Nosotros / Aleatoria.

Escultor duranguense Rogelio Morales Soto

JOSEFINA DÍAZ DEL REAL, , actualizada 09:05 🕚
Escultor duranguense Rogelio Morales Soto

Nació el día 28 de Junio de 1938 en el poblado Dr. Castillo del Valle, Nuevo Ideal Durango. A la edad de 12 años se le presentó la oportunidad de venir a radicar a la ciudad capital, donde se despertaron en él ciertas inquietudes e ilusiones como a todo joven de su edad que se le abre un panorama amplio, tanto en lo social como en lo cultural.

Desde temprana edad sintió el interés de expresarse a través del dibujo, por tal motivo decidió estudiar esta materia en un curso que recién había iniciado en el año de 1952 en el Instituto Juárez, siendo de esta manera testigo del nacimiento de lo que posteriormente sería la Escuela de Pintura, Escultura y Artesanías. Dentro de la pintura logró expresarse por medio de la estética que predominó a través de la influencia ejercida por la Escuela de Pintura Mexicana. El archivo Pictórico de la Escuela aún conserva la obra realizada en su etapa de estudiante.

De acuerdo a las necesidades requeridas del mismo plantel, en el año de 1956, las autoridades del Instituto Juárez tomaron la decisión de arrendar una casa con la finalidad de destinar este espacio para el del taller de Fundición Artística ya que en el recinto se carecía de un lugar para llevar a cabo este comprometido oficio. El curso inicial fue impartido por el escultor duranguense radicado en Guanajuato, Maestro Rodolfo González, en él participaron los alumnos más avanzados en la materia de modelado y, de esta manera, Morales inició su primera experiencia como escultor y fundidor.

En el año de 1966 emigró a los Estados Unidos en búsqueda de nuevos horizontes, pero durante su estancia en ese país, recibe una carta del Maestro Francisco Montoya de la Cruz, aconsejándole regresar a su patria, estimulándolo ante todo que tenía talento y debía de aprovecharlo. También le ofreció trabajo para que se hiciera cargo de la bodega, ocupación que tenía como responsabilidad de valorizar las piezas artesanales que elaboraban los alumnos de la institución y de esta manera podía seguir con sus estudios.

En su estancia en la escuela elaboró las esculturas de busto de los músicos duranguenses Silvestre Revueltas y Ricardo Castro que se encuentran colocadas afuera del Auditorio del Pueblo de Durango, asimismo la de Francisco González de la Vega, la del poeta potosino Manuel José Othón, Emiliano Zapata que se encuentra en Tlahualilo, Durango, entre otras. Es el autor de las maquetas del General Francisco Villa de pie y la de la figura ecuestre de mismo revolucionario duranguense, Participó en el modelado de ambas esculturas y la de Juárez y el estudiante, al lado del equipo de trabajo conformado por sus compañeros y sobre todo, bajo la dirección del Maestro Francisco Montoya y Donato Martínez.

Nuevamente Rogelio se ausentó de la escuela tratando de explorar nuevos horizontes siendo apoyado por algunos trabajos a realizar para el Maestro Enrique Gottdiener radicado en Mérida Yucatán.También en la ciudad de Guanajuato tuvo la oportunidad de colaborar con el Maestro Escultor Rodolfo González en el modelado de la escultura de Don Miguel Hidalgo y Costilla.

Escultor duranguense Rogelio Morales Soto
Escultor duranguense Rogelio Morales Soto

Nosotros, CALEIDOSCOPIO, PERSONAJES DE DURANGO

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Es tendencia

Noticias recientes

Más notas de Nosotros