Nacional / Aleatoria

“No somos una moda”

ENTREVISTA | Lupita, una joven del movimiento, pide a la sociedad que no los discriminen

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
“No somos una moda”

Son absurdos los argumentos que se manejan para justificar agresiones hacia nosotros, el expresar sentimientos y tener ciertos gustos son parte nuestra personalidad, sostiene Lupita, una joven estudiante de licenciatura.

En defensa de su grupo y amigos “emos” advierte a los darketos, rockeros y metaleros de Durango que aun y cuando emprendieron una campaña de agresión no conseguirán cambiarlos, pues sostiene que expresar sentimientos y tener influencia de la corriente ochentena del punk son rasgos de la personalidad y no una moda ni una actitud que dañe a la sociedad.

Lupita llegó puntual, algo nerviosa, pero con el ánimo para hablar de la subcultura a la que pertenece e identifica como “emos”, esto en un encuentro que se pactó en el Centro Histórico de la ciudad a escasos pasos de la Plaza de Armas, donde la noche anterior estudiantes dominados por la intolerancia pusieron en jaque a las corporaciones policiacas al intentar agredir a sus iguales.

¿En qué país se originó el movimiento anti “emos”?

Hace unos años en Argentina se dieron ataques, pero esto viene desde antes, los hacen aquellos que dicen que nos odian porque somos una combinación entre darketos, punks y de varias subculturas, es decir, porque no tenemos una identidad propia.

No le veo razón (sic) a que nos ataquen. En Querétaro nos están agrediendo pero lo hacen más contra hombres “emo” porque dicen que se visten como niñas, entonces me pregunto ¿los ataques son por homofobia?

¿Tienen alguna forma los “emos” de convocarse, de concentrarse?

No, contrario a lo que se piensa de nosotros, somos como cualquier otro grupo de personas, nos juntamos como amigos, a lo mejor hay quienes se citen por e-mail, pero si lo hacemos ahora es para luchar contra la estúpida discriminación que existe.

De ustedes se comenta que tienen tendencias homosexuales, que son suicidas y que por eso siempre están deprimidos.

Es un error atañarles a todos los “emos” esas características, no todos somos suicidas ni antisociales, es como decir que todos los metaleros se drogan y que los darketos son satánicos.

¿Entonces existe desinformación e ignorancia sobre su grupo?

Es que la gente se deja llevar por los clichés…no siempre los “emos” están tristes, lloran o se cortan las muñecas, somos como cualquier persona y tal vez algunos de nosotros expresen más sus sentimientos.

Nos vestimos de negro, llevamos el cabello con algo de color y eso hace que hacia los hombres se dé más el rechazo, la discriminación.

¿Cómo elegiste ser una joven “emo”?

Yo no elegí vestirme así, ni un día me levante diciendo voy a ser así…es algo que ya traes, es tu personalidad. Desde que inicié mi pubertad me gustó la música (que escuchan los “emos”) y me visto así porque me gusta.

La gente me preguntaba ¿eres “emo”? Y la verdad yo no sabía qué era eso, por eso a los 15 años me puse a investigar en el Internet qué eran los “emos” y cuando descubrí que coincidía en ciertos rasgos, entonces dije, sí soy “emo”.

¿Cuál fue su origen?

El punk es nuestro papá, el punk va hacia las emociones.

¿Los demás los llamaron “emos” o ustedes se autonombraron?

Nos autonombramos.

Se les describe como jóvenes que llevan acciones radicales, ¿qué piensas?

Algunos lo son, pero no es un lineamiento entre nosotros, hay quien así decide ser, pero ser tranquilos o radicales es simplemente una forma de vida, una elección.

¿Por qué enfrentarse en Paseo Durango?

Paseo Durango ya era la zona donde nos reuníamos, es clásico que nos veamos ahí.

¿Qué les dirías a quienes tienen la intención de golpearlos y desalojarlos de algunos sitios de la ciudad?

Que abran su mente, que un “emo” es igual a cualquier persona… tal vez sí somos algo diferentes, pero sólo en gusto de música, pero ellos (darketos, metaleros, rockeros) también tienen sus gustos y no por eso nosotros nos metemos con ellos.

Cada persona es un mundo y piensa diferente. Si este mundo fuera igual no habría entonces diversidad ni oportunidad de elección, todos seguiríamos un padrón y entonces sí ¡qué flojera!

Con violencia quieren cambiarnos, quieren que seamos igual que ellos y no se va a poder. Si siguen así, qué ridículos.

Se debe entender que no somos una moda, la moda son ellos, la moda ahora es atacarnos y eso sí va a desaparecer, nosotros no vamos a desaparecer, porque con sus acciones lo único que nos están dando es publicidad.

“No somos una moda”
ENTREVISTA | Lupita, una joven del movimiento, pide a la sociedad que no los discriminen. (ARCHIVO)