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Kiosko