editoriales / Aleatoria

Solidaridad

Agenda ciudadana

EL SIGLO DE DURANGO, ūüēö
 Solidaridad


Para interpretar tiempos como los que corren, viene bien acudir a un par de premios Nobel: Albert Camus, que lo fue en literatura (1957) y Paul Krugman, en economía (2008).

En su novela La peste, (1947), Camus abordó la desventura de una ciudad (Orán) atacada por una plaga -peste bubónica- y las consecuencias del confinamiento de sus habitantes mientras la epidemia agotaba su ciclo. Ese tiempo epidémico y sus efectos sobre la conducta y moral de los confinados, pasan por el filtro de un observador participante entregado a una lucha sin cuartel contra la peste: el médico Bernard Rieux y los juicios y acciones del círculo del que se rodea.

¬ŅQu√© sentido tiene la batalla contra ese gran sin sentido que es la peste? El bacilo finalmente podr√° ser arrinconado y obligado a 'permanecer durante decenios dormido' pero volver√° a reaparecer. Para Rieux, un hombre que no puede creer en ning√ļn Dios que fuera el origen de tan desmesurada tragedia, la peste siempre significar√≠a 'una interminable derrota' pues en este campo todo triunfo es provisional. Sin embargo, el sentido del esfuerzo y de la vida del m√©dico -sentido que adquiri√≥ de esa gran educadora que es un origen social en la miseria- consiste precisamente en no caer sin batallar, en empe√Īar energ√≠a y conocimiento en luchar a brazo partido por prolongar la vida de cada uno de los miembros de la comunidad bajo asedio que, en general 'son m√°s bien buenos que malos.'

Un personaje secundario, el periodista Rumbert, primero busc√≥ escapar de una ciudad que no consideraba suya por medios legales y luego ilegales para unirse a la mujer que cre√≠a amar, pero finalmente opta por quedarse y participar en la brega colectiva porque salvarse individualmente en medio de la batalla le har√≠a imposible alcanzar la felicidad que buscaba: el sentimiento de verg√ľenza del que huye lo impedir√≠a. Al reflexionar sobre la muerte de un amigo y colaborador, Tarrou, justo cuando la peste ha concluido, el doctor Rieux encuentra que de tiempo atr√°s su amigo hab√≠a perdido la esperanza y que s√≥lo 'en el servicio de los hombres' hab√≠a encontrado paz. Pero, sin la peste su batallar hab√≠a dejado de tener sentido.

Finalmente, una observación secundaria de Rieux sobre la prensa viene al caso: mientras duró la lucha contra la peste, la prensa, siguiendo una línea oficial, buscó no ahondar la alarma y desesperación de la población. En el México del COVID-19 puede afirmarse que la situación es exactamente la contraria.

Pasemos ahora a Krugman. La tesis de este economista laureado y batallador columnista del New York Times, (07/04/2020) fue elaborada para el caso norteamericano, pero f√°cilmente se puede adaptar al caso mexicano. Simplificando, el argumento es el siguiente: el papel del gobierno frente a la pandemia y frente a la crisis econ√≥mica may√ļscula que ha provocado no debe ser enfrentar la situaci√≥n como si fuera la propia de una depresi√≥n m√°s, al estilo de las de 1929 o 2008, sino hacerlo de manera diferente pues se trata de otra cosa: de un par√≥n tan brutal como inesperado no de la econom√≠a sino de la vida normal de la sociedad. Se trata de una cat√°strofe, como la vivida en el Or√°n de Camus pero infinitamente mayor.

Partiendo de este supuesto, Krugman argumenta que la reacci√≥n gubernamental debe ser acorde a la naturaleza del evento y su intervenci√≥n no debe corresponder a una pol√≠tica antic√≠clica que busque primeramente revivir empresas. No, debe dise√Īarse para enfrentar las consecuencias de la epidemia no al nivel de la empresa sino del individuo que perdi√≥ su empleo por la 'sana distancia'. Desde luego, nos dice el Nobel, no se trata de rescatar empresas mediante otra condonaci√≥n de impuestos a la Trump, sino de poner en marcha una 'coronavirus economics' que permita salvar la situaci√≥n concreta e inmediata de una cuarta parte de los trabajadores norteamericanos que de un d√≠a para otro vieron cortada sus fuentes de ingresos. No se debe implementar un programa de ayuda universal sino uno que remplace mientras dura la epidemia los ingresos de la parte m√°s d√©bil de la fuerza de trabajo que Krugman calcula en uno de cada cuatro norteamericanos. Es ese 25% de los trabajadores el que debe ser auxiliado directamente y de inmediato.

La fórmula Krugman no es, en esencia, diferente de la que se ha propuesto poner en práctica el gobierno mexicano: usar recursos siempre escasos de un fisco anémico, para mantener en el tiempo de la peste el ingreso mínimo de los que así subsisten, generalmente en la economía informal. Es una forma de solidaridad enteramente compatible con la del doctor Rieux, el de Camus.

[email protected]

 Solidaridad
Agenda ciudadana. (ARCHIVO)