Internacional
EFE
vie 14 jun 2019, 9:43am 8 de 14

Incidentes benefician a rivales: Irán responde tras acusaciones de EUA

Las autoridades iraníes, en el punto de mira tras los ataques registrados contra barcos en el golfo Pérsico, responsabilizaron hoy a Estados Unidos y sus aliados en la región de la creciente inestabilidad. (ARCHIVO)


Las autoridades iraníes, en el punto de mira tras los ataques registrados contra barcos en el golfo Pérsico, responsabilizaron hoy a Estados Unidos y sus aliados en la región de la creciente inestabilidad.

En respuesta a las acusaciones de Washington de que Teherán estaba detrás de los ataques del jueves contra dos buques cisterna en el mar de Omán, Irán defendió que estos incidentes no benefician a sus intereses nacionales, pero sí a los de otras partes rivales.

"Que Estados Unidos lanzara inmediatamente acusaciones contra Irán, sin ninguna evidencia objetiva o circunstancial, solo muestra que el equipo B está moviéndose hacia el plan B: sabotear la diplomacia y ocultar su terrorismo económico contra Irán", aseguró el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif.

Con este mensaje en Twitter, Zarif se refirió al grupo formado por cuatro responsables con una clara política anti-iraní y nombres con B: el asesor de seguridad nacional de EEUU, John Bolton; el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu; y los príncipes herederos de Arabia Saudí y Abu Dabi, Mohamed bin Salman y Mohamed bin Zayed al Nahyan, respectivamente.

En la misma línea, un comunicado de Exteriores insistió en que culpar a Irán era "lo más fácil" para Estados Unidos y advirtió de que "la naturaleza sospechosa de los recientes ataques es preocupante y alarmante".

"¿Qué manos clandestinas han estado trabajando para socavar esos esfuerzos (de rebajar tensiones) y quién se beneficia de eso?", señaló la nota.

Por su parte, el presidente de Irán, Hasan Rohaní, denunció que Estados Unidos ha adoptado en los últimos dos años "un enfoque agresivo" que representa "una seria amenaza para la estabilidad en la región y el mundo".

Los ataques tuvieron como blanco dos barcos cisterna con 44 personas a bordo, uno propiedad de un armador noruego y otro japonés, que sufrieron el jueves impactos y explosiones cuando salían del estrecho de Ormuz, a unas 30 millas de la costa de Irán.

La tripulación de uno de los barcos fue rescatada por un buque iraní y, la del otro, por la V Flota de Estados Unidos, con base en Baréin.

Apoyándose en la ayuda prestada, Irán hizo hincapié en que es "responsable de garantizar la seguridad del estrecho de Ormuz" y que lo demostró salvando a los navegantes, algunos de los cuales fueron entrevistados por la televisión estatal agradeciendo a Teherán su hospitalidad.

Pese a ello, el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó este viernes que su Gobierno tiene pruebas de la responsabilidad de Irán: "Lo hicieron (...) Ellos no saben que tenemos las técnicas que nos permiten observar en la oscuridad", declaró.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, citó el jueves, sin pruebas concretas, informes de inteligencia de las presuntas armas empleadas, además denunció que los ataques son similares a los ocurridos el mes pasado en un puerto emiratí contra cuatro petroleros, de los que Washington también responsabilizó a Teherán.

Otra supuesta prueba es que Irán amenazó con bloquear el estrecho de Ormuz después de que Washington endureciera el embargo contra su petróleo en el marco de las sanciones impuestas por Estados Unidos tras su retirada unilateral del acuerdo nuclear de 2015.

Además, el Comando Central de Estados Unidos difundió un vídeo (en blanco y negro) en el que presuntamente asegura que se ve a una patrulla naval de la Guardia Revolucionaria iraní acercándose al buque japonés después de los estallidos para retirar una mina lapa sin explotar.

La Guardia Revolucionaria (considerada la unidad de élite de las Fuerzas Armadas iraníes) ha sido designada grupo terrorista por Washington, lo que fomentó asimismo el repunte de la tensión, que Estados Unidos aprovechó para justificar un aumento de su despliegue militar en la región.

Los aliados árabes de Washington en la zona y rivales regionales de la república islámica, principalmente Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, no han querido esta vez apuntar directamente a Irán, aunque han mostrado su preocupación por un eventual conflicto.

El ministro de Estado de Exteriores emiratí, Anwar Gargash, advirtió de que estos sucesos suponen una "escalada peligrosa" y llamó a la comunidad internacional a actuar "con el fin de asegurar la seguridad y estabilidad regional".

Por su parte, el Gobierno saudí expresó el jueves su "extrema preocupación por el ataque terrorista" contra los buques cisterna y declaró que tomará "las medidas oportunas" para proteger sus puertos y aguas territoriales.

La preocupación por la inestabilidad en el golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, una zona estratégica por la que circula una quinta parte del petróleo mundial, se ha disparado, al igual que los precios del crudo.

Las autoridades japonesas pidieron a las naves niponas que extremen la precaución en la zona y apostillaron que garantizar la seguridad naval es "vital" para el orden mundial.

Paradójicamente, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se encontraba ayer Teherán para rebajar las tensiones, aunque las últimas declaraciones de los dirigentes iraníes y estadounidenses dan portazo a cualquier negociación.

Propietario de buque dañado disputa pruebas de EUA

La compañía dueña del Kokuka Courageous, uno de los dos barcos petroleros dañados, dijo hoy 14 de junio que marineros a bordo vieron "objetos voladores" antes del ataque, sugiriendo que el buque no fue dañado por minas.

Según comentarios al canal de noticias CBS News, dicha información contradice lo que el Ejército estadounidense dijo al momento que publicaba un video en el que supuestamente aparecen fuerzas iraníes removiendo de uno de los barcos una "mina" sin explotar.

El presidente de la compañía Yutaka Katada dijo que él cree que los "objetos voladores" pudieron ser balas, además negó la posibilidad de que fueran minas o torpedos porque el daño fue sobre la línea de flotación, por lo tanto consideraba reportes de un ataque por "mina" como falsos.

Las autoridades iraníes, en el punto de mira tras los ataques registrados contra barcos en el golfo Pérsico, responsabilizaron hoy a Estados Unidos y sus aliados en la región de la creciente inestabilidad. (ARCHIVO)
RELACIONADAS

Irán ARABIA eua Bolton pompeo

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry