Nosotros / Aleatoria.

Continúa la emergencia sanitaria; aún no bajemos la guardia

PADRES E HIJOS

IGNACIO ESPINOZA / EL SIGLO DE DURANGO, , actualizada 08:19 🕚
Continúa la emergencia sanitaria; aún no bajemos la guardia

Hace poco más de dos semanas, con alivio y mucho gusto, los mexicanos recibimos la noticia, por parte de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, de que la fase de la pandemia por el coronavirus prácticamente llegó a su conclusión, luego de que en las semanas recientes se ha detectado un número muy bajo de casos de Covid-19 en las diferentes regiones y estados de nuestro país, además de que se ha constatado cómo los niveles de ocupación de camas de pacientes que han enfermado por ese padecimiento también se han reducido significativamente.

Estos factores, sin duda, han contribuido a que las autoridades federales hayan tomado la determinación de dar por terminada dicha fase de la contingencia sanitaria que azotó al territorio nacional por casi dos años y medio y la cual, hay que enfatizarlo con mucha puntualidad, aún no ha concluido, lo anterior debido a que aún se puede observar el registro de casos positivos del virus SARS-CoV-2 en varios estados, con lo que aún no podemos ni debemos cantar victoria, no obstante que parecería que la pandemia ya llegó a su fin.

De manera lamentable, la noticia que difundió la Secretaría de Salud, en el sentido de que terminó la fase de la pandemia, fue interpretada por un sector de la población como si ya no hubiera necesidad de continuar adoptando las medidas que durante más de dos años hemos aplicado para tratar de que el citado virus no se propagara con mayor velocidad.

Esto, amable lector(a), se puede corroborar cuando en la calle observamos cómo muchas personas ya han dejado de usar el cubrebocas, no sólo en la vía pública, es decir, en espacios abiertos, sino también en todo tipo de instalaciones, desde la tiendita de la esquina, en oficinas gubernamentales, e incluso en lugares tan importantes como son clínicas y hospitales, lo que ha generado algunos conflictos entre personal de los centros médicos y los visitantes y pacientes que acuden a estos espacios donde las medidas sanitarias se deben extremar ante el riesgo latente de que el virus SARS-CoV-2 se contagie entre quienes asisten regularmente a estos lugares.

Es cierto que, a la gran mayoría de la población, las medidas preventivas como el uso del cubrebocas, de gel antibacterial, el confinamiento y el distanciamiento social nos han provocado un alto nivel de hartazgo, por todo lo que implican las restricciones. Sin embargo, debemos considerar que, si no fuera por esas medidas, la pandemia en su momento hubiera causado más muertes y tragedias no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo, de ahí la necesidad de que no echemos en saco roto la recomendación de no bajar la guardia en estos momentos, a pesar de que podría pensarse que la contingencia sanitaria ya desapareció. Nada más falso.

Si bien, es cierto, son contados los casos de coronavirus que se registran diariamente en el estado de Durango, al grado de que pasan días en que no se detecta uno solo, ni muertes por ese motivo, no menos cierto es que el riesgo de que se genere una quinta ola de contagios, por una nueva variante, sigue estando latente, según lo han advertido las propias autoridades de Salud, de ahí que no debemos tomar a la ligera el anuncio de que la fase pandémica ha concluido en territorio nacional, pues no se descarta un nuevo rebrote de dicha enfermedad, con una de las variantes que en estos días están combatiendo en China, país donde surgió el virus que puso a todo el mundo de cabeza.

También hay que decir que los altos niveles de vacunación en nuestro país, para contrarrestar al coronavirus, han sido un factor que ha contribuido de manera significativa a que hayan disminuido los casos positivos de Covid-19, ya que se ha demostrado que la mayoría de los enfermos que están internados en estos momentos por coronavirus son personas que no han recibido la vacuna para combatir el virus, de ahí la necesidad de poner manos a la obra y proceder a la inmunización respectiva, con el fin de proteger a la población de la amenaza que aún representa el padecimiento para ese sector que aún se niega a aplicarse el biológico indispensable para su protección.

Podemos afirmar, estimado(a) lector(a), que ya se puede vislumbrar una pequeña luz al fina del túnel, es decir, que ya podemos decir que hemos dado un paso muy importante al observar cómo los casos positivos de Covid-19 se han reducido a niveles mínimos si los comparamos con los de hace un año, aunque no significa necesariamente que ya la libramos y que la contingencia sanitaria está por concluir.

Ciertamente, ese es el escenario que ya todos quisiéramos que se hiciera realidad, para olvidarnos de ese trago amargo que representó la pandemia en todo el mundo; sin embargo, sí hemos tenido un avance enorme al corroborar que la vacunación nos ha servido enormemente para evitar la propagación de la enfermedad a los niveles que nos alarmaron en su momento y que nos quitaron el sueño, debido a que nos arrebataron la vida de seres queridos, vecinos, amigos y compañeros de trabajo, amén de mucha gente que no conocimos y que se nos adelantó en el camino.

Continuemos, pues, cuidándonos todavía por lo que resta del año, en espera y con el deseo ferviente de que la pesadilla llamada Covid-19 se convierta pronto en una enfermedad estacional, pues así lo han aseverado las autoridades de Salud, por lo que debemos acostumbrarnos a lidiar con ella de aquí en adelante, así como lo hemos hecho con la influenza.

Continúa la emergencia sanitaria; aún no bajemos la guardia
Continúa la emergencia sanitaria; aún no bajemos la guardia

Nosotros, Padres e hijos

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Es tendencia

Noticias recientes

Más notas de Nosotros