Durango

ECONOMÍA

Adiós a los kilos en la canasta básica

Precios. Los precios cada vez están más por las nubes y las amas de casa hacen de todo para lograr que con el poco dinero todos coman.

Precios. Los precios cada vez están más por las nubes y las amas de casa hacen de todo para lograr que con el poco dinero todos coman.

SAÚL MALDONADO

Para las amas de casa hoy en día los kilos desaparecieron, ahora se compra lo necesario para la comida, de a puñitos, cuando hay, en ocasiones se tiene que hacer ayunos forzados o engañar al estómago solo dándole sabor de carne a la sopa. Son tres historias de cómo las amas de casa sufren hoy en día para lograr alimentar a la familia.

Angela Velázquez tiene 75 años de edad, vive en el Durazno, pero suele venir a la capital una vez a la semana para comprar lo necesario para la comida, lo básico, pero a diferencia de otras ocasiones, ya no compra por kilos, ya pensar en un kilo de papa, imposible, un kilo de aguacate, es una barbaridad.

"Pues aquí, comprando de a puñitos, ya los kilos desaparecieron porque todo está muy caro y pues no hay nada que podamos hacer", dijo Doña Angela.

Reconoció que, en otras ocasiones, a pesar de la carestía, bastaba con comprar más papa, picarla y era suficiente para hacer rendir la comida, para que alcance para todos. Pero ahora ya la papa está cara, ya no alcanza para hacer rendir los alimentos.

Ella no solo tiene que gastar en lo que va a llevar para la comida, a parte tiene que gastar en el autobús, pero a pesar de ello, prefiere venir a comprar todo a la ciudad que comprar en las tiendas de El Durazno donde todo está todavía, más caro.

"No hombre, allá le cargan la mano, con lo que aquí gasto, incluyendo el autobús, me sobra que si todo lo comprara allá, que no ve que allá aparte de los costos, le suben porque nos cobran el flete, no, mejor compramos aquí, aunque también esté caro", dijo.

Pero no es la única ama de casa que tiene que batallar en las compras para hacer la comida, la señora Laura Sara Trujillo Hernández tiene 48 años de edad, vive en la colonia Valle del Guadiana y trabaja en una tienda de conveniencie, este año le aumentaron 100 pesos a la semana en su sueldo.

Sin embargo, esos 100 pesos semanales hoy se ven pulverizados con los aumentos en la canasta básica.

Reconoció que hoy en día ha retirado la carne de la comida en casa y a lo mucho, compra unos cientos de gramos solo para darle sabor, porque pensar en dar de comer carne a los 10 que viven en la vivienda, "imposible", dijo.

"La otra vez mi esposo me preguntó qué le había puesto a la comida porque sabía mucho a pollo, la verdad, compré dos piernitas y con eso hice la sopa, solo para darle sabor", comentó.

Incluso, señaló que ahora hasta la tortilla ya está en 20 pesos el kilo y que ella prefiere caminar casi un kilómetro para acudir a un centro comercial donde la adquiere a 13 pesos el kilo, pero aclaró, que ahí solo va por las tortillas porque comprar otras cosas, le sale mucho peor, "prefiero caminar ese kilómetro y me ahorro siete pesos", dijo.

Raquel González tiene 83 años de edad, ella vive sola y solo tiene de ingreso la pensión de los 68 años y más.

"Yo no tengo marido, ni nada, vivo de mi pensión y de lo que Dios me dé", y reconoció que ella a pesar de estar enferma, porque es hipertensa, existen días que ha tenido que hacer dieta o ayuno obligatorio.

Dijo que en ocasiones acude a comprar lo que le alcance con 50 pesos, pero hoy en día con ese dinero ya no se completa nada.

"De por sí yo ya me había quitado hasta el pollo de mi alimentación, hoy también he retirado las tortillas porque ya están caras, cuando vengo a comprar lo necesario, ya ni un dulce me puedo comprar para mí", comentó.

Doña Raquel aseguró que ella prefiere hacer de comer un solo día a la semana con lo que tiene y guarda en el refri lo que hizo para ir administrando en la semana, pero si fueron días malos, en ocasiones ese guardado no termina la semana y entonces es cuando se ve obligada a hacer el ayuno forzado.

Tres historias diferentes, pero con una misma similitud, las amas de casa tienen que hacer de todo para hacer rendir la comida, con lo mismo de dinero hoy en día tienen que alimentar las mismas bocas, aunque todo esté mucho más caro.

Saúl Maldonado / El Siglo de Durango

Escrito en: ECONOMÍA DURANGO CANASTA BÁSICA hacer, tiene, comprar, solo

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Durango

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas