Nacional / Aleatoria

Dividen política y racismo a Bolivia

EL SIGLO DE DURANGO, , actualizada 08:47 🕚
Dividen política y racismo a Bolivia

En el centro de la capital, los bolivianos no se cansan de decir que la calma retornó al país, pero en los suburbios de la ciudad, en el Altiplano, los indígenas marchan y explotan petardos amenazando con una guerra civil en sus cánticos.

Por un lado, los profesionistas, comerciantes y empresarios volvieron ayer miércoles 13 de noviembre a sus labores y a abrir sus negocios, pero a unos cinco kilómetros laderas arriba, los indígenas continúan su resistencia.

Y la verdad es que ambos grupos corresponden a un amplio porcentaje de la población, pero son más las 36 comunidades indígenas de la Amazonia.

Calculan que de los 11.05 millones de habitantes, el 60 por ciento son de esas 36 comunidades indígenas, de hecho, solo en el Altiplano de La Paz, la capital boliviana, hay 20 comunidades indígenas.

Al mismo tiempo que Jeanine Áñez, la presidenta transitoria, dio un nuevo mensaje a la nación en el que, aseguró, será derogada la sentencia "inconstitucional" 0084/2017, que le dio a Evo Morales la posibilidad de volverse a postular a un cuarto mandato, los indígenas amenazaron con guerra civil en la parte alta de La Paz.

Al grito de "nunca de rodillas, El Alto de pie", y "ahora sí, guerra civil", los marchistas convocaron a todas las comunidades indígenas a rechazar la presidencia de Jeanine Áñez.

Además, acusaron a los medios de comunicación nacionales de "racistas" y "vendidos" porque no estuvieron presentes en su protesta.

También utilizaron petardos y aseguraron que todos hablan en Bolivia de un policía caído de la Unidad de Operaciones Especiales, pero nadie habla de que en los enfrentamientos del pasado fin de semana también hubo muertos indígenas, incluyendo una niña.

"Hay mucho racismo, nos humillan y nos dejaron huérfanos sin Evo, pero nos tenemos que levantar, van a ver, somos muchos y ahora necesitamos a alguien que nos organice para seguir adelante; somos Amazonia", señalaron.

Dividen política y racismo a Bolivia
. (ARCHIVO)