Kiosko
ENRIQUE ARRIETA SILVA
lun 15 jul 2019, 9:36am 6 de 25

Recuento historiográfico de Durango



LETRAS DURANGUEÑAS

Al celebrarse en este mes de julio del 2019, el 456 aniversario de la fundación de la ciudad de Durango, resulta oportuno sacudir el polvo del olvido y recordar la Mesa Redonda de Historiografía de Durango, que se efectuó en la Escuela de Derecho (hoy Facultad de Derecho y Ciencias Políticas) de la Universidad Juárez del Estado de Durango, los días 21, 22 y 23 del mes de agosto de 1978, con la participación de prestigiados investigadores del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México siendo ellos: Dr. Jorge Gurría Lacroix, Director del Instituto mencionado, Maestra Guadalupe Pérez San Vicente, Dr. Sergio Ortega Noriega, Profesor Wigberto Jiménez Moreno, Dr. Carlos Bosch García y Dra. Elisa Vargas Lugo. Por parte del Colegio de México Dra. María del Carmen Velázquez. Por parte de la Escuela de Medicina (hoy Facultad de Medicina y Nutrición de la UJED, los doctores e investigadores Alejandro Peschard Fernández, Jaime Ganot y Jesús Fernando Lazalde, y por parte de Derecho, el Lic. José Ramón Hernández Meraz y el que esto reseña. Mención especial merece la participación del señor licenciado José Ignacio Gallegos Caballero, por aquel entonces ilustre cronista de la ciudad.

Siendo una mesa redonda sobre historiografía de Durango, las intervenciones se avocaron al análisis de las obras clásicas escritas sobre Durango. Fue así como la Dra. María del Carmen Velázquez, hizo lo propio en relación con la obra del Dr. Guillermo Porras Muñoz Iglesia y Estado en Nueva Vizcaya 1562-1821, la Maestra Guadalupe Pérez San Vicente con el historiador Atanasio G, Saravia, el Dr. Sergio Ortega Noriega sobre la historiografía de Durango siglos XIX Y XX, el Lic. José Ramón Hernández Meraz abordó las obras de Pastor Rouaix, Gámiz Olivas y Ochoa Reyna. Por lo que toca al suscrito hice lo que me correspondía con el Libro de Matías Pazuengo Historia de la Revolución en Durango de junio de 1910 a octubre de 1914.

Los doctores Alejandro Peschard Fernández, Jaime Ganot y Jesús Fernando Lazalde, presentaron una muestra sobre la pintura rupestre en el Estado, producto de sus científicas investigaciones de mucho mérito.

El cronista de la ciudad licenciado José Ignacio Gallegos Caballero, disertó sobre historiografía de Durango. A su vez, el Dr. Sergio Ortega Noriega, en sus observaciones a la historiografía post independiente sobre Durango siglos XIX y XX, además de sus importantes observaciones, nos dejó un valioso apéndice bibliográfico sobre historias generales de Durango.

De todas las intervenciones, se publicó una memoria de todas las intervenciones de está constelación de historiadores, que pienso nunca ha sido vista en Durango. Solo es de lamentarse que por defectos de grabación, no haya sido posible reproducir la memorable intervención del Prof. Wigberto Jiménez Moreno.

Necesario resulta agradecer la valiosa colaboración del Dr. Carlos Bosch García, como moderador de este evento, así las apasionadas y documentadas intervenciones de su señora esposa la Dra. Elisa Vargas Lugo, en el sentido de estudiar y conservar con urgencia vital, la riqueza histórica y monumental de Durango capital y Durango Estado.

Para rematar esta breve reseña, deseo hacerlo refiriéndome a la inolvidable participación del Dr. Jorge Gurría Lacroix, ameritado director del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, quien no entregó inestimables valoraciones sobre la obras de Alonso de la Mota y Escobar, Juan Agustín de Morfi y Nicolás de la Fora.

Sabido es que Durango, durante la época virreinal, fue la capital de la Nueva Vizcaya.

Principia el Dr. Gurría, resaltando la antigua grandeza del Reino de la Nueva Vizcaya, y dice así:

"Durante el periodo virreinal Durango pertenecía política y administrativamente al reino de la Nueva Vizcaya, que comprendía a Chihuahua y los distritos de Parras y Saltillo, o sea el sur de Coahuila. En lo eclesiástico el obispado de Durango, cuya jurisdicción abarcó: Durango, Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Nuevo México, Parras y Patos en Coahuila, Nieves y Sombrerete de Zacatecas y las Californias."

Esa es la antigua grandeza de Durango. ¿Seremos capaces en el presente de corresponder a esa antigua grandeza? Pienso que sí, si bien no en cuanto a la grandeza territorial, sí a la grandeza de espíritu y esfuerzo, una vez superados los problemas de conectividad, de gobiernos saqueadores como los dos inmediatamente antecedentes y otros factores que han retardado nuestro desarrollo.

No quiero poner punto final sin transcribir la emocionante imagen, que hace de nuestra ciudad de Durango, el padre Fray Juan Agustín de Morfi, allá por los años de 1777 y 1778, en su obra Viaje de indios y Diario del Nuevo México, cita que se la debemos al Dr. Jorge Gurría Lacroix, en su documentada participación en la mesa redonda objeto de esta reseña.

Dice así el padre Morfí, con emocionado acento al contemplar la ciudad de Durango:

"Mirada la ciudad por sí misma y sin el respecto de capital, es indisputable que no se le pudo escoger colocación más hermosa y útil; su llanura está regada por tres buenos ríos, que presentan con sus aguas todas las proporciones apetecibles, para hacer de sus alrededores un jardín de delicias…La tierra es generosamente fértil y cuanto en ella se siembre lo produce de un gusto admirable. La uva de que se fabrica algún vino, el durazno, melocotón, prisco, albérchigo, higo y pera son exquisitos. Las verduras y hortalizas no ceden a ningunas de la América; los granos y semillas son sazonados, sabrosos y abundantes; los pastos delicados y muchos, En 1736 en todo el distrito del curato del Sagrario pastaban más de ochenta mil reses y dos mil manadas de yeguas, de que salían anualmente como dos mil mulas y caballos, y más de cinco mil toros y vacas. Poblaban sus campos ciento cincuenta mil ovejas y carneros, sin que esta multitud de ganado embarazase muchas cuantiosísimas siembras que se hacían de trigo, maíz y frijol, etcétera."

"La ciudad está bien formada en calles tiradas a cordel y divididas por cuadras. La plaza mayor es bella y espaciosa"…

Otro sí: Por este mismo año en fecha anterior de la mesa redonda, la Escuela de Derecho de la UJED, tuvo el honor que la visitaran el Dr. Jorge Gurría Lacroix y el Dr. Miguel León Portilla, por entonces Cronista de la ciudad de México, para abordar la visión de los vencedores y la visión de los vencidos de la conquista española. Por eso considero que nuestra Universidad, debería sumarse al homenaje nacional a León portilla: hombre sabio como pocos y modesto cómo ninguno.

RELACIONADAS

LETRAS DURANGUEÑAS

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry