Editoriales

OPINIÓN

¿Será?

Agenda Ciudadana

¿Será?

¿Será?

LORENZO MEYER

En su último libro, Una breve historia de la desigualdad, (2022), el economista francés, Thomas Piketty -un estudiosodelos orígenes y evolución de la desigualdadsocial- ofrece una visión del futuro que es, entre otras cosas, una alternativa socialista ala interpretación que hiciera hace 30 años el norteamericanoFrancis Fukuyama en El fin de la historia y el último hombre.

La visióndel profesor Fukuyamafue producto del optimismo que despertó en Estados Unidos el triunfo sobre la Unión Soviética en laGuerra Fría. Desde esa perspectiva Fukuyama concluyó que el futuro sería la última etapa de un largo proceso histórico destinado a consolidar eléxitode una economía de mercado global y de la democracia política. Podía haber velocidades nacionales distintas,pero no existía alternativaviable alcapitalismo y a la democracia liberal.

Hoy el economista francéstambién presupone un "fin de la historia" es decir que hay una cierta dirección en el desarrollo humano- "el progreso humano existe" afirmay se hace evidente a partir de fines del siglo XVIII- aunque su marcha ya no sea tan claracomo la avizoradapor el politólogo norteamericano.

Piketty propone como punto de partida del análisis el concepto de igualdad. En su afán de librarse de estructuras injustas e ilegítimas la humanidad han ido dando contenido a la idea de igualdad y esa idea puede ser punto de partida para armarunavisiónalternativa al futuroanunciado por el académico norteamericano. Esa visión también es optimista,pero con mayor carga de incertidumbres y donde las regresiones siempre son posibles.

El ensayo de Pikettyestá sustentado en los datos de sus dos libros anteriores donde el economista hizo usode las serieshistóricas de datos cuantitativos nacionales y globales disponibles y manejadosde manera muy sofisticada gracias a las computadoras.

Tres son los ejes del planteamientodel economista francés en su examen de los últimos dos siglos y medio. Primero, en cualquier comunidad las desigualdades sociales son productodel funcionamiento histórico de sus sistemas políticos y justamente por ello su organización institucional siemprepuede ser modificada y adquirir formas muy diferentes de las heredadas.A partir de finales del siglo XVIII aparece un segundo eje:el surgimiento de una tendencia en favor de una mayor igualdad social, tendencia que regularmente se materializa en protestas, motines, insurrecciones y revoluciones que son reacciones contra situaciones que capas amplias de la población percibe como injustas y por tanto ilegítimas e intolerables, y que van desde las revueltas campesinas europeas del siglo XVIII, pasando por la Revolución Francesa,insurrecciones de esclavos, las luchas contra el colonialismo o el apartheidhasta las recientes movilizaciones de los "chalecos amarillos" en Francia o el #Me Too norteamericano. El tercer eje lo constituyen las consecuencias desastrosas de las grandes crisis financieras como las de 1929 o 2008.

A diferencia de las teorías sostenidas por la izquierdaantes del colapso de la URSS, la supuesta marcha hacia la igualdad de Piketty no brinda una certeza ni tampoco traza una única vía por la cual se supone que ya nosencaminamos hacia ese posible "fin de la historia". Al respecto el autorno ofrece certidumbres, lo que hace es argumentar de manera clara que su perspectiva tiene lógica y legitimidad y que es factible.

Dentro de cada estructura política nacional y en el sistema internacionallos intereses que se benefician de la desigualdad son muy vigorosos perolas fuerzas que impulsan la igualdad en el largo plazo parecieranser difíciles de revertir. Piketty apuesta a que ese futuro debería y puede ser un socialismo democrático, participativo, federalista, ecológico y multicultural ¿Será?

Https://lorenzomeyercossio.com/

Escrito en: Agenda Ciudadana economista, igualdad, siglo, futuro

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Editoriales

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas