editoriales / Aleatoria

Los cárteles eligieron balazos, no abrazos; falta la respuesta del Estado

La raya del tigre

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
Los cárteles eligieron balazos, no abrazos; falta la respuesta del Estado

A estas alturas del sexenio lopezobradorista, los cárteles de las drogas le han demostrado amplia y ruidosamente al Gobierno Federal que lo de ellos son los balazos, no los abrazos; los ejemplos ya se han ido acumulando: en Culiacán, el cártel de Sinaloa se salió con la suya al rescatar a Ovidio Guzmán López de una efímera aprehensión a finales de octubre último; el operativo en Guanajuato contra el cártel de Santa Rosa de Lima, encabezado por José Antonio Yépez Ortiz, "El Marro", quien sigue prófugo, no ha tenido un resultado exitoso hasta la fecha.

Y la semana pasada vino un desafío inédito del Cártel Jalisco Nueva Generación hacia el Gobierno Federal, al asesinar a un magistrado y a su esposa en Colima, así como perpetrar un brutal atentado en contra del secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, la mañana de este viernes. O sea, es demasiado en tan poco tiempo y esto ya exige una respuesta del Estado mexicano o, de lo contrario, quedaría como rehén de la criminalidad, junto con la ciudadanía, por el resto del sexenio.

Entonces, el Gobierno debe responder de manera inmediata y contundente a tan graves afrentas, antes de que comience un deterioro institucional y eso facilite la expansión del poder delictivo de estos grupos que tanto daño le han causado al país. O sea, lo que sigue es el empoderamiento del crimen y la absoluta impunidad en sus acciones, si no lo frenan.

En el operativo en que se intentó capturar a Ovidio Guzmán, la justificación para dejarlo en libertad fue proteger a decenas de familias que estaban siendo amenazadas en una unidad habitacional militar, así como a la sociedad civil atrapada enmedio de la reyerta. Muchos aplaudieron esta medida, aunque no fue una aprobación unánime para nada.

"Haiga sido como haiga sido" pareció que el Estado no tuvo capacidad de respuesta ante la reacción del cártel de Sinaloa y, hasta hoy, el hijo de Joaquín Guzmán Loera sigue en libertad, no se sabe dónde. Sus huestes protagonizaron el miércoles pasado un enfrentamiento que dejó como saldo 15 muertos en sierra la sinaloense, lo cual significa que no hubo acuerdo ninguno de paz.

Al inicio de esta semana, la captura de la madre, la hermana y la novia de José Antonio Yépez descompuso el entorno en varias ciudades de Guanajuato, una de las entidades más castigadas por el delito este año. Medio México vio llorar a este delincuente y maldecir a sus enemigos. "El Marro" sigue prófugo hasta hoy y la asignatura sigue pendiente.

En Colima, sicarios del CJNG asesinaron al magistrado Uriel Villegas y a su esposa Verónica Barajas, en presencia de sus pequeñas hijas y de la empleada doméstica. El funcionario judicial se había encargado de los juicios de extradición del hijo de Nemesio Oseguera, "El Mencho", líder de este cártel y, años atrás, de otro proceso muy importante relacionado con un hijo de un líder del cártel de Sinaloa. El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó la ejecución del magistrado y su cónyuge como "un crimen de Estado".

Por si alguna afrenta faltara, este viernes un comando de 28 elementos armados con fusiles de asalto, incluso calibre 50 y granadas de fragmentación, divididos en cuatro células, trataron de asesinar al responsable de la Policía de la capital del país, un acérrimo enemigo del CJNG al que le pulverizó su red en la ciudad de Chicago hace unos años. El poderío mostrado por esta organización criminal no puede quedar solamente en un acuse de recibo por parte del Gobierno Federal.

Al menos, en la detención de las afines al "Marro" no las pusieron en libertad, como lo que pasó en Culiacán, pese a la presión del grupo, que incendió autos, bloqueó carreteras y causó destrozos para intimidar al Gobierno. A este criminal se le han cortado los recursos financieros y parece inminente el fin de sus correrías, pero falta verlo.

En lo que respecta al atentado en contra de Omar García Harfuch, en el que murieron dos policías y una mujer de 26 años, vendedora ambulante que se dirigía a su trabajo, se detuvo inmediatamente a 12 sujetos y en las siguientes horas a otros siete, entre estos al presunto autor intelectual del ataque y se catearon varios domicilios ligados a ese hecho. Sin embargo, llegó la hora de demostrar toda la fuerza del Estado, porque si no se captura a estos peligrosos delincuentes y se desmantela su red, representaría el fracaso de otro Gobierno en contra de la delincuencia.

COLMILLOS Y GARRAS

LA CONDICIÓN DEL sector hotelero en Durango sigue siendo crítica y no se sabe cuándo terminará. Al inicio de la pandemia, la ocupación de cuartos fue del 6 por ciento; con el paso de las semanas alcanzó el 12 por ciento y ahora la expectativa de los hoteleros es que llegue al 30 por ciento, aunque sea a finales del año... LA CANCELACIÓN DE la Feria Nacional Durango 2020 y de los festivales culturales Ricardo Castro y ahora el Revueltas, impidió la llegada de visitantes y de turistas amantes de la cultura, que en años anteriores ya andaban por aquí ... LAS LLUVIAS DE este fin de semana propiciaron una baja en el intenso calor de estos días y, lo más importante, aumentó las expectativas de los campesinos de Durango, que ya estaban desesperados por la falta de agua para sus cultivos.

Twitter @rubencardenas10

Los cárteles eligieron balazos, no abrazos; falta la respuesta del Estado
La raya del tigre. (ARCHIVO)