Editoriales
RUBÉN CÁRDENAS
mar 22 ene 2019, 8:48am 5 de 8

Bajó secuestro y extorsión, sí, pero sube robo y narcomenudeo



La Raya del Tigre

En cuanto a los delitos cometidos en territorio estatal, se dio a conocer una noticia buena y una mala. Resulta que, durante el año 2018, disminuyeron en un 42 por ciento los secuestros y también la extorsión; sin embargo, por otro lado, aumentaron los robos, el narcomenudeo y la violencia familiar, según estadísticas del Poder Judicial del Estado.

Como se recordará, durante los dos regímenes anteriores, creció la ola delictiva de alto impacto -es decir, secuestros exprés, desapariciones forzadas, tiroteos callejeros a cualquier hora, extorsiones, robos, fosas clandestinas- que mantuvo en zozobra a la ciudadanía duranguense. Y todo esto en la más absoluta impunidad.

Si bien es cierto que este entorno de extrema violencia se vivía en todo el país, en Durango se registraron niveles escandalosos, al grado de aparecer de manera continua en la lista de estados no deseables ni recomendables para los visitantes. Incluso, el comercio local fue gravemente afectado, porque la gente no se sentía segura ni para salir a divertirse; hubo días en que aun se le pensaba para llevar niños a la escuela o circular por la ciudad; la gente se recluyó mucho en su casa y dejó de llevar vida social ajena a su círculo inmediato. Fueron años negros para la sociedad mexicana y, en particular, para los duranguenses.

En la actualidad, ese mapa de delitos ha variado, con la baja en secuestros, por ejemplo, algo que era un motivo de preocupación para cualquiera al que se le notara prosperidad, pues podía ser un blanco de los delincuentes. Las cifras cambiaron y, en el 2016, se denunciaron 33 plagios, 19 en el 2017 y nueve en el 2018, o sea, menos cada vez, aunque si fuera sólo uno, tendría que ser igualmente aclarado. Pese a este decremento, los delitos que prevalecen deben ser minimizados para poder vivir en paz, sin temor a que ocurra algo, o que ocurra y nunca sean castigados los responsables.

Respecto al robo, ese sí que no ha disminuido, pues se abrieron, durante el año 2018, mil 35 expedientes en el Tribunal Superior de Justicia, lo cual representa un incremento del 18 por ciento respecto al 2017. Y no todo se denuncia, porque las víctimas tienen desconfianza del actuar de la autoridad o de sufrir represalias de los mismos delincuentes.

Las cifras de violencia familiar no varían notablemente respecto al año pasado: 762 juicios en el 2017 y 791 en el 2018; en realidad, el aumento fue de un 4 por ciento, aunque por tratarse de un problema tan delicado, que implica vida o muerte muchas veces, de ninguna manera puede considerase un tema de menor importancia.

Siguen siendo necesarias, sin duda, nuevas y mejores estrategias para prevenir los ilícitos más recurrentes, como el robo en todas sus modalidades, el narcomenudeo y la violencia familiar; en este último punto, últimamente han salido a la luz casos indignantes de maltrato hacia menores, como el jovencito azotado por su propia madre y la bebé golpeada por sus progenitores. En ambos, ya intervino la autoridad y los implicados están detenidos, vinculados a proceso.

En la medida que se siga involucrando a distintos sectores sociales para desdoblar estrategias preventivas del delito y que cada ciudadano aprenda a cuidarse y cuidar a los suyos, seguirán mejorando los números. No obstante, de manera expedita debe revisarse y corregirse, específicamente en cuanto al robo, la legislación vigente, ya que ahora, según sostienen autoridades policiacas y los propios afectados, hay demasiada benevolencia con quienes reinciden y por eso lo vuelven a hacer, a sabiendas de que pronto andarán de nuevo en la calle, si es que llegan a pisar la cárcel.

La suma de esfuerzos puede dar como resultado que muy pronto tengamos mejores noticias, conforme avanza el año, en cuanto inseguridad se refiere. Lo que se necesita es, desde luego, voluntad y trabajo arduo en ese propósito. Por lo pronto, la baja de delitos de alto impacto en Durango es razón suficiente para reconocer el esfuerzo conjunto de gobierno y gobernados. Nadie lo logra solo.

COLMILLOS Y GARRAS

EN GÓMEZ PALACIO, EL Ayuntamiento presentó una denuncia en la Vicefiscalía Regional en La Laguna de Durango por el delito de falsificación de cheques contra quien o quienes resulten responsables de este ilícito, informó el contralor municipal, Javier Calderón Castillo... EL FUNCIONARIO GOMEZPALATINO dijo que el pasado día 17 de los corrientes se publicó en redes sociales un texto con dos cheques supuestamente girados por la Dirección de Desarrollo Social en favor de los hermanos Rómulo de Jesús y Gina Gerardina Campuzano González, por las cantidades de 25 mil 796 pesos y 65 mil 656 pesos, respectivamente. Además, se menciona a Jorge Salum Del Palacio como otro supuesto beneficiario... LA CUENTA PERTENECE al gobierno del estado de Puebla, no al gobierno municipal de Gómez Palacio; no son firmas digitales y hay diversos distintivos ajenos a la papelería oficial del Ayuntamiento de Gómez Palacio, por lo que el caso debe ser investigado, advirtió Calderón Castillo.

Twitter @rubencardenas10

RELACIONADAS

LA RAYA DEL TIGRE

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry