Editoriales
JESÚS SILVA-HERZOG MÁRQUEZ
lun 16 sep 2013, 3:18am 8 de 8

Nuestra guerra civil fría



 T Odo acto de fuerza es un fracaso del poder, pensaba Hannah Arendt. La fuerza, más que instrumento del poder, era para ella, su negación esencial. Es que entendía la política como un espacio comunicativo: la convivencia que proviene del diálogo, el hallazgo del propósito común y el respeto a las diferencias. Arendt quiso echar abajo esa tradición moderna que hace de la política un instrumento de subordinación, la imposición de unos sobre otros. El poder auténtico no somete, coordina. No avasalla, concilia. Por eso la política de Arendt era moral e intelectualmente exigente: requería de ojos que toleran la realidad, capacidad de juicio, razonabilidad y aptitud para el diálogo. No sé si la perspectiva filosófica de Arendt sea del todo convincente pero en algo tiene razón: la fuerza es el fracaso del entendimiento.

En la controversia mexicana hay, desde luego, una batalla por la definición del rumbo. Un conflicto que no se puede esconder. Unos lo entienden en clave de modernidad, otros lo pintan como épica de identidad. Ser modernos o ser nosotros. Ahí acentúan prosperidad, allá cohesión. Pero esa confrontación, tan natural y saludable como reduccionista, es más profunda que un desacuerdo. El desacuerdo es un componente indispensable de la dinámica política. El desacuerdo es el choque que provoca movimiento, que sujeta al adversario, que ventila la historia. Pero el desacuerdo mexicano de las últimas décadas va más allá de la discrepancia. Hemos vivido una polarización profunda que incluso obstruye el conflicto. La polarización mexicana es la negación radical del otro, su demonización, su exterminio simbólico.

Los últimos 30 años mexicanos han sido la era de nuestra polarización. No ha sido, como la del siglo XIX, una polarización armada, pero ha sido, para usar una expresión del periodista polaco Adam Michnik, una guerra civil fría que tiene partido al país sin que haya una instancia, un poder, un instrumento capaz de vencer los tercos hermetismos. Sí, una guerra: hostilidad que no imagina conciliación, ni reconoce la victoria de otro. Es cierto que la política institucional ha encontrado una palanca de desempate, pero también es cierto que la polarización sigue tan viva como antes y quizá estimulada ahora con el antagonismo del parlamento y la calle. Cuando hablo de la polarización no me refiero a la existencia de una dura polémica opositora, de una confrontación ideológica con vencedores y vencidos. Me refiero a la identificación del otro como el sujeto que debe ser aniquilado porque carece del derecho de existir.

Las batallas del petróleo y la escuela han dejado buen testimonio de esta guerra civil fría. Se trata, sin duda, de episodios importantes de nuestra vida pública: recursos bajo tierra y recursos entre orejas. Lo que me interesa de esa polémica no son aquí los argumentos, sino el tono de los argumentos; no la polémica sino el retrato de los polemistas. Los días recientes pueden ubicarse como días de vergüenza nacional. No lo digo por la ocupación de la plaza central de la Ciudad de México por parte de la Coordinadora de maestros, ni lo digo tampoco por el desalojo del Zócalo. Lo digo por la ebullición del racismo y del clasismo de estas jornadas. Carlos Bravo Regidor ha dejado constancia de esos resortes del desprecio que se han activado en las redes sociales. Los indios, los nacos, los sucios; los ignorantes, los flojos que detienen el progreso de la nación. Esos morenos que han bajado de las montañas para manchar una plaza que necesita ser desinfectada. Para nuestros racistas que sonríen en las páginas de sociales y refunfuñan en sus camionetas, México debe ser limpiado, blanqueado, civilizado. Lo digo también por el resurgimiento del discurso del patriotismo excluyente: quienes no concuerdan con nosotros son antipatriotas, traidores a la patria. La reforma energética no debe ser examinada en términos de su utilidad práctica, su pertinencia técnica, sus consecuencias económicas, sino como la prueba de la lealtad patriótica, del amor a la patria. Nacionalismo y patriotismo se confunden groseramente. Sólo la vía nacionalista (o, más bien estatista) es fórmula patriótica. Por eso los otros no tienen malas ideas, son malnacidos, vendedores de México. No son mexicanos equivocados, son mexicanos indignos.

La polarización anula al otro y rechaza la posibilidad misma del diálogo. No hay plaza para el imposible encuentro. El Congreso no es, para unos, sitio de la representación; la calle no es, para los otros, expresión legítima. Guerra civil fría.

Http://www.reforma.com/blogs/silvaherzog/

Twitter: @jshm00

Ático

Silva-Herzog Márquez

Vivimos una era de polarización que divide al país; una guerra en que se anula y demoniza al otro.

RELACIONADAS

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry