Nosotros

PADRES E HIJOS

Respeto y tolerancia, claves para la sana convivencia

PADRES E HIJOS

Respeto y tolerancia, claves para la sana convivencia

Respeto y tolerancia, claves para la sana convivencia

IGNACIO ESPINOZA GODOY

Los valores y principios morales que se nos inculcan en el hogar, sin duda, representan las bases más importantes para aprender a respetar y a ser más tolerantes con quienes nos rodean, pues a partir de ahí generaremos relaciones de una mayor armonía, estabilidad y duración en todos los ámbitos donde nos desenvolvemos.

Lo anterior viene a colación, amable lector(a), a raíz de que, en el municipio de Zapopan, municipio de Jalisco, se registró un incidente que conmocionó a todo el país, en virtud de que una joven señora, llamada Luz Raquel "N", fue atendida luego de que su cuerpo ardió tras ser rociado con alcohol en un parque público.

Debido a que el incidente fue en un sitio público, no faltó quien solicitara auxilio a las autoridades, y aunque la señora recibió apoyo de los cuerpos médicos y de seguridad, no fue suficiente, ya que poco después falleció víctima de las graves quemaduras que sufrió en por lo menos la mitad de su cuerpo.

Como antecedente, le comento que Luz Raquel ya había sido agredida por uno de sus vecinos, quien le habría arrojado cloro industrial debido a que la mujer tiene un hijo con diagnóstico de autismo y el cual, por este padecimiento, sufre episodios de epilepsia que, al parecer, le molestaban a uno de esos vecinos, al grado de que la amenazó con pintas en la pared en las que ya anticipaba que la quemaría viva.

Y precisamente a raíz de esas amenazas que la hacían temer por su integridad física y la de su hijo, Luz Raquel interpuso una denuncia previa en la que dejó asentado su miedo a ser víctima de otra agresión igual o peor que la que ya había sufrido con cloro industrial.

De manera lamentable, pese a que Luz Raquel ya había denunciado por el delito de lesiones, no se detuvo a nadie por esa agresión, de tal forma que un nuevo intento por ser atacada continuaba latente, hasta que ese día llegó, con el desenlace que ya todos conocemos.

Lo más grave de este asunto es que sólo se detuvo a una persona, y todavía las autoridades nos salen con la versión de que esa persona que fue aprehendida permanece en prisión sólo en su carácter de presunta sospechosa, ya que no se tiene la certeza de que haya participado en el episodio de ese ataque que le costó la vida a Luz Raquel.

Días después, se dio a conocer que hay pruebas de que Luz Raquel pudo atentar contra su vida, ya que existe un video donde se observa, presuntamente, que esta mujer compró en una farmacia el alcohol con el que supuestamente ella misma se roció, o alguien más, en complicidad con ella misma, le ayudó a concretar ese plan.

Por supuesto que la actuación de las autoridades judiciales de Jalisco dejó mucho qué desear ante su ineficacia para detener al responsable de una cobarde primera agresión y que luego derivó en el deceso de Luz Raquel que movilizó a colectivos y población en general que se unieron para demandar la aprehensión de el o los culpables de ese primer ataque.

Sin embargo, lo que más nos llama la atención es que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, se atreve a asegurar que el aparato de justicia a su cargo, e incluso de la Policía Municipal de Zapopan, hicieron todo lo necesario para proteger a Luz Raquel, pero que si una persona tiene la determinación de dañar a otra, no hay autoridad que pueda evitarlo, con lo que evidenció su ineptitud, su incapacidad y su ineficacia para proteger a una población que demanda mejores niveles de seguridad, sobre todo en la vía pública.

Qué tristeza, coraje e impotencia nos generan ese tipo de declaraciones, cuando las autoridades pudieron detener al presunto responsable antes de muriera Luz Raquel, víctima de graves quemaduras.

Por ello, la actuación de las autoridades municipales y estatales nos continúa causando una profunda indignación, pues no hicieron lo necesario para intervenir oportunamente, con lo que se pudo evitar el deceso de Luz Raquel y que ahora dejó en la orfandad a su pequeño hijo, del cual ahora, según se dijo, se harán cargo las instituciones correspondientes y que atienden padecimientos como el autismo.

No obstante, y suponiendo que las autoridades cumplieran con su obligación y detuvieran a el o los responsables de la agresión contra Luz Raquel, lo más importante es que no pudieron prevenir ese incidente que derivó en su posterior fallecimiento, cuando tuvieron todos los elementos para proceder contra el autor del primer ataque.

Tras hacer todo este recuento, estimado(a) lector(a), la reflexión y la lección que nos deja ese penoso, doloroso y lamentable deceso es que la justicia en nuestro país no se imparte de manera pronta y expedita, como esperaríamos que así sucediera en todo tipo de delitos.

De otra manera no se explica la forma en que murió Luz Raquel, aunque ella misma hubiera planeado esa "autoagresión", de tal forma que ese "autoataque" (si es que así ocurrió) no sólo fue contra Luz Raquel, sino contra todo el pueblo de México, que exige justicia, que sólo se podrá satisfacer con la detención de el o los responsables de esa muerte que nos duele como sociedad y que, por ello, alzamos la voz para que no vuelva a ocurrir un deceso con esas características.

Escrito en: PADRES E HIJOS Raquel, Raquel,, autoridades, deceso

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Nosotros

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas