Editoriales
RUBÉN CÁRDENAS
mié 16 ago 2017, 8:37am 3 de 8

Y resurge nuevo escándalo tras las propinas millonarias



La Raya del Tigre

El asunto de los sobornos de diez millones de dólares presuntamente entregados al exdirector de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, por la empresa constructora brasileña Odebrecht a cambio de favores y concesiones, le generó un serio dilema, uno más, al presidente Enrique Peña Nieto, ya que no sólo se trata de librar de todo mal a un amigo y colaborador reciente, sino de alejar cualquier sospecha de que tales recursos fueron utilizados en la campaña presidencial del 2012.

Lozoya Austin está citado a declarar ante la Procuraduría General de la República este mediodía, como parte de las personas investigadas en una red de corrupción con la constructora. El abogado de Lozoya, Javier Coello Trejo, aseguró que su cliente demandará por daño moral a la asociación Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, así como a testigos que declararon en su contra, como Luis Alberto Meneses Weyll, quien fuera director de la propia Odebrecht en México y Marcelo Bahía, expresidente de la compañía.

La presunta entrega de esos diez millones de dólares a Lozoya por parte de altos ejecutivos de Odebrecht, ha permanecido como uno de los temas más conflictivos para la actual administración, porque involucra -de nuevo- corrupción al más alto nivel y proteccionismo del gobierno hacia quien habría recibido ese monto precisamente durante la campaña electoral de Peña Nieto, lo que debería obligar a las autoridades electorales a iniciar una investigación.

Y la PGR, por más que trate, no ha podido desligar a Emilio Lozoya de tan graves acusaciones ni tampoco desmarcar la campaña de Peña Nieto de esos acontecimientos. Con tanta información del caso, la sociedad demanda repuestas claras, no la clase de salidas que suelen dar las instituciones cuando se trata de investigar a funcionarios del presente o del pasado.

Tendría que dar a conocer públicamente la PGR los nombres de quienes recibieron el dinero, su destino, las cuentas en donde se depositaron las entregas; en fin, todo lo que pudiera aclararle a la sociedad, no sólo a las autoridades, la verdad del caso y los responsables directos, más allá de comenzar a repartir culpas con los menos implicados. Sí, es difícil para la PGR realizar su trabajo con decoro, cuando durante todo este sexenio se ha dedicado simular investigaciones y ocultar hechos que han dejado en la debilidad política al mismo Peña Nieto.

Por lo pronto, no es fácil creerle a la PGR que su similar brasileña esté negando o retrasando la entrega del expediente; ya debería tener una investigación propia, porque los escándalos de Odebrecht no son de una semana a la fecha.

Por cierto, este no es primer asunto turbio en que se ve involucrada la constructora; en otros países, sus tratos con paraestatales han llevado a la cárcel a figuras políticas prominentes, empezando por el propio Brasil. En México, esas "propinas" de millones de dólares van más allá de un soborno de tantos, porque envuelve la campaña política de quien es hoy presidente y por eso profundiza la crisis de credibilidad del gobierno.

En fin, la ruta crítica que seguirá la PGR será interesante y si, como se puede esperar, al final exonera a los presuntos responsables, enviará un claro mensaje de la necesidad de un cambio de color en la presidencia de la república, porque el partido actual no tuvo la voluntad de reivindicarse con la ciudadanía. En particular, un manejo adecuado de este caso tan indignante puede representar la última oportunidad para que el gobierno de Peña Nieto se ponga del lado correcto, o sea, con los mexicanos, pero es mucho pedir. Esa sería la excepción, pues la regla, hasta hoy, es que la corrupción doblegue a las instituciones. Al tiempo.

EN UN ABRIR y cerrar de ojos, ayer una viajera fue despojada de sus maletas en pleno centro de la ciudad, a eso de las 2 de la tarde. O sea, ni siquiera esperan los delincuentes a que oscurezca. Este hecho delictivo ocurrió en el crucero de calle Hidalgo y Coronado y fue tan rápido, que los transeúntes y vecinos sólo alcanzaron a comentar "no, pues, andan bravos los rateros aquí en el centro"... A PERIODISTAS QUE CUBREN los eventos del presidente Enrique Peña Nieto ahora les prohíben usar micrófonos inalámbricos y en los espacios donde se encuentra el mandatario suspenden el servicio de internet. Obviamente, se trata de evitar al máximo que los periodistas circulen de un lado para otro y que, además, capten un mal momento del presidente y suban la información a las redes sociales...PESE A QUE las presas cercanas a la ciudad se encuentran a su máxima capacidad, no representan ningún riesgo para la población civil hasta el momento, según autoridades de Protección Civil; sin embargo, las lluvias siguen ocurriendo y lo mejor es estar prevenidos ante cualquier eventualidad.

Twitter: @rubencardenas10

RELACIONADAS
→ LA RAYA DEL TIGRE
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry