Editoriales
JULIO CÉSAR RAMÍREZ
sáb 21 sep 2019, 7:31am 5 de 8

Emergencia climática y presupuesto 2020



Yo río libre

Un clamor social demanda que México declare Emergencia Climática, pero el gobierno aumentará en 72% el presupuesto de la Secretaría de Energía (Sener) y el 95% de éste iría para gas y petróleo; además, el 73% de los recursos para combatir el cambio climático se utilizaría para transportar gas natural.

El análisis del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 (PPEF 2020), entregado por el Ejecutivo Federal a la Cámara de Diputados para su discusión y aprobación, no es congruente con una política enfocada a atender el cambio climático, lo que preocupa ante la emergencia climática en que nos encontramos.

Para la Alianza Mexicana contra el Fracking, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, Poder, Greenpeace, el Centro de Análisis e Investigación Fundar, el Centro Vitoria de Derechos Humanos, El Poder del Consumidor, Ruta Cívica y No Fracking Tamaulipas, el análisis del documento refleja la continuidad y profundización de una política pública que prioriza la explotación de hidrocarburos como fuente de energía y de ingresos públicos, que en 2020 recibe 11.21% del presupuesto total del sector público presupuestario, con un total de 683.6 mil millones de pesos (mmmp).

En línea con el Presupuesto de Egresos 2019, se aumentan recursos para inversión de Petróleos Mexicanos (Pemex) en proyectos de gas y petróleo, con el objetivo de aumentar la producción de petróleo crudo, que pretenden que pase de 1,669 miles de barriles diarios en 2019 a 1,951 mdb en 2020.

Así, de aprobarse el PPEF 2020 la Sener recibiría un aumento real de 72% de su presupuesto con respecto a 2019, con un total de 48.5 mmmp, del cual 95.7% va dirigido a temas de petróleo y gas natural.

La prioridad de la Sener parecería no ser de energía, sino únicamente de hidrocarburos.

En particular, 46.3 mmmp se dirigirán a inversión en Pemex y, de éstos, 41.3 mmmp a la refinería de Dos Bocas.

Es importante recordar que en 2019 ya se había aumentado el presupuesto de Sener en 961.3% en término real respecto a 2018, al pasar de 2.5 mmmp a 27.2 mmmp, de los cuales 25 mmmp fueron para inversión en Pemex.

Para 2020, a ésta empresa productiva del Estado se le asigna un presupuesto de 290.7 mmmp para Programas y Proyectos de Inversión, cantidad que irá directo a inversiones sucias en combustibles fósiles, causantes de la crisis climática en la que nos encontramos y ante la cual es urgente actuar.

Entre los proyectos financiados destaca la asignación de 10.8 mmmp para explotar gas y petróleo mediante fracking, lo que aumentaría 58.4% en términos reales los recursos asignados para este fin en el presupuesto de 2019.

El hecho alarma dado que el uso de ésta técnica tiene impacto mayor sobre el calentamiento global y supone la profundización de un modelo fósil que debemos abandonar en el corto plazo para evitar un calentamiento catastrófico de la temperatura del planeta.

Además, es contradicción con los anuncios del presidente, quien ha señalado que el fracking no se realizaría en México.

Si bien se entiende la intención del gobierno de fortalecer la rectoría del Estado de la política energética, resulta alarmante que ésto se haga fortaleciendo a Pemex y la explotación de gas y petróleo, política insostenible ante la crisis climática actual.

Es de destacar que a diferencia del PEF 2019 en el que se asignaron 23.9 mmmp al Anexo Transversal para la Mitigación y Adaptación al Cambio Climático, en 2020 se establece una contribución de 55.6 mmmp.

Sin embargo, a pesar del incremento, 40.29 mmmp, es decir 73% de los recursos de todo el anexo, se destinan sólo a transporte de gas natural a cargo de la Comisión Federal de Electricidad.

A las organizaciones indigna que el fomento a hidrocarburos permee aún en el presupuesto destinado a mitigar y adaptar el país a la crisis climática.

Es error delicado -dicen- destinar recursos que podrían ser utilizados para reducir la vulnerabilidad del país y para atender la crisis climática a una actividad que más bien la agrava. El gas natural es combustible fósil, compuesto principalmente de metano, que es gas poderoso de efecto invernadero y no puede ser visto como combustible puente. La urgencia y evidencia científica insta a dejar de utilizarlo en el corto plazo.

Sería bienvenido comenzar a reducir la extracción de hidrocarburos y evitar la construcción de más infraestructura que nos condiciona a seguir explotando y consumiendo éste tipo de combustibles.

Hay alarma ecológica.

@kardenche

RELACIONADAS

Yo río libre

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry