Editoriales
ARMANDO FUENTES AGUIRRE (CATÓN)
mar 14 nov 2017, 9:07am 5 de 7

Mirador



La caída de las hojas sería algo muy bello si no se hubieran hecho tantos poemas y canciones acerca de ella, y tantas filosofías.

Miro caer las hojas del nogal viejo y envejezco al verlas. Mi pensamiento se pone de su color, un amarillo lánguido. Caen en silencio: los poetas dicen que así deben caer, y ellas obedecen. El árbol se va quedando sin su fronda, como si no supiera que su vestido dura poco. Lo veo y me pongo triste. Si él me viera se entristecería también.

El nogal y yo fuimos tan ilusos que alguna vez llegamos a pensar que la primavera y el verano durarían para siempre; que no vendrían nunca el otoño y el invierno. Aquí está ya el otoño, y el invierno no tardará en venir. El viejo nogal y el viejo yo estaremos desnudos de la vida. Caeremos de ella como hojas que se van.

Pero no hagamos versos, ni canciones, ni filosofías. Vendrá otra primavera, y otro verano llegará. Habrá un nuevo nogal y un nuevo yo. Las hojas que lo cubran a él serán las mismas hojas. La vida que me llegará a mí será la misma vida. Todos los nogales son un solo nogal. Todos los hombres somos un solo hombre.

¡Hasta mañana!...

RELACIONADAS

MIRADOR

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry