Editoriales

OPINIÓN

Crisis política PRIANista, segundo desafío para Esteban

Contrapesos

Crisis política PRIANista, segundo desafío para Esteban

Crisis política PRIANista, segundo desafío para Esteban

VÍCTOR MONTENEGRO

Se llegó el mes de agosto y con él la cuenta regresiva final para la actual administración estatal. Los equipos de entrega-recepción han sido formalmente conformados y oficialmente dados a conocer; sin embargo, la entrante gestión que encabezará Esteban Villegas Villarreal, prácticamente y ya nada más de mero trámite, corroborará lo que evidentemente ya sabe, y eso es que las arcas del Estado se encuentran en deplorable situación financiera.

Ciertamente las necesidades de Durango y sus habitantes son muchas y más grandes, en comparación con las que se tenían a principios del sexenio que está a punto de concluir, por lo que los desafíos serán igualmente grandes y complejos para un gobierno estatal de coalición, hablando principalmente en materia económica por la situación financiera que heredará del saliente régimen.

Si bien de lo anterior hablamos ya en pasadas entregas de este espacio editorial, refiriendo específicamente a que el tema financiero sería el principal reto del gobernador electo inmediatamente al rendir protesta como mandatario, es importante destacar que la crisis política que deberá encarar será también de suma relevancia para su gestión, pues su propio partido, el Revolucionario Institucional, así como su aliado Acción Nacional, no viven un momento idóneo ni en el plano nacional, muchos menos en lo local.

En principio de cuentas y por la parte del PRI, Esteban tendrá que encontrar la manera de sortear de forma inteligente los aprietos que afronta actualmente el tricolor, para que los mismos no alcancen a infamar su futura administración. Y es que el desprestigio social en el que lo tiene sumido el actual dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, puede salpicarle de lodazal por las denuncias de corrupción en su contra y la exhibición de conversaciones privadas.

El Presidente nacional del PRI se victimiza y se dice estar siendo inmolado por una persecución política, mientras sostiene un forcejeo intenso con el gobierno de la 4T. En tanto, Esteban Villegas continúa buscando la forma de poder "enamorar" de Durango al presidente Andrés Manuel López Obrador, haciendo lo propio y aprovechando el tiempo para adelantar trabajo, reuniéndose y gestionando cual si fuese ya mandatario con funcionarios cuatroteistas de primer nivel.

En la parte del PAN, la imagen negativa por los grandes pendientes que heredará de la administración encabezada por el todavía gobernador, José Rosas Aispuro Torres, es una controversia que puede poner a Villegas Villarreal entre la espada y la pared, al ser un gobernante emanado de una alianza electoral que le compromete políticamente con Acción Nacional. No obstante, la sociedad duranguense le demanda dar certeza en que habrá una efectiva rendición de cuentas.

En ese sentido y luego de un tiempo prudente de hermetismo en cuanto a los nombres de quienes integrarán su equipo, ayer el gobernador electo reveló los generales de quienes entrarán al primer redondel, y serán los encargados de recibir la trágica administración estatal panista. Entre los perfiles se encuentran personas de conocida experiencia en asesoramiento político e instrumentos jurídicos, pero sobre todo, en disciplina financiera.

EN LA BALANZA.- Esta semana había programado un encuentro con medios de comunicación por parte de las dirigencias estatales del PAN y el PRI, partidos encabezados por Verónica Pérez Herrera y Arturo Yáñez Cuéllar quienes, respectivamente, tratarían temas relacionados con la alianza "Va por Durango" y el compromiso de trabajo con el gobernador electo, Esteban Villegas. Tras la convocatoria y apenas a unos cuantos minutos de haberla enviado a los reporteros de la fuente, sin explicación alguna y de tajo fue cancelado. ¿Será que por el momento al sanjuanero lo estigmatizan ante el mesías de Palacio Nacional?

CERROS SECOS Y PELONES... Y en más de la sequía, resulta que integrantes de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera de la presa Las Tórtolas exigen a las autoridades de Durango que se dejen de extraer altos volúmenes de agua del sistema de represas, ya que por la falta de agua se ha afectado la cantidad de peces y con ello la economía de 38 familias del poblado de Nuevo Graseros, municipio de Lerdo, y otros 15 pescadores del poblado Emilio Carranza. Se quejan que desde hace 10 años no tienen apoyos del gobierno estatal para la crianza de peces, pero además cuestionaron la sustentabilidad del proyecto Agua Saludable del gobierno federal, al recordar que las presas están por debajo del 30 por ciento en sus niveles.

Twitter: @Vic_Montenegro

Escrito en: Contrapesos Esteban, gobierno, Durango, gobernador

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Editoriales

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas