Editoriales
ARLENE CONTRERAS
mar 3 dic 2019, 7:18am 1 de 7

Cuarto informe... mismo lugar; con otros datos



Desde otro Ángulo

Julio del 2018, un triunfo abrumador, que se etiquetó como el éxito de la ciudadanía mexicana que inspiró una nueva esperanza de un cambio verdadero, bajo la confianza de que se habría de aniquilar la corrupción, la pobreza y la inseguridad.

A un año de la toma de posesión como presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, tenemos otros datos.

Podemos atribuir que parte de sus logros superficiales corresponden al gran peso ha tenido la narrativa comunicacional, que ha tenido diversas características, enfocadas a justificar sus pocos avances y echar la responsabilidad, de todo, al pasado y a sus detractores.

Ante ello, la promesa emblemática de acabar con la corrupción y la bandera de la "austeridad republicana", han traído costos mayores que han ido empeorando la ejecución de políticas públicas orientadas a la población más pobre, como los servicios salud, guarderías y la atención a mujeres maltratadas; además de que se han retrasado otras que verdaderamente son urgentes como la aplicación de estrategias contra la inseguridad.

Clarísimo que los apoyos directos a la población más vulnerable, cuya disposición de esos dineros dependen exclusivamente de la decisión del presidente, tienen un alto grado de opacidad y de clientelismo político.

Queda en el aire el discurso de "primero los pobres", pues no hay evidencia clara de las decisiones dirigidas a la emancipación de los receptores de esos apoyos económicos. No hay evidencias específicas de cómo van funcionando estos programas, no hay números, estadísticas, "datos", sobre su impacto.

Lo que sí es notable es que todos esos mexicanos que dependen de subsidios y becas, son los que mantienen al presidente en buenos niveles de aceptación, en los diversos estudios de medición. Y cómo no evaluarlo bien, si de parte de él llegan, a sus manos, cuantiosos dineritos.

Cifras y más cifras, otros datos, son los que el presidente aprovechó y dio en su cuarto informe, al celebrar un año de llegar al poder; así como otros datos, constantemente, comunica en la mañanera, con base a lo que él necesita argumentar, desmentir, aclarar, denostar, atacar o sostener como su verdad.

La interrogante, es hasta dónde le alcanzará a la 4T aferrarse al desastre del pasado, frente a ciudadanos esperanzados en que llegue el cambio verdadero. El Presidente y su grupo de políticos están ante expectativas tan altas, que pueden convertirse en gigantescas decepciones.

@ArlnContreras

RELACIONADAS

Desde otro Ángulo

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry