Editoriales
YAMIL DARWICH
jue 10 oct 2019, 10:34am 4 de 7

Aborto



Diálogo

Los últimos días de septiembre serán recordados de manera especial: el aborto provocado fue aprobado en el estado de Oaxaca, para plácemes de los legislativos de MORENA, quienes lograron imponer su voluntad rompiendo con las tradiciones, usos y costumbre de los mexicanos oaxaqueños.

Así, Oaxaca se suma a la Ciudad de México, cuando siendo aún Distrito Federal y con el apoyo de la izquierda mexicana lograron establecer el precedente, "litis" dirán los licenciados en derecho, para que se favorezca la suma de otras entidades federativas.

La respuesta del sector conservador mexicano se ha dado con protestas callejeras, mítines y declaraciones varias, muchas de ellas difundidas a través de La Internet. Curiosamente la Iglesia Católica se ha mostrado tibia en su postura y declaraciones; prácticamente muda en La Laguna.

Los promotores del aborto, reaccionaron con toda su fuerza política, ante la resistencia mostrada por defensores del derecho a la vida; los legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional advirtieron, amenazando públicamente, que utilizarán su poder mayoritario para imponer su criterio abortivo en todo el país.

La ciencia médica marca claras diferencias en clasificación:

El llamado aborto espontáneo, que se da por causas naturales; otro denominado terapéutico, caso en que se evalúa a la embarazada y se diagnostica un evidente riesgo para su vida - eclampsia, por ejemplo - o la inviabilidad y hasta muerte - óbito - del producto, estados que justifican se realice un legrado para interrumpir el embarazo.

Por último, el provocado o criminal, que describe la barbaridad del acto, con los tres agravantes conocidos: premeditación, al programarlo con todas las previsiones preoperatorias, capacidades médicas, lugar y horario; alevosía, porque el embrión no cuenta con la contra-defensa para defender su vida; ventaja, al realizarse con todos los apoyos del estado, utilizando instituciones públicas de salud que aportan a la embarazada seguridad para el procedimiento quirúrgico.

Desde luego que los favorecedores del aborto exponen justificaciones que les permiten proponer y cometer el acto criminal; entre ellas: la pobreza e ignorancia de las embarazadas que desean abortar, aduciendo las limitaciones que les impondría ese futuro bebé en sus expectativas de calidad de vida, oportunidades laborales y hasta educativas. Su argumento más fuerte es el derecho de la mujer embarazada sobre su propio cuerpo.

Las posturas a favor y en contra generan desconcierto entre quienes las escuchan, ven o leen en los medios; los favorecedores, aduciendo principios humanistas, olvidando el principal derecho humano: a la vida, apoyándose en el propio de la madre para disponer de su cuerpo, olvidando el del embrión asesinado.

Curiosamente poco se mencionan los efectos secundarios en la esfera psicológica de quienes se practican el aborto, que les genera sentimientos culposos y, al parir un hijo, las fallas en la mala educación del mismo, sobreprotegido por las consecuencias de acciones ´compensatorias´ y de conciencia.

Quienes se oponen, mencionan el derecho a la vida de ese embrión amenazado o destruido y lo grave que es el antecedente, favorecedor de la llamada ´cultura de la muerte´.

Entre los especialistas en bioética también hay discrepancias de opinión: la mayoría está en contra y los menos a favor. Algunos asientan el criterio de que a los tres meses aún no hay vida humana, al no haber concluido el período de formación de órganos - organogénesis -; otros, ponen el límite en las 12 semanas, tiempo en que todavía no se han organizado las vesículas cerebrales - que darán lugar al cerebro - y algunos más hablan de las primeras 24 a 48 horas, cuando el huevo aún no se anida - implanta - en el útero.

Los médicos que se oponen, incluso negándose a practicar el aborto en los medios institucionales, a pesar de las disposiciones y amenazas legales, aducen cuestiones éticas y de conciencia. Hasta la fecha no hay antecedentes de suspensiones laborales o despidos.

El razonamiento de otros para oponerse, está basado en la genética: la unión del óvulo y el espermatozoide - fecundación - da lugar a una nueva célula corporal con todos sus cromosomas y particularidades de ser humano en formación, más allá del período gestacional en que se encuentre.

Indudablemente estamos ante una peligrosa rejerarquización de valores, donde la vida humana corre riesgo, al ser poco apreciada, ante una cultura de la muerte en que se discute no solamente el aborto, sino la eutanasia y uso de embriones en investigaciones científicas.

La gran pregunta es: ¿filosóficamente qué está permitido y qué no?

Triste situación de la medicina mexicana, en que se está legislando sobre las el derecho a la vida, viviendo el ejercicio de la fuerza e influencia de politiqueros que buscan, a toda costa y sin medir consecuencias, mantenerse en los puestos de poder que les generan ingresos que no alcanzarían en otras ocupaciones, aprovechándose de nuestra mala particularidad de "dejar hacer, dejar pasar". ¿Qué opina?

[email protected]

RELACIONADAS

Dialogo

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry