Nacional / Aleatoria

A la vuelta de la esquina

Columnista invitada

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
A la vuelta de la esquina

La expresión que da nombre a estas líneas es de dominio público y por lo tanto coincidente con el de varias películas y libros. La usamos cuando queremos señalar que algún acontecimiento está próximo a suceder, es decir, algo que va a ocurrir en un futuro cercano.

De acuerdo a la normativa vigente, el proceso electoral local para renovar integrantes del Congreso inicia el primero de noviembre; no obstante, las instituciones electorales y los partidos políticos abordan ciertas actividades denominadas preliminares por lo que es común encontrar en los medios de comunicación notas de tinte electoral.

El proceso local 2020-2021 está a la vuelta de la esquina y nos depara algunas particularidades:

En primer lugar, debemos saber que es un proceso concurrente, se elegirán diputados locales y diputados federales en una misma casilla electoral, lo que significa que el Instituto Nacional Electoral y el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Durango en unidad y coordinación trabajan de la mano respetando competencias y atribuciones.

De puerta al proceso electoral, no podemos dejar de mencionar que, con fecha 13 de abril, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma a seis leyes generales y dos federales en materia de Violencia Política Contra las Mujeres en Razón de Género, otorgando la facultad de sustanciar este tipo de violencia a las autoridades administrativas electorales a través de un procedimiento especial sancionador. Los órganos electorales estamos preparados para responder a las nuevas atribuciones que se nos confieren.

No es ningún secreto la difícil situación que vivimos ciudadanos e instituciones, y es que, a nivel personal, laboral, individual y colectivo, compartimos un reto en el desarrollo y preparación de este inminente proceso electoral. Me refiero a la capacidad de adaptación ante la nueva normalidad que nos dicta la contingencia sanitaria por Covid-19. Los derechos políticos no pueden entrar en contraposición con el derecho a la salud de las personas. Es por ello que las herramientas tecnológicas ya no son una alternativa: se convierten en una necesidad, y el Instituto Electoral local cuida de colaboradores y funcionarios electorales lo mismo que de todos aquellos que acuden a las instalaciones a realizar algún trámite o consulta sin menoscabo, desde luego, del cumplimiento de las obligaciones constitucionales y legales desarrolladas bajo el precepto de los principios rectores ya conocidos (certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad).

Otro de los retos que se presentan y que de alguna manera tiene que ver con el anterior es en cuestión de comunicación; continuar informando en los medios tradicionales como prensa, radio y televisión, a la par de que se abren canales en plataformas digitales y redes sociales. Queremos una sociedad civil que apueste por la calidad de las noticias y la veracidad de la información; una sociedad que no deje de opinar y hacer valer sus derechos de libre expresión.

Hay temas pendientes en la agenda electoral. Por citar algunos, el registro y en su caso acreditación de nuevos partidos políticos y su repercusión en la redistribución de financiamiento y prerrogativas; la integración de cuatro nuevos consejeros electorales en el Instituto Nacional y la designación de un Consejero Presidente para el Instituto Local. De igual manera, se pretende llevar a cabo el concurso público para ingresar al Servicio Profesional Electoral Nacional modalidad Organismos Públicos Locales Electorales. No descartemos tampoco una reforma a la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales para el Estado de Durango, ya que aunque los días pasan, y pasan rápido, estamos a tiempo de que se apruebe alguna de las iniciativas presentadas. Todo esto deberá de ser antes al inicio del proceso electoral.

Precampañas, convenios de coalición, de candidaturas común, acciones afirmativas a favor de grupos minoritarios, integración de consejos municipales y convocatoria para observadores electorales, sin duda alguna, estarán sobre la mesa en la segunda mitad del año. Adicional a lo anterior, para lograr el desarrollo armónico de un proceso electoral y el fortalecimiento de nuestra democracia hace falta la participación ciudadana; te invito a que estés atento y sigas de cerca las actividades del IEPC. Participa, involúcrate, comenta y suma desde ahora al proceso 2020-2021 que está próximo a iniciar ya que, entre todos, nuestro sistema electoral se robustece.

* La autora de la columna es consejera electoral del IEPC.

A la vuelta de la esquina
Columnista invitada. (ARCHIVO)