Editoriales
RUBÉN CÁRDENAS
vie 9 nov 2018, 8:54am 5 de 7

'Con permiso o sin permiso, hago siempre lo que quiero y mi palabra...'



La Raya del Tigre

La construcción del puente a desnivel en el bulevar Francisco Villa se politizó en forma inesperada. Fue un dardo lanzado contra el gobierno estatal, sin duda, el ordenamiento que hizo el juez cívico municipal Ernesto Aguilar García este miércoles a los inspectores de la Dirección Municipal de Medio Ambiente, a petición de la Dirección Municipal de Servicios Públicos para "clausurar las obras preparatorias de construcción del puente elevado, que impliquen daño al equipamiento urbano o a los árboles, que son parte de dicho equipamiento, con base en el Bando de Policía y Gobierno del Municipio de Durango". Pocos consideran que se haya tratado de una medida preventiva de salvaguarda del ambiente y en respaldo de quienes se oponen a esa obra.

Y pruebas de lo anterior fueron las declaraciones que hicieron ayer tanto el presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción, Miguel Ángel Reveles, como César Palemón Cázares, director municipal de Medio Ambiente. El primero aseguró que están en regla todos los permisos para la construcción de la obra, excepto el de impacto ambiental, el cual está a punto de otorgarse, por lo que no han derribado ningún árbol hasta el momento, mientras que el funcionario municipal sostuvo que la obra no está clausurada y que simplemente se trató de evitar la remoción de árboles, contradiciendo así al juez municipal, Ernesto Aguilar.

No es lo mismo, pues, impedir el posible traslado de árboles, en su totalidad, a "clausurar las obras preparatorias de construcción del puente elevado", como se anunció inicialmente por parte del Juzgado Cívico Municipal. Nunca hubo tal clausura por parte del Ayuntamiento, entonces; se trató de un anuncio de impacto mediático con efecto político, claro está.

La SECOPE, por su parte, declaró a través de un comunicado oficial que no había recibido ninguna notificación formal ni legal de clausura por parte de la autoridad del ramo. "No hemos incurrido en alguna situación ilegal, no se ha reubicado ni tocado ningún árbol". De hecho, la única notificación la conoció esta dependencia estatal a través de noticiarios y redes sociales sobre el ordenamiento del Juzgado Cívico.

Mencionó también el boletín informativo de la SECOPE que el contratista de la obra cuenta con el permiso correspondiente, emitido por parte de la Dirección Municipal de Desarrollo Urbano, con número de licencia 2018- 51559, así como con el dictamen técnico de factibilidad respecto al impacto ambiental que autoriza la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente del Estado. Por lo tanto, finaliza el comunicado, "nuestra prioridad es preservar el medio ambiente, contribuir al cuidado de las áreas verdes y actuar con responsabilidad reforestando las zonas aledañas a la obra".

Estamos entonces, como ciudadanos, ante un montaje mediático en el que aflora la confrontación entre el Ayuntamiento y el gobierno del estado, en parte consecuencia del entorno político desfavorecedor para el presidente municipal, José Ramón Enriquez Herrera, quien deberá enfrentar en forma inmediata una sanción del Congreso local que puede llegar al juicio político, así como la revisión de la deuda contraída por la administración municipal para dotar a la ciudad de nuevo alumbrado público Led y todo lo relacionado con la otra posible deuda para construir Ciudad Gobierno.

Por si fuera poco, el martes al mediodía, el futuro secretario general del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, Héctor Larios, vino a Durango para reiterar que el panismo participará con candidatos propios en la próxima elección del año entrante y no realizará alianzas con otros partidos, lo cual constituye un revés para Enríquez Herrera, quien pretende contender de nuevo bajo las siglas del blanquiazul.

En fin, paradójico resulta que sean las autoridades, en este caso las municipales, quienes politicen una obra sobre la cual todavía no hay una decisión tomada; no pueden interponerse los arrebatos e impulsos viscerales con el análisis serio para dar paso a la viabilidad o no de un puente que debe beneficiar a quienes viven o trabajan en la zona oriente. De hecho, si toda obra importante está siendo sometida al consenso ciudadano, esta no debe ser la excepción, pero en diálogo sano y transparente, sin que se interpongan otros intereses. Veremos qué viene a continuación.

LA CRISPACIÓN PROVOCADA por el amago de cancelación de la obra en el Bulevar Villa también removió las aguas entre el grupo ambientalista que se opone a esa construcción y, por lo pronto, se asegura, presionará a la autoridad municipal para que mantenga la suspensión de los trabajos...HASTA EL MOMENTO, estos ambientalistas tienen en curso la solicitud de cuatro amparos en cuatro juzgados federales para detener la obra, además de otro amparo colectivo que se les podría conceder próximamente. O sea, que ellos también van en serio...UNA MENOR DE 15 años de edad se suicidó antier en Bermejillo, municipio de Mapimí, con lo cual aumentó a 121 esta trágica estadística en Durango. Demasiado para no prestarle la atención adecuada o el presupuesto necesario para combatir este problema en serio.

Twitter: @rubencardenas10

RELACIONADAS

LA RAYA DEL TIGRE

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry