Editoriales
RUBÉN CÁRDENAS
jue 12 dic 2019, 7:22am 3 de 7

¡Qué raro! García Luna tenía siete años en USA como si nada



La Raya del Tigre

Lo que menos imaginó Genaro García Luna es que un día, como sucedió este martes 10, sus amigos norteamericanos lo fueran a capturar como a uno de tantos delincuentes a los que él les había detenido para satisfacerlos, cuando era el policía preferido de los Estados Unidos y de dos presidentes mexicanos.

Por ese cobijo, eligió el estado de Florida para establecerse a partir del 2012, cuando terminó el sexenio de Felipe Calderón. Adquirió ahí dos propiedades, una de 3.5 millones de dólares y otra de similar precio, para vivir más que cómoda y despreocupadamente. Durante los últimos siete años nunca fue molestado por nadie y ninguna autoridad lo requirió.

Por eso, no deja de llamar la atención que este martes García Luna fuera aprehendido cerca de Dallas, Texas, acusado de tres cargos por conspiración de tráfico de cocaína y uno más por declaraciones falsas. El fiscal estadunidense, Richard P. Donoghue, aseguró que el expolicía había recibido millones de dólares en sobornos de parte del cártel de Sinaloa en tiempos que controlaba la Policía Federal mexicana y era responsable de la Seguridad Pública; es decir durante los dos sexenios panistas, ni más ni menos.

¿Y por qué de pronto les dio a los norteamericanos por detener a García Luna, si desde el 2012 lo alojaron en su país como a un personaje honorable, sin investigarlo por la compra de los dos millonarios inmuebles ni cuestionarle su tenebroso pasado en Seguridad Pública?

Los norteamericanos no ignoraban que Genaro García Luna fue el policía de cabecera de Vicente Fox y de Felipe Calderón, quienes le permitieron -pese a no ser especialista en seguridad, sino en ingeniería mecánica- escalar rápidamente desde el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, durante la década de los ochentas, hasta la titularidad de la Secretaría de Seguridad Pública, acumulando denuncias por corrupción y constantes violaciones a los derechos humanos de cientos de acusados. Pocos funcionarios tienen el negro historial de García Luna.

Las autoridades de allá también estaban al tanto de que intentó ser el mando único de las corporaciones policiacas federales, incluida la policía aduanera y fiscal, pero fracasó en ese intento por arrebatarle a la hoy Fiscalía General de la República y a la Secretaría de Hacienda esas áreas de investigación y persecución de delitos.

Luego, García Luna pretendió que todas las corporaciones estatales estuvieran regidas desde la institución a su cargo, pero encontró oposición de los gobiernos estatales y tampoco pudo desaparecer a las policías municipales. De cualquier modo, fue el hombre más poderoso en el manejo de la seguridad en los sexenios panistas y el gobierno del vecino país del norte lo sabía muy bien.

Sus presuntos vínculos con los cárteles fueron denunciados en México desde hace varios años, no es que trascendieron a partir del enjuiciamiento de Joaquín Guzmán Loera en la Corte de Brooklyn el año pasado. Fueron demasiados los excesos, abusos y componendas de este mal funcionario, como para que hasta apenas ayer lo consideraran un delincuente las autoridades norteamericanas, o, el colmo, para que no estuviera enterado su exjefe Felipe Calderón, quien torpemente tuiteó la tarde del mismo martes que "desconocía" la presunta comisión de delitos imputados a García Luna.

Queda claro, pues, que el control real del narcotráfico lo tienen nuestros vecinos del norte, porque permiten el florecimiento de un determinado cártel, lo aniquilan cuando quieren, apapachan al funcionario corrupto en turno y luego lo "bajan del columpio" cuando lo estiman conveniente; es lo que hicieron con Genaro García Luna y lo seguirán haciendo con otros, y más cuando dan tanta "tela de dónde cortar". De paso, los norteamericanos demostraron que están dispuestos a llevar una cordial relación con el régimen de López Obrador, al menos por el momento; empero, al tiempo.

COLMILLOS Y GARRAS

SEGÚN EL INEGI, el Congreso de Durango tuvo un presupuesto autorizado de 250 millones 838 mil 270 pesos, pero ejerció 266 millones 118 pesos, o sea unos 16 millones más de lo debido, durante este último año de ejercicio legislativo. Tendrán que comprobar nuestros legisladores dónde quedó ese excedente tan significativo... EMPLEADOS DEL SINDICATO de los Tres Poderes del Estado iniciaron ayer un paro de labores por la falta de pago de su aguinaldo, el cual debió ser entregado el día 10. Son 3 mil 300 afiliados a este gremio, en áreas administrativas y operativas de distintas dependencias del gobierno estatal, así como del Congreso del estado y del Tribunal Superior de Justicia... TAMBIÉN ESTÁN LISTOS para ir a la huelga los trabajadores de la Universidad Juárez del Estado de Durango, quienes siguen sin la recepción de su aguinaldo, que tiene como fecha límite pasado mañana.

Twitter @rubencardenas10

RELACIONADAS

LA RAYA DEL TIGRE

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2020. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry