Editoriales
JORGE PÉREZ ARELLANO
lun 21 oct 2019, 7:06am 1 de 6

Las mentiras de la 4T sobre Culiacán



Sin Restricciones

La jornada violenta ocurrida en Culiacán hace unos días es un hecho que tiene bastantes temas para analizar a fondo, que ha dado material suficiente a analistas nacionales e internacionales en seguridad, comportamiento social, comunicación no verbal y por supuesto en materia política.

Independientemente de los resultados que arrojó el "operativo fallido" en Culiacán y la violencia que se desató después o las causas que han permitido el fortalecimiento del crimen organizado en México, llama poderosamente la atención la cantidad de mentiras y contradicciones que en la peor crisis del actual Gobierno Federal dijeron públicamente.

Mentira 1: No fue un operativo, fue un encuentro casual en donde los militares respondieron a una agresión desde una vivienda, dijo el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonzo Durazo, en su primera aparición pública después de al menos tres horas y media de iniciada la jornada violenta en Culiacán, el jueves pasado.

Realidad: Al otro día, el mismo Presidente López Obrador contradijo a su funcionario, al decir que se trató de un operativo y que, al no salir como se esperaba, tomaron la decisión de suspenderlo. Y tan estaba planeado, que en Estados Unidos estaban enterados del operativo para inmediatamente solicitar la extradición del hijo de "El Chapo" Guzmán, como lo evidenciaron algunos medios internacionales.

Mentira 2: El Presidente fue el que tomó la decisión de suspender el operativo para impedir que se desatara una "masacre" en Cualiacán, dijeron gran parte de los funcionarios federales en la noche del jueves, tratando de defender al Presidente, cuando la crisis ya los tenía presionados ante las fuertes críticas por haber soltado a Ovidio Guzmán.

Realidad: No fue el Presidente quien tomó la decisión. Fue Alfonso Durazo y lo tuvo que hacer ya que estaba incomunicado el Presidente, debido a que se encontraba en un avión rumbo a Oaxaca y no les dio tiempo de esperarlo. López Obrador tuvo que reconocer después que él había avalado dicha decisión, pero durante el fin de semana trascendió (gracias a periodistas estadounidenses) que la decisión se tomó ya que hubo militares y familiares de soldados retenidos, como rehenes, a quienes amenazaron con matar si no soltaban a "El Patrón", como se escuchó en diversas comunicaciones por radio, en varios videos.

Mentira 3: Fue una decisión valiente del Presidente, un humanista, que permitió salvar muchas vidas inocentes a diferencia de otros sexenios, donde se priorizaba quedar bien con "otros países"; se soltó una jauría de críticas, dijo en pocas palabras la Presidenta Nacional de Morena.

Realidad: No fue así, la "valiente decisión" fue tan solo una consecuencia de la mala planeación. En redes sociales, perfiles ampliamente reconocidos ligados a la vida militar, han expresado la molestia que hay al interior de la Sedena y la Marina por no haber sido tomados en cuenta para dicho operativo, como en antaño, a pesar de buenos resultados en otras importantes capturas.

Y es que el fallido operativo fue diseñado para que la Guardia Nacional se colgara una "medalla", pero tan mal salió, que puso en riesgo la vida de militares y sus familias, algo que al interior de la Sedena ha causado un gran malestar, pues no es la primera ocasión en el sexenio que las malas decisiones de su Comandante en Jefe los ha dejado expuestos a sufrir agresiones verbales, físicas y hasta retenciones ilegales en diferentes estados de la República.

Mentira 4: Vamos bien, muy bien. La culpa es de los medios "conservadores" y de nuestros "adversarios" que se frotan las manos porque la estrategia de seguridad fracase, dijo al otro día el Presidente es su tradicional "mañanera", al referirse a los hechos de Culiacán.

Realidad: No señor Presidente. No vamos bien. Y evadir su responsabilidad para señalar a otros tampoco es la solución. Usted por bastantes años fue el principal crítico de las fallas de otros en las crisis de seguridad. Usted, infinidad de ocasiones aseguró que cuando usted fuera el Presidente esto cambiaría. Usted y sus tuits de otros años proponía soluciones y castigos cuando el Gobierno Federal fallaba, y ahí están las imágenes de sus publicaciones, pero cuando usted se equivoca solo sabe poner excusas.

Yo, igual que muchos millones más de mexicanos que no votamos por usted esperábamos que con el tiempo nos hiciera cambiar de opinión, que nos demostrara que estábamos equivocados. Pero tristemente ya vimos que no es así. Y lo que más nos molesta es que usted evada, acuse, señale, culpe y divague cuando hay problemas, pero que jamás asuma su responsabilidad al mando.

En la peor crisis de lo que va de su sexenio, López Obrador demostró que simple y sencillamente no está capacitado. Porque no comunicó, no tomó el mando, no dio la cara, porque no viajó al lugar de los hechos, porque prefirió callarse hasta el otro día. Además, acabó mandando un mensaje a la comunidad internacional sobre que en México quien realmente manda es el crimen organizado. Citando uno de sus tantos tuits cuando AMLO era el crítico principal de un Presidente: Esperamos que renuncie cuanto antes, porque ya demostró que no puede... ¿O usted qué opina?

Twitter: @jperezarellano

RELACIONADAS

Sin Restricciones

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry