Editoriales
LUIS ALBERTO VÁZQUEZ ÁLVAREZ
sáb 8 dic 2018, 10:01am 4 de 8

Mi bosque, nuestro bosque



Metáfora Ciudadana

El 4 de septiembre de 1939, la Dirección General de Bienes Nacionales de la SHyCP, según oficio 302-II expediente 211 (7213) 29362, procedió a la entrega, al H. Ayuntamiento de Torreón, de terrenos con una superficie de 289,500 metros cuadrados y que tenían como límites al norte la avenida Bravo (300 metros) al sur el ferrocarril Matamoros Laguna (300 metros) hoy Boulevard Revolución, al oriente la Avenida 16 por 980 metros y al poniente Fraccionamiento 2do de Cobián, (calzada Nazas, hoy Cuauhtémoc). Por órdenes del C. Presidente de la República el 18 de julio de ese año, esos terrenos serían destinados a parque público forestado. Todo lo anterior quedó asentado en el libro de actas #9 de las sesiones del cabildo de Torreón. Inexplicablemente el Bosque Venustiano Carranza posee hoy solamente doscientos diez mil metros cuadrados, (faltan ochenta mil metros cuadrados, es decir entre la Juárez y el Boulevard Revolución).

Sobre él se arboló un parque que inicialmente iba a denominarse "Bosque de las Américas", ya que ahí se plantaron arbolitos de cada una de las naciones americanas. Las autoridades saltilleras lo bautizaron con un nombre a fin a ellas, cuando debió llevar un nombre lagunero.

Desde entonces, con una rústica barda perimetral y múltiples accesos, los laguneros nos apoderamos de esta fresca frondosidad en las más duras épocas de calores y cobija solar en los escasos fríos. Recuerdo de niño mi abuela paterna me lleva los domingos a jugar en él y ahí podía apreciar familias enteras disfrutando de arbolada sombra; sentados o durmiendo en el pasto los padres, mientras sus hijos jugueteaban alegremente hasta con los venaditos que había. Y qué decir de las "mañanitas de abril" que aún fuera de ese mes conjuntan a miles de personas caminando, corriendo, en los juegos o realizando diversos deportes, Todos sintiéndonos dueños de este bosque que ha representado por muchos años, alegría y salud para varias generaciones de laguneros.

En 1995, el presidente priista de Torreón, quiso entregar nuestro amado bosque en concesión para que empresas extranjeras pudieran hacer negocios dentro de él, cerrando varios accesos a fin de cobrar la entrada al mismo. Afortunadamente varios ciudadanos luchamos por evitarlo, contando con el apoyo irrestricto y eficaz del C.P. Luis de la Rosa Córdova, director de GREM y del Lic. Miguel Ángel Ruelas Talamantes, gerente de El Siglo de Torreón; ambos medios de comunicación comprometidos con su comunidad, evitando así la destrucción de esta fábrica de oxígeno y núcleo de diversión de los laguneros de todas las edades y manteniéndolo como patrimonio popular.

Si bien es cierto que los museos son fabulosos e indispensables, cuando los amantes de cultura laguneros crearon el Museo de Antropología e Historia, un orgullo de nuestra ciudad, no cuidaron edificarlo en el lugar más adecuado, porque destruyeron una hermosa terraza con pagodas y fuentes que por muchos años fueron símbolos de este parque. Se les agradece y mucho, pero perdieron una valiosa oportunidad de combinar lo cultural, manteniendo lo esencial al mismo tiempo.

Muchos años de negligencia, falta de mantenimiento y cero conciencias ambientales, aunado a la escasez de agua, hicieron estragos en nuestro inmenso jardín arbolado. Posteriormente fue cambiada su barda perimetral, se arreglaron las banquetas externas, aunque con material de baja calidad como podemos apreciar. En las administraciones municipales de 2003 a 2017, lo empotraron de puestos de fritangas y comidas dañinas a la salud; justo en él que debería ser un templo a la sana fortaleza deportiva. Saturaron de concreto los caminos de terracería, acabando con la imagen silvestre que debería ser su símbolo fundamental. Se olvidó reforestarlo, mientras talaban árboles y destruían espacios verdes. Se segaron canales que además de irrigarlo, daban un aspecto campestre y natural.

Ahora se abre un nuevo amanecer para nuestro bosque: Una administración municipal encabezada por un alcalde amante de Torreón que se preocupa y ocupa que este parque vuelva a ser el punto de contacto del torreonense con la naturaleza en su culmen más silvestre; un patronato entusiasta y una comunidad apasionada por su ciudad con acciones precisas: todos comprometidos con nuestro bosque. Para ello, el Lic. Jorge Zermeño Infante ha iniciado con las siguientes acciones:

Reforestar rescatando áreas perdidas, ello gracias al apoyo de la empresa Peñoles que le dota de agua; Recuperar el riego por canales; ya que se segaron varios de ellos. Eliminación de caminos pavimentados con cemento y recubrirlos muchos con tierra roja; cada saco de cemento que entra al bosque es menos oxígenos para nosotros. Desaparición del mayor número posible de Puestos de fritangas; más de la mitad está abandonados y que ya no se otorgue ninguna concesión. Mejorar el alumbrado ya que de noche es boca de lobo y casi un motel. Reparar los bebederos y ampliarlos; crear un centro de artes y de historia en el paseo donde existen 19 columnas; ya varios historiadores escriben datos de Torreón para que quienes lo visite aprecien nuestro pasado; todo ello además de otras mejoras ya realizadas como el arreglo de varias canchas deportivas y de aeróbics.

Podemos agregar varias ideas importantes: colocar la cabeza de Morelos en un pedestal fuera de los canales; retirar los anuncios que existen en la banqueta del bosque por la Cuauhtémoc que bloquean el paso de transeúntes; agregar un juego de baños públicos cerca de la Bravo; Involucrar a escuelas, etnias y clubes de jardinería a cuidar secciones del bosque, incluso creando competencias entre ellos; invitar a la empresa del maratón anual a iniciarlo y culminarlo en el estadio de la Revolución a fin de evitar los daños que siempre se le ocasionan al parque.

Querido bosque: estoy seguro que te esperan tiempos mejores a ti y a tus miles de diarios visitantes ...

RELACIONADAS

Metáfora ciudadana

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry