Editoriales

Contrapesos

Se viene más guerra intestina en Morena

Contrapesos

Se viene más guerra intestina en Morena

Se viene más guerra intestina en Morena

VÍCTOR MONTENEGRO

En Movimiento de Regeneración Nacional todavía no se asimila el descalabro sufrido por haber perdido la elección a la gubernatura de Durango; sin embargo, las pugnas internas por ocupar las posiciones de poder prevalecen, sin que al parecer tampoco se asuma que han sido la desunión y los conflictos domésticos el factor más lacerante que les ha provocado las últimas derrotas como partido en el estado.

La ansiada unidad es hora que no se percibe al interior de Morena en la entidad y difícilmente se avizora en el horizonte político local. Y es que apenas se diera el fracaso electoral de la 4T en el estado, cuando de inmediato surgieron las voces disconformes que pidieron la cabeza de Otniel García Navarro como dirigente estatal, responsabilizándole plenamente de la derrota en la contienda del pasado 5 de junio.

No obstante, la renovación del comité estatal de Morena ya estaba contemplada con antelación - al igual que las de todos los estados del país- pues la reestructuración de los órganos internos, así como las dirigencias de comités y consejos estatales, ya se venía perfilando con miras a consolidar la plataforma política rumbo a la elección presidencial del 2024.

Hoy ese proceso está abierto y, tras la convocatoria, la Comisión Nacional de Elecciones recibirá las solicitudes de todas y todos aquellos aspirantes a ser consejeros, para de entre todos seleccionar solamente a 40, quienes luego tendrán la responsabilidad de elegir, mediante el voto depositado en urna, ya sea a una mujer o un hombre de entre quienes aspiran a conducir los destinos del partido de manera local.

En ese contexto, será que Morena en Durango entre nuevamente a un campo de batalla; de rispidez, disputa estéril y encontronazos abruptos, primero, por la lucha que seguramente se dará por parte de los grupos para colocar a más de sus alfiles entre esos 40 consejeros, y luego por los propios cabecillas, quienes ya están más que apuntados para ser el que jale las riendas del partido de Andrés Manuel López Obrador en tierra de alacranes.

Por otra parte, en el plano legislativo las cosas no andan mejor para Morena, pues también con la coyuntura abierta debido a la derrota electoral, además de la percepción que tienen algunos por un presunto debilitamiento de los liderazgos actuales, en el Congreso del Estado de Durango se abrió otro frente en la lucha por la coordinación del Grupo Parlamentario.

En esta otra línea de la guerra intestina de Morena, la diputada Sandra Lilia Amaya Rosales intentó dar un albazo para arrebatarle al también diputado morenista, Christian Jean Esparza, la coordinación del Grupo Parlamentario de este partido en la actual legislatura, según confirman algunas fuentes, auspiciada desde el Comité Ejecutivo Nacional por Mario Delgado Carrillo, con quien se reunió en días previos para negociar este espacio de poder.

La legisladora Amaya Rosales pudo colocar la idea por pocos días en algunos espacios de opinión y medios informativos, no obstante y a pesar de haber presentado oficio ante la Comisión Permanente sobre su supuesta designación como nueva coordinadora, el ensamble se le vino abajo cuando, una semana después, fueron presentados tres oficios por parte de diputados morenistas, del dirigente estatal y el propio Jean Esparza para notificar que sigue siendo el coordinador de Grupo Parlamentario.

EN LA BALANZA.- A la espera de que algo o alguien pueda reconstruir Morena de entre las ruinas que han quedado, los intereses y las ambiciones por encumbrarse en alguno de los pocos espacios de los que se pueda sacar raja política siguen pesando más entre los militantes de este partido en Durango. Dos de esos lugares, ciertamente, son la dirigencia estatal y la coordinación del Grupo Parlamentario, siendo esta última la que llevaría a quien la ostente a ser el presidente o la presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política en el Congreso del Estado en el último año de la actual legislatura, donde además de poder también hay recursos.

CERROS SECOS Y PELONES... Durante lo que va del 2022 la marihuana y los estimulantes, sobre todo el cristal, son las drogas ilegales que encabezan la lista de las más consumidas dentro de los usuarios que acuden al Centro de Integración Juvenil Laguna de Durango, el que se encuentra en el municipio de Lerdo. En los primeros cuatro meses del año ahí se atendieron a 180 personas, 100 pacientes y 80 de sus familiares, lo que representa un promedio de 25 personas por mes. En ese mismo periodo, pero en Gómez Palacio, entre 20 y 25 jóvenes de edades de los 16 a 19 años fueron canalizados por el Instituto Municipal de la Juventud por este tipo de problemas al Centro de Integración de la Juventud y en la Asociación Civil RENACE.

Twitter: @Vic_Montenegro

Escrito en: Contrapesos partido, Morena, Grupo, coordinación

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Editoriales

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas