editoriales / Aleatoria

Es tarde para Fátima…

Nota al margen

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
 Es tarde para Fátima…


Fátima Cecilia apenas tenía siete años de haber llegado a este mundo pero fue tiempo suficiente para conocer el lado más oscuro de la humanidad.

A esa edad, repleta de inocencia, incapaz de defenderse mediante la fuerza física, fue asesinada de una manera brutal. Su familia la llora y ahora es parte de la lista de muertas que crece y crece cada día sin que nadie pueda, o quiera, evitarlo.

Hemos escuchado hasta el cansancio que en México, en promedio matan diariamente a diez mujeres. Lo escuchamos sí, pero tal parece que no se logra concebir la magnitud del problema en el que nos encontramos.

A las mujeres las matan sus parejas sentimentales, los desconocidos que se cruzan por su camino, sus vecinos, sus familiares, sus compañeros de trabajo o hasta los propios elementos de las corporaciones de seguridad pública. Las mata la negligencia de las autoridades competentes de investigar en cuanto las reportan como desaparecidas, la indiferencia de una buena parte de la sociedad, la impunidad de la que disfrutan los asesinos.

Y con cada muerte, escuchamos los mismos discursos huecos de los políticos que se preocupan más por su imagen pública que por la vida de las personas: se castigará al culpable, se investigará hasta las últimas consecuencias, no habrá impunidad. Frases que se repiten hasta el hastío y se pierden entre caso y caso.

Ayer, siguió la lista de muertas. Entre las víctimas, se encuentra una bebé de apenas cinco meses de edad que fue arrebatada de los brazos de su mamá, en Saltillo, Coahuila. El terror no termina.

Nos encontramos envueltos en una ola de violencia feminicida y las miles de víctimas buscan justicia. Lo que menos se podría esperar de los gobernantes, en especial del Presidente de la República, es empatía, palabras que brinden algo de consuelo ante tanto sufrimiento. Pero Andrés Manuel López Obrador ni siquiera eso ha podido dar porque sus prioridades son otras.

Ante la actitud omisa de quienes gobiernan, en ocasiones los hechos nos rebasan, nos colapsan. La sanguinolenta realidad es dolorosa pero aquí está, así que solo podemos o sucumbir a ella, o luchar. Y una parte de sociedad organizada ha optado por lo segundo, por pelear, por gritar, por rayar paredes y edificios históricos que duelen más que la vida de una mujer para que se entienda la gravedad de la situación pero es necesario, urgente, que más personas se unan a este movimiento.

Los medios de comunicación señalan que cientos de personas acudieron al funeral de Fátima Cecilia, la pequeña de siete años que fue encontrada muerta en una bolsa de basura. Ojalá que toda esa atención se le hubiera brindado cuando estaba viva. Ya es tarde para ella pero aún se puede actuar para salvar la vida de muchas personas más. ¿Lo haremos?

PUNTO Y APARTE.- Este 19 de febrero se conmemoró el Día del Ejército, institución que pese a los errores cometidos por algunos de sus elementos y luego del escándalo de la captura-liberación de Ovidio Guzmán , se mantiene con un alto índice de confianza entre la población.

El Ejército Mexicano no atraviesa su mejor época con el mandato de AMLO, quien los ha designado como 'constructores' de sus proyectos, además de atarlos de manos para actuar contra los grupos del crimen organizado y de enrolarlos a su proyecto de la Guardia Nacional para perseguir migrantes. Asimismo, siempre está presente la declaración de López Obrador respecto a que quisiera desaparecer esta institución. Como están las cosas, todo es posible.

Nos leemos en Twitter: @citlazoe

 Es tarde para Fátima…
Nota al margen. (ARCHIVO)